General Otros temas

Armas de desinformación masiva

2Decía el imprescindible Jose Luis Sampedro que más que la libertad de expresión, lo realmente importante es la libertad de pensamiento. Creía el bueno de Sampedro que la manipulación a la que nos vemos sometidos desde que nacemos y que se acrecienta día a día con el sinfín de estímulos, mentiras y cánones que nos imponen, nos adocena de forma que, creyéndonos libres, no somos más que ciegos esclavos de las cadenas del poder. Ese es el drama del ser humano contemporáneo: no solo ser esclavo, sino creerse libre. Hace unos días asistí a un interesantísimo coloquio organizado por RECORTES CERO titulado “Medios de comunicación en España, monopolización y déficit democrático”, en el que participaron Jesús Maraña, director editorial del diario digital INFOLIBRE, Pepe Ribas, director y fundador de la revista cultural AJOBLANCO, y Agustín Yanel, secretario general de la FEDERACIÓN DE SINDICATOS DE PERIODISTAS. El análisis que hicieron los tres fue demoledor y, desde luego, todo un grito de alarma sobre la realidad del derecho a la información hoy y sus perspectivas futuras.

4La conclusión fue diáfana: la concentración de los medios de información (mal llamados de comunicación ya que la comunicación es algo mucho más amplio que la información) en manos de pocos grupos (solo 6 en toda Europa y prácticamente 3 en los medios escritos y 2 en los audiovisuales en España que monopolizan más de un 60% del mercado) y la transformación de la esencia del periodismo (la seriedad en la intermediación de la noticia) en un negocio, están acabando con la libertad de expresión, con la de pensamiento y, con ello, con la base de nuestra democracia.

Puede parecer muy alarmante esta conclusión, pero, por desgracia, es real. Para llegar a esto se ha dado una tormenta perfecta que no se ha producido de forma casual o natural, sino que se ha diseñado, creado y gestionado siguiendo un meticuloso plan fríamente calculado. Los factores que han concurrido para que se dé esta tormenta perfecta son muchos, muy variados y, en ocasiones, sin aparente conexión entre ellos. Pero un análisis, aunque sea somero, de esos factores no deja lugar a dudas de que estamos viviendo la mayor amenaza que el derecho a la información ha sufrido a lo largo de la Historia.

A72Los principales factores que nos han llevado a esta situación son:

  • El auge del neoliberalismo y las doctrinas neocon iniciado a principios de los ochenta y totalmente desenfrenado desde la caída del muro de Berlín (1989)
  • Fenómeno de la globalización neoliberal y de la desregulación de los mercados, especialmente el financiero.
  • Paso de la sociedad de la palabra a la sociedad de la imagen (la palabra implicaba una actitud activa, que fomentaba el proceso de análisis, pensamiento, reflexión, interrelación de ideas y conceptos… y llevaba a tener una opinión propia, mientras la sociedad de la imagen conlleva una actitud mucho más pasiva y menos creativa e imaginativa, lo que fomenta que se pierda el proceso de “pensar” y el tener opinión propia)
  • Privatización de las televisiones, que fomenta la transformación de los editores en medios de comunicación.
  • Aumento exponencial de la velocidad de transmisión de la información con las nuevas tecnologías, que hace que se abandone la profundidad y el análisis por la superficialidad y la inmediatez en un entorno saturado y contaminado.
  • Concentración en la formación de la noticia (desaparecen los corresponsales y las fuentes se limitan a unas pocas agencias en todo el mundo que son las que suministran las noticias)
  • ca44a-malcomxIrrupción de la crisis económica que provoca reducciones de costes en los medios con despidos de los profesionales con más experiencia que son sustituidos, en muchos casos, por becarios poco o nada formados que trabajan en condiciones precarias
  • Generalización del miedo a perder un empleo (quienes lo tienen) o a no encontrarlo (la mayoría en la profesión), que lleva a la peor de las censuras: la autocensura
  • Descrédito de los medios y de los profesionales difícil de recuperar (faltan referentes tanto a nivel de cabeceras como de profesionales)
  • Dependencia de los medios de sus acreedores (bancos) o accionistas financieros (fondos de inversión, etc.) que obliga a los medios a orientarse a la rentabilidad frente a cualquier otro tipo de valor
  • Pérdida del poder político frente al financiero en la sociedad
  • En aras de la rentabilidad, los medios están en manos de los responsables de marketing y los financieros, lo que hace perder la esencia del periodismo: no se informa de la realidad, sino de una realidad hecha a medida de los clientes de cada medio, se les da lo que quieren leer, escuchar o ver.
  • Desaparición del periodismo de investigación, de equipos plurales de investigación, y también de los intelectuales y de los formatos tradicionales culturales y de entrevista, que son sustituidos por tertulias políticas y programas del corazón llegando  prácticamente a no diferenciarse unas de otros. La audiencia es lo único que importa.
  • chomDependencia de los anunciantes (el 90% de los medios no aguantarían si no fuera por la publicidad institucional y los acuerdos opacos con las instituciones públicas)
  • Desmantelamiento de los medios públicos, que son utilizados partidistamente para, como ya hemos visto, ser luego privatizados.
  • Responsabilidad de los propios periodistas, atenazados por el miedo a la pérdida del empleo o del estatus económico.
  • Bajo nivel de lectura en España
  • Fraccionamiento y tendencia a lo local, que nos hace perder la visión global de la realidad, unido a una descontextualización de la realidad que busca hacernos perder la memoria y el contexto para transformarnos en piezas obedientes del sistema.
  • Equiparación intencionada de cultura con entretenimiento, de comunicación con información, e implantación del concepto de que todo debe ser gratuito: la información, la cultura… Nuestro sistema hace que el ciudadano no diferencie precio de valor, esa es una de las armas más poderosas con las que cuenta el poder: hacer creer que la cultura o la información no valen nada.
  • manipulacion-mediaticaImpacto de las nuevas tecnologías, que rompe la barrera entre el informador y el receptor de la noticia haciendo que hoy los suministradores de noticias sean, en ocasiones, los propios receptores (fotos de tragedias hechas por los propios afectados con sus móviles, etc) perdiendo el filtro de veracidad y profesionalidad del informador.

Estos son tan solo algunos de los factores que han formado esa tormenta perfecta que supone una peligrosísima amenaza para nuestro derecho de información. Y las perspectivas no son nada halagüeñas ya que se prevé que en diez años el 70% de la información estará robotizada (los filtros que seleccionarán toda la información que reciban, que será de ciudadanos, instituciones, agencias, periodistas, etc. estarán robotizados) Sin duda el poder es consciente de la importancia que tienen los medios de información 1para controlar a los ciudadanos. Y manipularlos es fácil, tremendamente fácil. Basta con dar un mensaje como noticia y repetirlo hasta la saciedad para que, con independencia de que sea o no cierto, cale en la ciudadanía. Y ese mensaje no necesita de grandes argumentos para justificarse, le basta con ser un titular y repetirlo muchas veces. La superficialidad y la inmediatez a la que nos ha llevado la revolución tecnológica hace que no verifiquemos su veracidad, que no analicemos la noticia, que nos la creamos a pies juntillas y que la repitamos como si fuera nuestra propia opinión. Podrán decir que la realidad es justamente la contraria ya que internet y las nuevas tecnologías nos permiten precisamente acceder a toda la información y que nunca como hoy hemos tenido oportunidad de estar mejor informados. No hay que ser un experto en comunicación para saber que un exceso de información produce el efecto contrario: desinforma. Solo una minoría dedica su tiempo y su esfuerzo a buscar información, a contrastarla, a analizarla, a discutirla, a reflexionar sobre ella, a relacionarla con otras informaciones… en definitiva, a pensar. El resto se deja, consciente o inconscientemente, manipular descaradamente. Y lo peor es que la inmensa mayoría está convencida de que es libre, de que tiene pensamiento propio y de que vive en democracia. Escuchar a Pepe Ribas, fundador de AJOBLANCO,una revista anarquista emblemática que fue todo un referente en la Transición, decir que fundó la revista en la época de Franco pero que hoy no podría fundarla es algo que tiene que hacernos pensar y mucho.

ovejas-telePero el hecho de que la realidad del derecho a la información sea tan negra no debe llevarnos al pesimismo o a la desesperanza. La aparición de movimientos como el 15M son un revulsivo que nos invita a tod@s a pensar, a reflexionar, a actuar… Sin duda la salida a esta tormenta perfecta que todo lo destruye está en la educación. De ahí el interés que el poder tiene en privatizarla, en controlar sus contenidos fomentando la creación de productores y consumidores en lugar de seres libres. Por eso defender hoy una educación pública de calidad y gratuita, una cultura y un pensamiento críticos independientes es fundamental: nos va la vida en ello.

ETIQUETAS
RELATED POSTS
Carlos Olalla
Madrid

Por circunstancias de la vida me pasé más de veinticinco años dirigiendo empresas en la que, sin lugar a dudas, fue la etapa más aburrida y frustrante de mi vida. La verdad es que nunca me gustaron esos trabajos y lo pasé fatal. Cuando cumplí los 45 me encontré con que una reestructuración empresarial me ponía de patitas en la calle y sin un duro. Por si fuera poco, nadie me quería dar trabajo porque decían que ya era demasiado “viejo”. A mí siempre me había gustado el mundo del cine y, como estaba en el paro y tenía tiempo, empecé a estudiar interpretación. Me pasé tres años siendo el “abuelo” de todos mis jóvenes compañeros en una conocida escuela de teatro de Barcelona. Durante aquel tiempo recibí alguna propuesta de trabajo para reincorporarme al mundo de la empresa, pero no quise aceptarlas: el nuevo mundo que había descubierto me había atrapado por completo, así que decidí cambiar una maravilla de sueldo y una mierda de trabajo por una maravilla de trabajo y una mierda de sueldo. Puedo deciros que ha sido la mejor decisión que he tomado en mi vida: por primera vez soy libre, la palabra jefe ya no significa nada para mí, hago lo que verdaderamente me gusta y, lo mejor, trabajo con gente sensible y abierta que piensa y siente como yo. ¿Qué más se puede pedir?

Todas las entradas
Categorías
Clandestino en Facebook
Facebook By Weblizar Powered By Weblizar