Cine/Teatro General Otros temas

16 Kms. Festival Internacional de Cine de Cañada Real, un sueño hecho realidad

logo festivalConocí a Juan Merín, director de la Fundación Voces, hace algo más de un año en una exposición de fotografía. Allí, rodeado por unas impresionantes fotografías de pueblos y gentes africanas, me contó lo que es y, sobre todo, lo que hace Voces, una decidida apuesta de lucha contra la pobreza a través de la cultura. Tras contarme lo que hacen en países como Mali, donde han creado una escuela y han llevado a músicos y cantantes a que conozcan su realidad y a compartirla desde ese lenguaje universal que es la música, o lo que han hecho en Haití junto a uno de sus más fieles colaboradores, Fernando Guillén Cuervo, los ojos de Juan se pusieron a brillar cuando empezó a hablar de lo que están haciendo en la Cañada Real, una de las zonas más deprimidas de Madrid en la que conviven 8.000 personas de 30 nacionalidades diferentes y de diversas etnias y culturas en las que predominan los marroquíes, los gitanos rumanos y los gitanos españoles. Allí Voces Cañada-Real1lleva cinco años impartiendo talleres de cine y de música a niños y niñas que comparten sus sueños, sus esperanzas y su inmensa alegría. Fue entonces cuando Juan me habló de su sueño: crear un Festival de cine hecho con la gente de Cañada y para la gente de Cañada. Ese Festival debería ser una plataforma para visibilizar el trabajo que Voces, y otras muchas entidades como Cruz Roja, Cáritas, Secretariado Gitano, Aspa, ICI, Al Shorok, Asociación vecinal La luna, Arquitectura Sin Fronteras, El Fanal o ACCEM, llevan años haciendo en Cañada y debería servir para ayudar a cambiar la imagen negativa que tiene de Cañada mucha gente que no la conoce. Esa es una de las injusticias que tienen que soportar los habitantes de Cañada: ser estigmatizados al identificarlos con  delincuencia, droga, etc. Cañada mide 16 kilómetros de largo y esa realidad, que existe, se concentra tan solo en uno de esos kilómetros, en el resto lo que hay son personas que viven sus vidas tratando de salir delante de la forma más normalizada posible.

20160811_112454_resizedEl entusiasmo de Juan al hablar de Cañada y de los talleres no te deja indiferente. Por eso, cuando me preguntó si quería colaborar con ellos para convertir en realidad ese sueño, no dudé en decirle que sí. Me presentó entonces a Ana González, su más estrecha colaboradora en Voces y alma mater de la Fundación, y enseguida nos pusimos a trabajar los tres en el proyecto. Me comentaron que les faltaba un voluntario o voluntaria para impartir uno de los talleres de cine que organizan durante el curso escolar. Les dije que contaran conmigo para darlo porque quería conocer la realidad de Cañada y no hay mejor manera para hacerlo que acercándose a ella a 20160728_115125_resizedtravés de la mirada de los niños y niñas que viven allí. Llevar ese taller durante estos meses ha sido una de las experiencias más hermosas que he tenido. Descubrirles el mundo del cine y del audiovisual a chavalines de 5 a 13 años es algo que recomiendo encarecidamente a todos mis compañeros y compañeras de profesión. ¡Es mucho lo que podemos dar pero mucho más lo que recibimos! En ese taller he podido vivir experiencias maravillosas. Nunca olvidaré cómo todos los pequeños se partían por el suelo de risa viendo por primera vez a Chaplin. ¡Solo un genio como él es capaz de conseguir llegar al corazón de personas nacidas un siglo más tarde y hacerlo sin necesidad de decir una sola palabra! Aquel día entendí que el Festival, nuestro Festival, debería rendirle un homenaje. Juan y Ana contactaron con JOECOM, un grupo de jóvenes músicos que colaboran habitualmente con Voces, a los que les entusiasmó la idea de componer una música para acompañar en directo varias películas de Chaplin en Cañada Real. Por eso la primera edición de 16kms, el Festival de cine de Cañada Real, se clausurará con ese homenaje al que ha sido una de las figuras más importantes de la historia del cine.

IMG-20160630-WA0001Las experiencias que he vivido en ese taller han sido impresionantes. Ver cómo los chavalines daban lo mejor de sí mismos, y puedo asegurar que es mucho, improvisando situaciones teatrales, aprendiendo a manejar la cámara, entendiendo lo que expresa un plano picado o guardando silencio al escuchar “Acción”, nuestra palabra mágica, es algo que no olvidaré nunca. Los talleres de cine de Voces se enmarcan dentro de los programas de refuerzo escolar que imparten ASPA, la Fundación Secretariado Gitano y el ICI, el proyecto de Intervención Comunitaria Intercultural financiado por la Obra Social de La Caixa que llega a 50.000 niños y niñas que viven en territorios como Cañada en toda España. Ver trabajar a las personas que forman parte de este proyecto con los chavales y compartir la ilusión que ponen al hacerlo es imposible de olvidar. Mi taller de cine IMG-20160529-WA0012se enmarcó en el programa que llevaba a cabo una joven trabajadora social, Daniela García, que, desde el primer día, se volcó en ayudarme. Sin duda fue gracias a ella y a su constante entusiasmo que ese taller fue posible. Recuerdo cuando, tras mucho hablar con los niños y niñas sobre el contenido de los cortos que podíamos hacer, a Daniela se le ocurrió la idea de recuperar el espacio en el que está el edificio donde impartíamos el taller. Se trata de la parcela donde está el local de la Asociación de Vecinos del sector 5 de Cañada, una parcela que, durante años, había sido utilizada por los vecinos para abandonar allí todo lo que no servía. Tras explicar a los padres de los niños la idea y pedirles que colaborasen, en poco más de un día no quedaba en la parcela ni un solo trasto oIMG-20160529-WA0013 piedra que pudiese estorbar a los niños en la construcción de su jardín. A partir de ahí serían los propios niños y niñas quienes construirían el jardín, recogiendo las piedras pequeñas y pintándolas de blanco para que fuesen los alcorques de los árboles, construyendo papeleras, pintando carteles pidiendo respeto para el jardín… Cuando les propuse que ese sería un buen tema para realizar un cortometraje me miraron y me dijeron: “Vale, pero que sea un musical y queremos que sea de Rap” Entonces Andrea, una niña de doce años, improvisó un rap a capela en el que hablaba de sus sueños, de lo que es un jardín para los niños, del respeto a la naturaleza… y rodamos el corto. Se llama “Rapeando jardines” y se estrenará en el Festival y como debe ser: en pantalla grande y acompañados de todos los vecinos y vecinas de Cañada.

14055139_1139342872797715_7436976321806690563_nCuando te planteas organizar un Festival de cine tienes que tener muy claros los objetivos que persigues y hacer que todo orbite en torno a ellos. Lo primero, sin duda, fue exponerlo a los habitantes de Cañada para que lo conocieran y lo hicieran suyo. El entusiasmo con el que acogieron la idea y con el que han colaborado en su organización son los pilares sobre los que se sustenta. Normalmente los festivales hacen su programación pensando en su filosofía. En el Festival de Cañada debíamos tener presente, por encima de eso, el público al que nos dirigíamos. Si de lo que se trata es de crear un punto de encuentro y cohesión social, la programación debe ser atractiva para un público muy amplio y respetuosa con las costumbres de quienes van a ser sus espectadores. El crisol de etnias y culturas de Cañada hizo que, junto a las secciones de carácter eminentemente social, incluyésemos otras donde mostrar los trabajos hechos por los chavales, otra de carácter familiar, otra dedicada a un país invitado (Rumanía ha sido el SFF2015-Film-Lab-36-360x195primero dada la vinculación existente entre muchos habitantes de Cañada y ese país), y una sección especial en la que pudiésemos ver los trabajos que realizan en talleres de cine de otras poblaciones similares a Cañada repartidas por todo el mundo. Eso es lo que le ha dado a nuestro Festival su carácter internacional. Puestos en contacto con los festivales que desde hace años se organizan en los slums de Nairobi, Dakar, etc. decidimos hermanar nuestro Festival a los de ellos para proyectar en Cañada los cortos que están haciendo los chavalines de allí. La escuela de cine de Kibera, uno de los slums de Nairobi, cuenta ya con una gran tradición. A ella acuden jóvenes de toda África a formarse en el audiovisual y muchos de los técnicos formados allí han participado en rodajes de películas como “El jardinero fiel”, etc.

20160819_125528_resizedViendo esos ejemplos nos dejamos guiar por nuestros sueños para ver hasta dónde podíamos llegar. Si otros lo han hecho porqué no nosotros. Y nuestros sueños nos hablaron de llegar a tener una emisora local de radio autogestionada por los chavales de Cañada, una tv local que sirviera para dar a conocer la realidad real que se vive allí y no la que suele aparecer en los telediarios asociando Cañada a delincuencia, droga, etc. realizar actuaciones urbanísticas que mejorasen las condiciones de vida de la gente de un espacio en el que, por no haber, 20160819_100601no hay colegios, ni centros culturales, ni centros de asistencia médica… Y ya que este Festival no pretende ser una alfombra roja de quita y pon que dure una semana sino un reflejo de la realidad del trabajo que se realiza allí durante todo el año, hablamos con vecinos que nos cedieron los muros de sus fachadas para los talleres de grafiti para jóvenes que impartirán reconocidos artistas y contribuirán a embellecer el barrio, y con el Ayuntamiento de Madrid para explorar la idea de construir un pequeño centro cultural creado a base de contenedores que tenga actividades culturales durante todo el año (cine forums, charlas, clases, exposiciones…). Es así como, día a día, los sueños de todos se convierten en realidad.

Conscientes del alcance que puede llegar a tener una iniciativa como ésta, desde Voces hemos desarrollado un 20160629_131223_resizedprograma de formación de formadores dirigido a educadores y trabajadores sociales para que puedan impartir sus propios talleres de cine en los territorios donde trabajan. Es la forma de irradiar el festival para que, en el futuro, llegue a un público mucho más amplio (el Raval en Barcelona, las 3.000 viviendas en Sevilla, etc.) La colaboración de la Fundación SGAE apoyando estos talleres y de la Fundación Aisge cediéndonos los locales del Centro Actúa para impartir nuestro primer taller han sido fundamentales para nosotros, como lo ha sido también el inestimable apoyo que nos ha brindado la ECAM, la escuela de cine de Madrid que, en cuanto les explicamos el 20160801_110412_resizedproyecto, se volcaron en ayudarnos cediéndonos un día cada mes su sala de proyección para llevar a los chavalines de Cañada, mostrándoles sus platós, sus salas de mezclas, sus estudios de sonido… Además invitaron a sus alumnos a que colaborasen voluntariamente con nosotros en los talleres de cine que hemos impartido este verano. Ha sido maravilloso ver como los estudiantes de cine venían a Cañada a enseñarles a los niños cómo funcionan las cámaras, el sonido, cómo encuadrar un plano o cómo mover la cámara para, luego, apartarse y dejar que fuesen los propios niños y niñas quienes grabasen sus cortos a los que ayudaban como humildes ayudantes de cámara. Son tantas las muestras de generosidad que un proyecto como éste nos ha regalado…

14079674_1146668855398450_3520507759394984409_nAunque nuestro Festival tiene una clara vocación no competitiva (no hay premios), hemos querido llamarlo Festival y no Muestra por la connotación de fiesta que tiene la palabra Festival. Eso es lo que queremos que sea 16 kms. el Festival Internacional de Cine de Cañada Real: una fiesta para todos que, aunque se visibiliza en una sola semana, (del 6 al 11 de septiembre) dura todo el año. Ver como la profesión se ha volcado en apoyar el Festival ha sido otra de las experiencias más fascinantes que hemos podido vivir. Son muchos los compañeros y compañeras que han acudido como voluntarios al llamamiento que ha hecho la Unión de Actores y Actrices, y también muchos los que se han ofrecido para impartir talleres de forma totalmente altruista. Ni un solo habitante de Cañada Real podrá olvidar lo que supuso ver en Cañada, en su Cañada, a Jordi Sánchez y a Nathalie Seseña, sus adorados Recio y Berta de “La que se avecina” El ofrecimiento de colaboración con el Festival ha sido realmente impresionante y es todo un orgullo para nosotros contar con los integrantes de PALADIO ARTE, ese precioso proyecto de teatro con personas con discapacidad intelectual liderado por Manu Medina, que no solo nos han cedido varios cortometrajes sobre su trabajo sino que se desplazarán expresamente desde Segovia el día de la clausura para ayudarnos con las tareas de organización.

filmaid-360x240Mención especial merecen también todas las distribuidoras y productoras que nos han apoyado cediéndonos gratuitamente los derechos de sus películas (Paramount, Wanda, Pirámide, A Contracorriente, Cineteca, Diversa Audiovisual, Sony, Origen PC, Freak, Madrid en corto…) y también el esfuerzo hecho por Intermediae cediéndonos el plató de la cineteca del Matadero para  llevar allí el mensaje de Cañada Real. Los ayuntamientos de Madrid y de Rivas Vaciamadrid han hecho suyo el Festival brindándonos toda su colaboración. Sin duda sin el apoyo incondicional de Pedro Navarrete, comisionado del Ayuntamiento de Madrid, este Festival no habría sido posible.

14138049_1148286551903347_4922421592385778916_oEl Festival se vertebra, no podía ser de otra manera, en torno al cine, pero no se limita al mundo del cine, sino que ofrece también talleres de grafiti para los jóvenes, charlas, coloquios sobre educación y cohesión social, conciertos, un recital de poesía rumana en el que varios actores y actrices españoles y rumanos leerán en rumano y en castellano poemas de poetas como Lucien Blaga, Nichita Stanescu y Ana Blandiana… La ayuda del Instituto de Cultura Rumano ayudándonos a seleccionar los poemas y cediéndonos tres películas que reflejan la riqueza del cine que se hace en este país ha sido muy importante para nosotros. Y de imprescindible hay que calificar la inestimable ayuda que nos ha prestado Gumer Guerra aportándonos su larga y rica experiencia en la organización de festivales y muestras de cine social. Entre la programación del Festival, en el espacio del plató de la cineteca del Matadero, se proyectará ACCATTONE, la primera película de Pier Paolo Pasolini, de 1961, a la que precederá un coloquio en el que, entre otros, intervendrán Roberto Chiesi, director del Archivo Pasolini de la cineteca de Bolonia y Marco Marchioni, referente mundial en el trabajo y la investigación social que conoce a fondo la realidad de Cañada ya que dirige el proyecto ICI. Recuerdo cuando hace unos meses presentó ante los vecinos, entidades e instituciones que trabajan en Cañada la monografía de la infancia, un extenso trabajo que analiza la realidad de Cañada desde diferentes perspectivas, estando rodeado de niños y niñas tomó la palabra para decir: “Todos los que estamos aquí tenemos un sueño que compartimos y para el que trabajamos, un bello sueño, conseguir que todos estos niños y niñas tengan las mismas oportunidades en la vida que los demás”

O5rv74FGMañana lunes presentaremos el Festival en una rueda de prensa en la que intervendrán Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid, Pedro Navarrete, comisionado del Ayuntamiento para Cañada Real, Ana González, de Voces y codirectora del Festival, Fernando Guillén Cuervo, estrecho colaborador del Festival y Raúl Silva, uno de los chavales que lleva años participando en los talleres de cine. Será un honor para mí moderar este acto como codirector del Festival. La inauguración será el martes 6 a las nueve la noche en la Casita para el Pueblo, en el sector 5 de Cañada Real, con la proyección de la primera película que formó parte de la programación del Festival: TECHO Y COMIDA, que vendrá a presentar su protagonista, Natalia de Molina, ganadora del Goya a la mejor actriz por este trabajo.

Si quieres conocer la programación y el alcance del Festival no dejes de visitar nuestra web www.16kms.org y, sobre todo, si quieres conocer la verdadera realidad de Cañada y de sus gentes ven al Festival, acércate. Allí nos veremos. Para muchas personas Cañada Real es una pesadilla, a otras les quita el sueño, pero a nosotras nos hace soñar porque hemos aprendido a verla con la mirada que nos han enseñado los niños y niñas que viven allí, esos niños que, como decía Marco Marchioni, tendrán las mismas oportunidades que todos los demás niños.

Añado estas líneas finales al post una vez celebrado ya el Festival para confirmar que ha sido un sueño hecho realidad gracias a que los vecinos y vecinas de Cañada lo han hecho suyo, más de 1.200 asistieron a sus actos y proyecciones, al incondicional apoyo de las entidades que trabajan allí y a la colaboración de tantas y tantas instituciones y personas que, voluntaria y desinteresadamente, se han volcado en ayudarnos. Imposible mencionar a uno solo. Vaya desde aquí mi agradecimiento más profundo a todos y mi invitación a participar en la segunda edición que, sin duda, se hará el año próximo. Nada mejor que algunas imágenes del festival para dejar testimonio de que los sueños, en Cañada, se hacen realidad:

14264151_10153728216407484_5091461063441134524_n

14322780_10153728218342484_2205014994508747622_n

img-20160904-wa0007

ETIQUETAS
RELATED POSTS
Carlos Olalla
Madrid

Por circunstancias de la vida me pasé más de veinticinco años dirigiendo empresas en la que, sin lugar a dudas, fue la etapa más aburrida y frustrante de mi vida. La verdad es que nunca me gustaron esos trabajos y lo pasé fatal. Cuando cumplí los 45 me encontré con que una reestructuración empresarial me ponía de patitas en la calle y sin un duro. Por si fuera poco, nadie me quería dar trabajo porque decían que ya era demasiado “viejo”. A mí siempre me había gustado el mundo del cine y, como estaba en el paro y tenía tiempo, empecé a estudiar interpretación. Me pasé tres años siendo el “abuelo” de todos mis jóvenes compañeros en una conocida escuela de teatro de Barcelona. Durante aquel tiempo recibí alguna propuesta de trabajo para reincorporarme al mundo de la empresa, pero no quise aceptarlas: el nuevo mundo que había descubierto me había atrapado por completo, así que decidí cambiar una maravilla de sueldo y una mierda de trabajo por una maravilla de trabajo y una mierda de sueldo. Puedo deciros que ha sido la mejor decisión que he tomado en mi vida: por primera vez soy libre, la palabra jefe ya no significa nada para mí, hago lo que verdaderamente me gusta y, lo mejor, trabajo con gente sensible y abierta que piensa y siente como yo. ¿Qué más se puede pedir?