Cine/Teatro General

The young Pope

the-young-pope-season-1-poster-key-artUn Papa joven, estadounidense y que fuma llega al Vaticano dispuesto a hacer una revolución. Nadie le conoce, todos creen poder manipularle, aparenta ser progresista pero es profundamente conservador, sabe cómo manejar a los medios y, por encima de todo, cultiva el misterio en torno a su persona siguiendo los pasos de Kubrick o Salinger que nunca se dejaron fotografiar para lanzar un reto a sus miles de millones de feligreses: buscad a Dios, cuando le veáis me podréis ver a mí… Así empieza la serie televisiva THE YOUNG POPE, una serie rompedora y transgresora que solo podía haber salido de la mano de un genio del cine como Paolo Sorrentino, que con esta serie ha dado su salto a la televisión. El sello inconfundible que habita en sus películas “La gran belleza” o “La juventud” habita también, y de qué manera, en THE YOUNG POPE. Protagonizada por un magistral Jude Law, es una serie que no dejará a nadie indiferente. Verás las luchas de poder dentro del Vaticano, conocerás muchos de sus secretos y odiarás o amarás sin remedio a este PIO XIII capaz de romper todos los esquemas que podías tener sobre el misterio de la Iglesia.


Tuve la inmensa fortuna de que los amigos de Esmiradio.com de Barcelona me pidiesen que cubriera la rueda de 20161011_182941prensa y la premiere de la serie el martes pasado en Madrid. Poder ver una serie de televisión de una calidad tan cinematográfica como esta en pantalla grande es un lujo al que no me pude resistir y vi los dos primeros capítulos por la mañana en el pase de prensa y por la tarde en la premiere. Una verdadera gozada y una oportunidad formidable para apreciar todos los detalles y matices de una puesta en escena formidable y, sobre todo, unas interpretaciones que te dejan con la boca abierta. El trabajo de Jude Law es de lo más impactante que he visto en mi vida. Estoy seguro de que pasará a la historia de la televisión. Y, junto a él, un elenco impresionante encabezado por Diane Keaton, Silvio Orlando, Scott Shepered y un Javier Cámara que se sale en la contenida interpretación que hace del Cardenal Gutiérrez.

Sorrentino explicó en la rueda de prensa que esta serie trata de las contradicciones entre el hombre y el 1Papa, entre la persona y la institución: “Los signos evidentes de la existencia de Dios. Los signos evidentes de la ausencia de Dios. Cómo se pude buscar y perder la fe. La grandeza de la santidad, tan grande que es insoportable cuando luchas contra las tentaciones y cuando lo único que puedes hacer es ceder a ellas. La lucha interna entre la enorme responsabilidad entre el Jefe Supremo de la Iglesia Católica y los misterios del hombre sencillo que el destino (o el Espíritu Santo) escogió como Pontífice. Finalmente, cómo manejar y manipular el poder en un estado cuyo dogma e imperativo moral es la renuncia del poder y el amor desinteresado hacia el prójimo. De eso trata THE YOUNG POPE”

MADRID 11 10 2016 ICULT Presentacion de la serie de televison The Young Pope protagonizada entre otros actores por Jude Law Javier Camara y dirigida por Paolo Sorrentino Imagen DAVID CASTRO

MADRID 11 10 2016 ICULT Presentacion de la serie de televison The Young Pope protagonizada entre otros actores por Jude Law Javier Camara y dirigida por Paolo Sorrentino Imagen DAVID CASTRO

La serie se basa en un guion fantástico que hace una composición de los personajes y las situaciones que ahonda hasta en el más mínimo detalle. Como me comentó Eduardo Chapero-Jackson al salir de la premiere, los diálogos de esta serie son de lo mejor que había visto en su vida.Y junto a ese formidable guion, una fotografía y una puesta en escena que te dejan boquiabierto desde el mismo plano inicial de la serie, un plano absolutamente Sorrentiniano en el que lo real y lo no real se dan la mano para llevarte a su particular universo donde todo, y especialmente la belleza, tiene cabida. Mención aparte merece la interpretación de todo el elenco. Parecen estar todos en estado de gracia, y sin duda lo están porque la mano divina de Sorrentino ha sabido sacar lo mejor de todos ellos.
En la rueda de prensa tuve oportunidad de preguntarle a Law sobre la creación de su personaje, en qué se había basado ya que no hay referencias de Papas jóvenes, de Papas norteamericanos y menos de Papas que fumen. Me contestó que había encontrado todo en el guion de Sorrentino, incluso los momentos en los

que fumaba. No me cabe duda de que todo eso estaría en el guion, pero tampoco me cabe duda de que solo un actor de su talla es capaz de hacer fumar a su personaje como lo hace él. Viéndole fumar en pantalla te da la sensación hasta de que saboreas cada una de las caladas que da a sus cigarrillos. Comentó también que ha supuesto un reto formidable para él ya que estaba acostumbrado a dar vida a sus personajes durante dos horas y no durante las diez que dura la serie. Eso le ha dado la oportunidad de hacer vivir a su personaje infinidad de situaciones y hacerle pasar por estados llenos de matices y detalles… Lo que más me impresionó de su respuesta fue cuando me dijo que para crear al personaje del Papa se había centrado en el personaje del hombre que llega a ser Papa: “como actor cree a Lenny, el hombre que llegó a ser Papa, y fue mi personaje de Lenny quien creó al Papa Pío XIII” También comentó que para saber exactamente dónde estaba y cómo estaba su personaje en cada escena que grababa se puso un cartel en su camerino con los nombres de todos los demás personajes de la serie indicando cómo se lleva su personaje con ellos, lo que quiere y lo que no quiere de ellos, los que busca, lo que esconde…”

En la rueda de prensa Javier también comentó una cosa que nunca deberíamos olvidar quienes nos dedicamos a esta profesión: que cuando se enteró actualidad_94250766_432697_1706x960de que Sorrentino estaba trabajando en este proyecto, aprovechando que le había conocido unos años antes, no dudó en enviarle un email pidiéndole que le hiciera una prueba. Que un actor de la talla de Javier no se limite a quedarse sentado leyendo todos los guiones y propuestas que le llegan, sino que hubiera tomado la iniciativa y enviado aquel email te habla de la grandeza de Javier y de su amor por esta profesión. No es fácil enfrentarse a un reto como éste que te exige irte a vivir fuera de tu país seis meses, a trabajar en una lengua que, en el caso de Javier, empezó a estudiar cumplidos los cuarenta años, y a trabajar con equipos y condiciones que te son desconocidas. Javier confesó que enviar aquel email fue una de las mejores decisiones que ha tomado en su vida. camarajudelaw642Sé por experiencia propia (coincidí con él en el rodaje de “Fuera de carta”) que Javier es una actorazo y una persona sencilla y humilde que destaca en todo momento por su buen humor y por transmitir siempre a todo el equipo palabras de ánimo y hacerles bromas continuamente. Como actor profesional sé lo que se agradece contar con alguien así en un rodaje. Y eso es precisamente lo que destacaron de Javier tanto Jude como Paolo: “Javier traía cada mañana el sol al rodaje. No solo es un magnífico actor, es una persona excepcional.”, dijo Law al referirse a su trabajo con él.

De hecho contaron una experiencia que habla por sí misma de lo que fue la química entre ellos desde el primer momentoimages: “El primer día vi a Jude paseando por los jardines donde íbamos a rodar repasando su texto. Me acerqué a él para presentarme y empezamos a hablar. Cuando llevábamos un rato se acercó Paolo y nos dijo “No sabía que erais amigos. Fantástico. Vamos a rodar” “¿Cómo? ¿Sin un solo ensayo?” Le pregunté. “Claro, lo que quiero de vosotros acabo de verlo” El trabajo de Javier creando al cardenal Gutiérrez es sencillamente fabuloso. Desde la máxima contención es capaz de transmitirnos todo lo que le pasa a ese cardenal por la cabeza y por el corazón. Como ha reconocido en alguna entrevista, hizo lo que Paolo le pidió a los actores: “Quiero de ti lo más difícil: que ruedes esta serie durante seis meses y no se te vea” Y lo hizo, ¡vaya si lo hizo! Una cosa que me ha encantado de su forma de trabajar, y que valoro porque sé lo tremendamente difícil que es hacerlo, es no haber caído en ningún momento en la trampa de intentar soltar rápido sus textos para esconder su posible inseguridad hablando en una lengua que no es, ni de lejos, la suya. No se precipita en ni uno solo de sus textos, los dice con la calma y el aplomo con los que los diría su personaje. ¡Qué grande eres, Javier!

2Que actores como Javier formen parte de series internacionales del calado de ésta, o que Carlos Bardem haya protagonizado THE SON, otra serie emblemática de HBO, supone un importante paso adelante de los actores españoles a los que ya nos hemos acostumbrado a ver en películas norteamericanas, francesas o británicas, pero todavía no protagonizando series de tv de difusión mundial. Como también lo supone que productoras de aquí, como MEDIAPRO, se lancen a coproducir proyectos como este. Ojalá estos pasos se consoliden y a los Carlos y Javieres les sigan muchos compañeros de profesión más.

No quiero desvelar secretos de la serie pero sí llamar la atención a sus futuros espectadores para que se fijen en cómo jude-law-es-el-joven-papamantienen los silencios los personajes: son silencios llenos, silencios que hablan, transiciones en las que ves en sus rostros absolutamente todo lo que les está pasando. Viendo esos silencios, escuchando todo lo que nos dicen, te das cuenta de que no estás frente a un capítulo de una serie de televisión, sino frente a una película, una formidable película que dura diez horas. Imagino lo agotado que tuvo que quedar Law tras rodar la serie. Está prácticamente en todas las secuencias y en todas, absolutamente en todas, mantiene la intensidad de un personaje enigmático que juega con los otros personajes y con el espectador a que no sepan lo que piensa, a ocultar quién es o qué se propone, y haciéndolo te seduce irremisiblemente y estás deseando ver cómo va a enfrentarse a la siguiente situación con la que se va a encontrar, el siguiente enemigo al que tendrá que batir, la siguiente soledad que vivirá en la que aflorarán todos sus demonios…

THE YOUNG POPE es una serie que no dejará a nadie indiferente, que te obligará a tomar partido, que molestará a the-young-poppe-gianni-fioritounos y encantará a otros, una serie que te hará preguntas, muchas preguntas, que te llevará de la carcajada a la lágrima y que pondrá ante ti un espejo, ese espejo del que no puedes huir porque que te plantea qué hubieras hecho tú en esa situación. Puede que nunca llegues a ser Papa, en eso probablemente tenemos las mismas nulas probabilidades, pero seguro que en más de una ocasión te has enfrentado, o te enfrentarás, a ceder al poder o ser fiel a ti mismo, a rebelarte ante la injusticia o renunciar a todo aquello en lo que crees, en definitiva, a vencer tus miedos, todos tus miedos, o, como hacen tantos, dejar que te dominen. De eso habla esta serie. Por eso no te la puedes perder.

ETIQUETAS
RELATED POSTS
Carlos Olalla
Madrid

Por circunstancias de la vida me pasé más de veinticinco años dirigiendo empresas en la que, sin lugar a dudas, fue la etapa más aburrida y frustrante de mi vida. La verdad es que nunca me gustaron esos trabajos y lo pasé fatal. Cuando cumplí los 45 me encontré con que una reestructuración empresarial me ponía de patitas en la calle y sin un duro. Por si fuera poco, nadie me quería dar trabajo porque decían que ya era demasiado “viejo”. A mí siempre me había gustado el mundo del cine y, como estaba en el paro y tenía tiempo, empecé a estudiar interpretación. Me pasé tres años siendo el “abuelo” de todos mis jóvenes compañeros en una conocida escuela de teatro de Barcelona. Durante aquel tiempo recibí alguna propuesta de trabajo para reincorporarme al mundo de la empresa, pero no quise aceptarlas: el nuevo mundo que había descubierto me había atrapado por completo, así que decidí cambiar una maravilla de sueldo y una mierda de trabajo por una maravilla de trabajo y una mierda de sueldo. Puedo deciros que ha sido la mejor decisión que he tomado en mi vida: por primera vez soy libre, la palabra jefe ya no significa nada para mí, hago lo que verdaderamente me gusta y, lo mejor, trabajo con gente sensible y abierta que piensa y siente como yo. ¿Qué más se puede pedir?