General Otros temas

Los cuatrocientos mil

el
9 diciembre, 2018

Esta imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 450_1000.jpgNos decían que no estaban aquí, que eso solo pasaba fuera, que España era diferente, pero de repente han aparecido, cuatrocientos mil ciudadanos crecidos en democracia les han votado y ahora ya los tenemos en las instituciones. Esos cuatrocientos mil han abierto una peligrosa puerta por la que pasarán, con su voto, muchos más que han visto que votar fascismo no es tirar el voto porque puede darles acceso al parlamento español y al europeo, a los autonómicos y a las alcaldías. ¿Cómo es posible que un partido que propugna la derogación de leyes como las de género o memoria histórica, la deportación de los inmigrantes, centralizar el Estado acabando con las autonomías o la eliminación de derechos de colectivos como el LGTBI, haya conseguido convencer a cuatrocientas mil personas? Su mensaje no engaña a nadie, es directo, claro y diáfano: volvamos a la dictadura. Arropados en una bandera que cada vez separa más a los ciudadanos, sus mensajes racistas y xenófobos han ido calando día a día y noche a noche ante la indiferencia de partidos y el silencio de intelectuales y gentes de la cultura. Tertulianos fascistas y medios de comunicación retrógrados han alimentado a la bestia que ahora ya está aquí. Hemos sido todos, con nuestra acción o nuestro mirar a otro lado, quienes hemos incubado el huevo de la serpiente. Veíamos como titiriteros y sindicalistas eran perseguidos, como un chiste podía llevarte a la cárcel, como jueces aplicaban unas leyes que nos apartaban de la justicia, como la corrupción campaba a sus anchas, pero no hicimos nada. Atenazados por el miedo o lo que es peor, la indiferencia, hemos permitido que nuestro país se una a esa ola de barbarie que asola el mundo.

La semilla del neoliberalismo que plantaron Thatcher y Reagan a finales de los setenta ha germinado y ha creado un mundo donde la desigualdad es la ley, un mundo en el que los derechos humanos y los valores que sustentan la democracia han naufragado. De poco o nada sirve que seamos conscientes de que el mundo se encamina imparable hacia el abismo o que el cambio climático lo arrasará todo. Vivimos en una sociedad en la que todo vale, en el reino del sálvese quien pueda, del ande yo caliente y que se joda la gente. Es descorazonador ver las entrevistas que de vez en cuando algunos medios hacen en la calle a personas anónimas sobre temas de actualidad. El desconocimiento es generalizado y la ignorancia supina. Y también lo es escuchar conversaciones de nuestros vecinos de metro o de autobús que se vanaglorian de haber comprado una camiseta por tres euros o un teléfono por mil.

Los medios de comunicación tienen una gran parte de culpa de lo que está pasando. Adormideras de conciencias, siembran impunemente los valores más retrógrados enfrascados en sus luchas por la audiencia. Los programas culturales o las tertulias políticas no telebasuriles han pasado a la historia. Hoy solo vale distraer, entretener a la masa para que no piense. Los telediarios se han convertido en una retahíla de sucesos en la que las imágenes de un atraco o de una persecución tienen más espacio que las noticias de política nacional e internacional juntas. Las noticias de cultura, salvo contadas excepciones, han desaparecido, no existen. Y los deportes, remedo del circo con el que los emperadores romanos acallaban a su gente, son seguidos y comentados por todos. No hay bar en el que no oigas hablar del Barça o del Madrid, del Betis o del Sevilla y no hay camarero o cliente que no suelte una disertación filosófica sobre la táctica de éste o la estrategia de aquél. Filósofos de salón, en eso nos han convertido esos medios que nos han idiotizado durante décadas. Hay quien dice que hoy somos más libres que nunca porque tenemos acceso a saber lo que pasa a través de internet. ¡Mentira! Nos han lavado tanto el cerebro desde que somos pequeños que lo que hemos perdido es la capacidad de pensar. La velocidad a la que se transmite la información en las redes impide que podamos analizar lo que vemos con calma, tomarnos nuestro tiempo y formarnos nuestra propia opinión. Hoy es casi un milagro encontrar a alguien con opinión propia. Casi todos repiten lo último que han oído o lo que más les han gritado. En redes ya casi nadie lee textos de más de tres líneas ni ve más allá de los diez primeros segundos de un vídeo. Y eso por no hablar de la tergiversación de la verdad que se hace con noticias falsas que cualquiera puede difundir y que la mayoría cree y repite a pies juntillas.

Algunos se contentan denunciando el acoso que sufre la libertad de expresión. Loable causa, sin duda, pero pobre, muy pobre ¿De qué nos sirve tener libertad de expresión cuando no la hay de pensamiento? ¿Y quién reivindica hoy la libertad de pensamiento? ¿Quién denuncia la deshumanización de nuestro sistema educativo que está orientado a aniquilar la crítica y la imaginación? ¿Dónde están los intelectuales, esos que debían ser referentes y orientarnos con sus preguntas? No es casualidad que los jóvenes del 15M tuvieran como referentes a personas de ochenta años como los Hessel, Galeano, Sampedro o Saramago. Nosotros, la generación del desencanto, la que todo lo soñó y se contentó con llegar a fin de mes o comprar el televisor más grande, no podemos ser referente para nadie. Vendimos nuestros ideales por un bienestar que no existía, renunciamos a nuestros sueños por un plato de lentejas y lo único que transmitimos a nuestros descendientes fue que vivirían mejor que nosotros. Ahora que nuestros hijos se han dado cuenta de que aquello era mentira, de que su realidad es la de la precariedad y el desempleo, buscan desesperadamente una salida en esos peligrosos cantos de sirena que les hablan de otros que están peor, de que los culpables de su desgracia son los otros, los de fuera, de que solo la bandera de aquella una, grande y libre les cobijará… Y se lo creen, perdidos en la inmediatez y falta de sentido de su mundo, en la ignorancia inculcada, en la desesperación vivida, se lo creen. Solo así podemos entender que jóvenes nacidos y formados en democracia estén votando fascista. Llevábamos años incubando la serpiente que ha visto en el procés catalán la excusa ideal para salir del huevo. ¡Muera el diálogo y muera la inteligencia! La España del ¡Que se jodan! siempre ha estado aquí, latente, esperando a salir del armario.

El “¡A por ellos!” ha triunfado. Que la indisolubilidad de la patria, de esa España de bandera en el balcón y hambre en el cajón, esté por encima de derechos como el derecho a decidir, del diálogo, de la capacidad de entender al otro, indica hasta dónde hemos llegado. Poco o nada importa a esos jóvenes que esa bandera no les dé de comer ni les proporcione el trabajo para el que se han formado. Pero esa bandera no es solo rojigualda, también tiene barras y estrellas o es verde y amarilla. La bandera del fascismo se disfraza con la de cualquier país y reaparece con cualquier excusa. En estos tiempos de estertores de un sistema que agoniza cualquier trapo es bueno para guiar a la masa. Lo hemos visto en Francia, Estados Unidos, Brasil, Argentina, Austria, Reino Unido, Alemania, Grecia… Y arrastra igual a jóvenes que mayores, hombres que mujeres, blancos que negros. Vivir en la cultura del tweet, del titular, de la idiocia masificada y globalizada, permite que los esclavos no quieran rebelarse porque se creen libres y que los ciudadanos no se atrevan a pensar porque tienen miedo. Son el miedo y la ignorancia inculcados durante décadas los que han provocado todo esto.

El nuestro es un país que castiga a los que hablan y premia a los que callan, un país en el que los jóvenes no se atreven a firmar manifiestos porque temen que su historia digital les cierre las puertas de un hipotético trabajo futuro, un país que prefiere aplaudir a su selección de fútbol que usar sus manos para tenderlas a quien las necesita. La deriva a la derecha que estamos viviendo no es nueva. Llevamos años escuchando a PP, PSOE o CIUDADANOS decir que PODEMOS es un partido radical de extrema izquierda y bolivariano. Si lees el programa electoral de PODEMOS ves que lo que defiende es una socialdemocracia moderada, no exige nacionalizar bancos y eléctricas ni expropiar tierras que es lo que propondría la verdadera izquierda, un programa que hasta el PSOE de décadas atrás habría firmado. Y la pregunta es: si para esos partidos la socialdemocracia de PODEMOS es extrema izquierda, ¿dónde se están
posicionando ellos? Los votantes de VOX no han llegado de otro planeta, no han brotado de la nada, estaban aquí, entre nosotros, votando a PSOE, PP o CIUDADANOS, siempre han estado aquí y, por desgracia, no solo son cuatrocientos mil.

La estafa que llamaron crisis económica nos sumió en un túnel del que no veíamos salida. No era algo pasajero, sino permanente, un auténtico cambio de paradigma en el que los pobres estaban condenados a ser más pobres y los ricos aupados a ser más ricos. Hubo un momento, el del 15M, que suponía una esperanza. Aquella esperanza se diluyó como un azucarillo al entrar en las instituciones. La izquierda, como siempre, siguió dividida sin ver que la serpiente que entre todos incubamos estaba a punto de nacer.

Hoy ha nacido, la tenemos aquí y por desgracia ha venido para quedarse. Pero no todo está perdido, nos queda una esperanza, quizá la última, la esperanza en la lucha que las mujeres están llevando a cabo en calles y despachos, en casas y estadios. El feminismo no es lo contrario del machismo, sino la defensa de los derechos y valores que perdimos: equidad, fraternidad, solidaridad, derechos humanos… Por eso, a pesar de los pesares, estoy convencido de que aún tenemos una esperanza, porque el futuro será feminista, o no será.

ETIQUETAS
ENTRADAS RELACIONADAS

DEJA UN COMENTARIO

Carlos Olalla
Madrid

Por circunstancias de la vida me pasé más de veinticinco años dirigiendo empresas en la que, sin lugar a dudas, fue la etapa más aburrida y frustrante de mi vida. La verdad es que nunca me gustaron esos trabajos y lo pasé fatal. Cuando cumplí los 45 me encontré con que una reestructuración empresarial me ponía de patitas en la calle y sin un duro. Por si fuera poco, nadie me quería dar trabajo porque decían que ya era demasiado “viejo”. A mí siempre me había gustado el mundo del cine y, como estaba en el paro y tenía tiempo, empecé a estudiar interpretación. Me pasé tres años siendo el “abuelo” de todos mis jóvenes compañeros en una conocida escuela de teatro de Barcelona. Durante aquel tiempo recibí alguna propuesta de trabajo para reincorporarme al mundo de la empresa, pero no quise aceptarlas: el nuevo mundo que había descubierto me había atrapado por completo, así que decidí cambiar una maravilla de sueldo y una mierda de trabajo por una maravilla de trabajo y una mierda de sueldo. Puedo deciros que ha sido la mejor decisión que he tomado en mi vida: por primera vez soy libre, la palabra jefe ya no significa nada para mí, hago lo que verdaderamente me gusta y, lo mejor, trabajo con gente sensible y abierta que piensa y siente como yo. ¿Qué más se puede pedir?

Todas las entradas
Categorías
LikeBox
Facebook By Weblizar Powered By Weblizar