VER ENTRADA

Ver más
General

Fernando Fernán-Gómez: Un hombre que se atrevió a ser libre

“El actor viejo está leyendo una novela. No lee en voz alta, sino sólo con la mirada. Mas, por deformación profesional, no puede evitar una tensión en las cuerdas vocales cuando lee los diálogos. Interiormente los pronuncia, los interpreta. No lee el actor como los demás lectores, sino sintiéndose…


VER ENTRADA

Ver más
General

Arthur Miller, una mirada desde el puente

Queridos clandestinos y actores;
Quiero compartir con vosotros un artículo que publiqué en Febrero de 2.005 en Última Hora de Palma de Mallorca. Era mi pequeño homenaje a uno de los más grandes dramaturgos de todos los tiempos que acababa de morir: Arthur Miller. He querido que sea ésta mi…


VER ENTRADA

Ver más
General

Unas palabras de bienvenida, o de cómo un proyecto de programa de radio se convirtió en este blog

Bienvenidos a “La placenta del Universo”, un blog que no pretende ser más que una invitación a compartir experiencias y opiniones sobre todas esas cosas que, cada día, son capaces de emocionarnos y que, por eso, nos ayudan a seguir adelante. En él todo, o casi todo, tiene cabida:…

Carlos Olalla
Madrid

Por circunstancias de la vida me pasé más de veinticinco años dirigiendo empresas en la que, sin lugar a dudas, fue la etapa más aburrida y frustrante de mi vida. La verdad es que nunca me gustaron esos trabajos y lo pasé fatal. Cuando cumplí los 45 me encontré con que una reestructuración empresarial me ponía de patitas en la calle y sin un duro. Por si fuera poco, nadie me quería dar trabajo porque decían que ya era demasiado “viejo”. A mí siempre me había gustado el mundo del cine y, como estaba en el paro y tenía tiempo, empecé a estudiar interpretación. Me pasé tres años siendo el “abuelo” de todos mis jóvenes compañeros en una conocida escuela de teatro de Barcelona. Durante aquel tiempo recibí alguna propuesta de trabajo para reincorporarme al mundo de la empresa, pero no quise aceptarlas: el nuevo mundo que había descubierto me había atrapado por completo, así que decidí cambiar una maravilla de sueldo y una mierda de trabajo por una maravilla de trabajo y una mierda de sueldo. Puedo deciros que ha sido la mejor decisión que he tomado en mi vida: por primera vez soy libre, la palabra jefe ya no significa nada para mí, hago lo que verdaderamente me gusta y, lo mejor, trabajo con gente sensible y abierta que piensa y siente como yo. ¿Qué más se puede pedir?

Todas las entradas
Categorías
LikeBox
Facebook By Weblizar Powered By Weblizar