Cine/Teatro General

Reivindicando el papel de los actores secundarios

rodaje-el-planeta-de-los-simiosPocos son los que conocen los nombres de los actores secundarios que aparecen en las películas y muchos menos aún los de los actores capitulares de las series de tv. Sus rostros les suenan a muchos, sus nombres a casi ninguno. Sin embargo su papel es fundamental a la hora de dar credibilidad a las escenas y sacar lo mejor de los protagonistas. Yo soy uno de esos actores secundarios y capitulares, no en vano he intervenido en más de 25 películas y casi cien series de tv en los doce años que llevo dedicándome profesionalmente a la interpretación. No he protagonizado ninguna película ni ninguna serie de tv, aunque en dos o tres he sido uno de los principales actores secundarios, pero, sin duda, me siento un privilegiado por haber podido malvivir durante todos estos años dedicándome exclusivamente a esto. Valga pues esta experiencia para todos aquellos y aquellas que empiezan a dar sus primeros pasos o llevan ya años bregando con esta bendita profesión. No pretendo dar consejos, tan solo compartir mi experiencia por si a alguien le puede servir.

Lo primero que te encuentras cuando vas a un rodaje como actor secundario o capitular es que te has de adaptar a un equipo que, normalmente, ya 659ecc78dbc3de766501af81eabc6761ebe71a75está consolidado y lleva tiempo trabajando unido o, cuando menos, ensayando. Los protagonistas tienen por la mano a sus personajes, conocen toda la historia, la han estudiado, la han ensayado o la llevan ya rodando meses o incluso años. Y tú, de repente, una mañana aterrizas allí. Quien ha venido a recogerte a casa te da las primeras informaciones en el coche. Le preguntas quiénes están en la serie, cuándo se va a emitir, quién la dirige, de qué cadena es, etc. Y le pides también la orden del día que, si la tiene, te da con gusto. Allí podrás ver quiénes son el resto de actores, director, etc. y algo fundamental: el orden en que, de no haber cambios de por medio, se grabarán las secuencias. Normalmente, si eres capitular, irás solo un día o dos a ese rodaje porque habrán concentrado tus secuencias todo lo posible para no pagarte más sesiones de las imprescindibles. Así que, tengas una o muchas secuencias, lo normal es que las hagas todas ese mismo día. En la orden puedes ver si tendrás todas las secuencias seguidas o, lo que es más probable, si tendrás esperas entre unas y otras. Mi recomendación siempre es que, por si acaso, te lleves un buen libro o algo que estudiar o con lo que entretenerte porque, normalmente, serán varias las horas que tendrás que esperar. Ya sabes, a los actores nos pagan por esperar.

En cuanto el coche llega al plató o a la localización, alguien de producción te recoge para llevarte a vestuario y maquillaje. Fundamental que te 31maquillen cuanto antes pues, si por causas imprevistas se suspende el rodaje antes de que ruedes, solo cobrarás ese día si te han maquillado. Es absurdo, sí, pero es lo que dice el convenio. Lo normal es que primero pases por vestuario para facilitar la labor de los maquilladores. Así que, en cuanto llegues, intenta pasar cuanto antes por vestuario y, sobre todo, por maquillaje, esa maravilla de departamento donde, seas prota o secundario, te harán unos mimitos formidables para empezar el día. Puedo asegurar que cada vez que me maquillan cierro los ojos y ronroneo de gusto. Probadlo, de verdad, aumenta el placer y es una forma de reconocer el buen trabajo que están haciendo tus compañeros y compañeras de maquillaje, como lo es también dejar colgada la ropa de tu personaje cuando acabes el día. Es un tema de pura educación y respeto con tus compañeros y no tendría ni que mencionarse pero, por desgracia, son demasiados los colegas que lo dejan todo tirado por el suelo.

rodajeUna vez vestido y maquillado suelen pasarte al camerino que, provisionalmente y si los hay disponibles, usarás, normalmente compartiéndolo con otros actores capitulares o secundarios que también trabajen ese día. Y allí esperarás a que te llamen. Es el momento de tomarte ese imprescindible café mañanero que tan bien sienta. Con la orden en la mano (lo normal es que te den una cuando llegues, y si no la pides), repasarás los textos de la primera secuencia en la que entras. Yo no aconsejo repasar los de más de una a la vez porque, por lo menos en mi caso, las probabilidades de mezclar textos y situaciones aumentan exponencialmente. Cosas de la edad, supongo.

Mientras esperas, los técnicos de sonido suelen venir a “microfonarte”. De no hacerlo en ese momento lo harán en cuanto entres en el set. Y llega el gran momento. Te vienen a buscar y pasas a una sala donde aguardan el director, el script y el resto de los actores con los que compartirás la secuencia. Tras las presentaciones de rigor se hace un pase de texto y es allí donde el director te dará las indicaciones de cómo quiere a tu personaje. El ambiente suele ser muy relajado ya que entre ellos se conocen porque llevan tiempo trabajando juntos y esos son los momentos que tienen para relajarse. Normalmente tú serás el único “alien” en ese momento. Indicados los matices y las intenciones que quieren que des, pasarás entonces al set donde se hará un “teatrillo o pase técnico”, que es simplemente poner en pie la secuencia y los textos para que el equipo técnico vea por dónde os vais a mover, qué acciones haréis y dónde hablaréis.

rodaje_08Una vez hecho el pase técnico, si no hay cambios de luz, empezarás a grabar la secuencia. Si tienen que modificar luces u otros elementos técnicos te pedirán que salgas del set y te quedes por allí cerca para no molestar. Si te gusta este mundillo esa es una ocasión estupenda para aprender algunas nociones básicas a nivel técnico: Por qué han puesto las cámaras allí y no en otra posición, qué tipo de luz van a usar, por dónde entrarán los sonidistas con las perchas para acercarse lo máximo posible a ti sin hacer sombras ni entrar en cuadro, etc. Verás mucho movimiento de personas vestidas, indefectiblemente, de negro. Es su uniforme, aunque nadie les ha pedido ni está escrito en ninguna parte, que se lo pongan. La razón, dicen, es porque es el color que se refleja menos en cristales de ventanas, alacenas, etc. que normalmente hay en los decorados. Yo tengo mis dudas, creo que hay algo más pero…

Y llega la hora de la verdad. Te pedirán que vayas a “primera” y, en cuanto escuches acción, empezarás a hacer eso que llevabas esperando desde 10404058_10152483544052904_1250990125380039445_ohace tanto tiempo. Si la secuencia empieza contigo es bueno que, entre la voz de “acción” y que empieces a actuar, respires y cuentes mentalmente hasta tres. Te permitirá concentrarte mejor y, sobre todo, ayudará a los montadores a montar la secuencia. Si todo va bien serán varias las veces que grabarás la secuencia ya que, normalmente, se graba en planos generales y en planos cortos. Sobre qué grabar primero, si los generales o los cortos, hay teorías para todos los gustos. Con independencia del orden que vayan a seguir, lo que sí es importante es que tú seas consciente en todo momento del plano en el que estás. En los cortos es cuando tienes que dar lo mejor de ti mismo, pero no solo es eso. Si, por ejemplo, has de pasar andando cerca de una de las cámaras y en ese momento estás en plano corto en esa cámara, si te mueves a la velocidad a la que lo harías normalmente el espectador pude que solo vea una sombra que pasa frente a él sin poder llegar a reconocerla. Tendrás que “falsear” tu movimiento para “ralentizarlo”.

Una-imagen-del-rodaje-de-Bruc-_54098024284_600_396Es básico que sepas exactamente qué acciones vas a hacer y en qué momento preciso para que puedas recordarlas en cada toma. De no hacerlo así luego será muy difícil montar bien la secuencia. Por ejemplo, si tu personaje bebe durante la secuencia, debes repetir siempre la misma acción: coger la taza o el vaso con la misma mano, en el mismo momento, beber justo cuando escuches la misma palabra, etc. Y también debes ser consciente de otro pequeño detalle técnico: que el ruido de tus acciones no ensucie tu texto ni el de tus compañeros (si estás tomando un café, no hagas ruido con la cucharilla, etc)

Si todo va bien grabarás la secuencia de principio a fin. Si hay problemas técnicos, con el texto, o porque el director quiera enfatizar algo, y consideren que la toma había sido buena, retomarás la secuencia desde donde te indiquen. Acostumbrarse a los retomes no es fácil porque tienes que conseguir que tu personaje esté en el estado en el que debería estar precisamente en ese instante pero no llevas la “carrerilla” de haber grabado la secuencia desde el principio, sino que entras en ese punto en frío. Es cuestión de mentalizarse y acostumbrarse.

En cuanto den por buena la secuencia pasarán a la siguiente y tú tendrás que esperar en el set si entras en ella, ir a tu camerino o a la sala de actores a esperar o a cambiarte de vestuario si tu personaje tiene cambio, o a desmaquillarte y ponerte tu ropa porque ya habrás acabado y te van a llevar a casa.

36366_equipo-tecnico-el-tiempo-entre-costuras-set-rodajeComentaba antes que una de las mayores dificultades de los actores capitulares y secundarios es la de integrarse en un equipo en el que todos se conocen y tienen una forma de trabajar y de relacionarse con la que están habituados y que tú desconoces. En este mundo, como en la viña del Señor, hay de todo, pero lo normal es que te encuentres con personas abiertas a integrarte y a facilitarte las cosas. No deberías preocuparte por eso. Raro será que te encuentres con mala gente.

Lo que sí es realmente difícil cuando vas como capitular a una serie es crear  tu personaje. Y es difícil por varios motivos: porque, normalmente, desconoces la trama de la serie, o de la temporada, y a los personajes principales; porque solo te han dado tus secuencias o, en el mejor de los casos, el capítulo donde apareces; porque muchas veces no te habrán dado ni una descripción de cómo es tu personaje; porque no habrás podido ensayar, y porque tu personaje no tendrá recorrido ya que no volverá a aparecer más y solo tendrás esa o esas secuencias para darle vida. Esa es una de las mayores frustraciones que, como actor, tienes cuando no hay papeles protagonistas en tu carrera: no poder dar recorrido a tus personajes. ¡Son tantos y tan ricos los matices que puedes darles cuando tienes que hacerles pasar por distintas situaciones, emociones, etc! ¡Y es tan diferente trabajar desde un personaje a hacerlo como un actor que busca su personaje! Y no solo por los detalles interpretativos que puedas darle, sino por la relajación con que afrontas, desde tu personaje, esas situaciones. Los nervios son los peores compañeros de viaje en esta profesión y parece que todas las 36370_adriana-ugarte-hannah-new-peter-vives-set-rodaje-el-tiempo-entre-costurascircunstancias se confabulan para que quienes solo van a tener una o muy pocas secuencias en esa peli o esa serie tengan todas las cartas en su contra. Son las reglas del juego: tendrás que dar lo mejor de ti en las circunstancias menos favorables. Si tienes un papel protagonista y un día no estás muy fino, podrás retrasar alguna secuencia, no estarás perfecto en todas o, como mucho, dejarás alguna colgada para el día siguiente.

Si eres capitular, en cambio, sabes que si retrasas el rodaje difícilmente volverán a llamarte, que si no has estado fino en tu secuencia no tendrás otra oportunidad y que, pase lo que pase, ninguna de tus secuencias quedará colgada para el día siguiente, sino que tendrás que hacer todas las que tenías ese día. Así que también la presión de ser consciente de todo eso juega en tu contra, como lo juega también que, normalmente, directores y montadores “miman” a los protas de las series y no a los capitulares, y eso lo ves no solo en el número de planos que tienen en la secuencia en los que, a veces, de tu personaje casi solo se conoce la voz, sino también en el valor de los planos (los capitulares solemos trabajar en planos rodaje650medios mientras los protas lo hacen en cortos). Este trato diferente también lo notarás cuando, acabada la toma, estés convencido de que podrías haberla hecho mucho mejor. En esos casos, los protas suelen pedir que se la dejen repetir. No te aconsejo que lo pidas tú: normalmente no te dejarán repetirla y no olvides que, si la han dado por buena, es porque no habrá estado tan mal. Recuerda que los directores no son tontos y nunca darán por bueno algo que de verdad crean que está mal. Ese desequilibrio suele dejarte mal sabor de boca, pero debes pensar que lo que para ti es tu momento de gloria, para tus compañeros en el rodaje no es más que una secuencia más y que les queda mucho por grabar ese día. El último, y más grave, inconveniente que tenemos los capitulares es el de nuestra inseguridad económica y laboral. Así, mientras los protas con los que compartes esas secuencias tienen la estabilidad que da tener un contrato fijo y cobrar una nómina al mes, tú solo cobrarás lo que te hayan pagado por esa sesión y te tocará volver a esperar junto al teléfono a que te llamen.

11Estas son algunas de las dificultades y los principales puntos débiles que tenemos los capitulares, pero también tenemos nuestras ventajas, no creas: tener la oportunidad de trabajar con muchos más actores y actrices que si estuvieras fijo en una serie, ser dirigido por diferentes directores de los que puedes aprender muchas cosas, habituarte a trabajar en ambientes y entornos diferentes, encarnar muchos más personajes que los que encarnan quienes trabajan toda una temporada o años incluso con el mismo personaje, conocer a muchas personas dentro de la profesión y, también, quedarte tocado, pero no hecho polvo, si la serie se cae por temas de audiencia.

Espero que estos breves comentarios te sirvan para que, cuando vayas a cualquier rodaje como capitular o secundario, puedas dar lo mejor de ti mismo y disfrutes tanto como yo he podido hacerlo. ¡Mucha mierda y espero coincidir contigo en el próximo rodaje!

ETIQUETAS
RELATED POSTS
Carlos Olalla
Madrid

Por circunstancias de la vida me pasé más de veinticinco años dirigiendo empresas en la que, sin lugar a dudas, fue la etapa más aburrida y frustrante de mi vida. La verdad es que nunca me gustaron esos trabajos y lo pasé fatal. Cuando cumplí los 45 me encontré con que una reestructuración empresarial me ponía de patitas en la calle y sin un duro. Por si fuera poco, nadie me quería dar trabajo porque decían que ya era demasiado “viejo”. A mí siempre me había gustado el mundo del cine y, como estaba en el paro y tenía tiempo, empecé a estudiar interpretación. Me pasé tres años siendo el “abuelo” de todos mis jóvenes compañeros en una conocida escuela de teatro de Barcelona. Durante aquel tiempo recibí alguna propuesta de trabajo para reincorporarme al mundo de la empresa, pero no quise aceptarlas: el nuevo mundo que había descubierto me había atrapado por completo, así que decidí cambiar una maravilla de sueldo y una mierda de trabajo por una maravilla de trabajo y una mierda de sueldo. Puedo deciros que ha sido la mejor decisión que he tomado en mi vida: por primera vez soy libre, la palabra jefe ya no significa nada para mí, hago lo que verdaderamente me gusta y, lo mejor, trabajo con gente sensible y abierta que piensa y siente como yo. ¿Qué más se puede pedir?

Todas las entradas
Categorías
Clandestino en Facebook
Facebook By Weblizar Powered By Weblizar