General Otros temas

La belleza del atardecer

el
5 enero, 2020

A veces, llegados ya al atardecer de nuestra vida, salimos a pasear por el jardín de nuestros recuerdos. Allí, sentados en un viejo banco solitario vemos pasar lo que un día ya lejano vivimos o lo que nunca nos atrevimos a vivir y nos reencontramos con lo que fuimos y con lo que podíamos haber sido, todo eso que, de una manera u otra, ha dado forma a lo que hemos llegado a ser. Recordamos el frescor de un olor, el calor de una mirada, la huidiza luz de una puesta de sol, el silencio con el que nos hablaron las estrellas en las noches de verano, aquella caricia que jamás olvidaremos, el blanco crujido de la nieve bajo nuestros pies, el suave silbido del viento cantando su vieja canción entre los árboles, las huellas que dejamos a la orilla de cualquier playa, los versos que no escribimos… y, sentados al sol de ese banco solitario, miramos la vida que hoy pasa frente a nosotros. Es una vida distinta, más rápida, sin duda, aunque quizá no por ello menos intensa, simplemente diferente y ajena. Nuestra soledad suele invitar entonces a quien, alguna vez, nos hizo soñar y que, puntual a esa cita sin espacio ni tiempo, acude cada tarde para hacernos revivir todo aquello que creíamos muerto o dormido pero que, simplemente, estaba aguardando a que llamáramos a su puerta. Vemos como, de lejos, se va acercando. Inconfundible su caminar. Sabemos que no nos ve, que no quiere o no puede vernos, pero nos contentamos viendo como pasa. Alta la cabeza, fija la mirada, firme el paso… para pasar de largo, como cada tarde fingiendo no vernos. Se va con nuestros sueños a otra parte, pero nos deja el recuerdo de lo que, una vez, sentimos y que todavía calienta las brasas de lo que somos. Cálidas son esas tardes amarillas en las que el vals de nuestros recuerdos nos saca a bailar abrazados a lo que aún soñamos ser. La música, como el tiempo, gira cada vez más rápido, pero nos resistimos a perder el compás. Cuando, poco antes de que anochezca, porque anochece siempre, nos levantamos para volver a casa a esperar el día siguiente, miramos atrás y vemos ese banco que estaba vacío cuando hace un rato nos sentamos en él y en el que ahora se sientan todos a quienes alguna vez amamos.  Seguimos andando y,de lejos, escuchamos los versos que les susurran los árboles, esos versos que hablan de los que ya no están, de los que han partido, de los que ya solo viven en nuestro interior, de los que nos esperan en el siguiente recodo del camino…

ETIQUETAS
ENTRADAS RELACIONADAS

DEJA UN COMENTARIO

Carlos Olalla
Madrid

Por circunstancias de la vida me pasé más de veinticinco años dirigiendo empresas en la que, sin lugar a dudas, fue la etapa más aburrida y frustrante de mi vida. La verdad es que nunca me gustaron esos trabajos y lo pasé fatal. Cuando cumplí los 45 me encontré con que una reestructuración empresarial me ponía de patitas en la calle y sin un duro. Por si fuera poco, nadie me quería dar trabajo porque decían que ya era demasiado “viejo”. A mí siempre me había gustado el mundo del cine y, como estaba en el paro y tenía tiempo, empecé a estudiar interpretación. Me pasé tres años siendo el “abuelo” de todos mis jóvenes compañeros en una conocida escuela de teatro de Barcelona. Durante aquel tiempo recibí alguna propuesta de trabajo para reincorporarme al mundo de la empresa, pero no quise aceptarlas: el nuevo mundo que había descubierto me había atrapado por completo, así que decidí cambiar una maravilla de sueldo y una mierda de trabajo por una maravilla de trabajo y una mierda de sueldo. Puedo deciros que ha sido la mejor decisión que he tomado en mi vida: por primera vez soy libre, la palabra jefe ya no significa nada para mí, hago lo que verdaderamente me gusta y, lo mejor, trabajo con gente sensible y abierta que piensa y siente como yo. ¿Qué más se puede pedir?

Todas las entradas
Categorías
LikeBox
Facebook By Weblizar Powered By Weblizar