Cine/Teatro General

El fascinante mundo de los cortometrajes

1Para muchos los cortometrajes son una escuela para adentrarse en el mundo del cine. Lo son, sin duda, pero también son mucho más. El corto es, quizá, el último espacio de libertad que queda en el audiovisual porque en un corto puedes buscar guiones arriesgados que difícilmente podrían llegar a un largometraje, porque, como actor, puedes buscar tus límites haciendo propuestas de personaje mucho más arriesgadas que las que, normalmente, te dejan hacer en un rodaje de una película o de una serie de tv, porque el montaje puede ser mucho más atrevido que en un formato convencional… Sí, sin duda, los cortos son un maravilloso espacio de libertad. Participar en un corto es una aventura, la aventura de unirte a otras personas para dar todo lo que tienes por la simple razón de que, como esas personas, crees en un proyecto. Los cortos hablan de sueños, y hacer cortos es convertir esos sueños en realidad.

verkami_e9c604b34a4fc4376301f16e2f2a251aPara hablar de cortos he querido traer aquí uno de los que más satisfacciones me ha dado: VOCABULARIO. Nacido de una obra de teatro de Paco Romeu con la que ganó el premio Tirso de Molina, está dirigido por uno de los jóvenes con más talento que he conocido en esta profesión: Sam Baixauli que, como tantos otros, ha tenido que irse al extranjero para poder trabajar. Los recuerdos que guardo de su rodaje y de todos los componentes del equipo son maravillosos. Pocas veces se encuentra tanto talento, amor, poesía e ilusión juntos.

Relegados, normalmente, a los circuitos de festivales, los cortos se encuentran con un muro, a veces infranqueable, que les separa del gran público. AquelNoEraYo-Oscar2014Es una lástima, pero esa es la realidad: el público, el gran público, no tiene acceso a los cortos. Iniciativas como festivales de cortos rodados específicamente para el transporte público podrían derribar ese muro invisible. En los monitores de tv de cualquier metro, de cualquier tren, avión o autobús podrían pasarse cortos pensados y realizados específicamente para esos formatos: de dos o tres minutos de duración, rodados con planos cortos, mudos o cartell festival sense logossubtitulados… Ahí el gran público tendría acceso a ese mundo libre y maravilloso que son los cortometrajes.

Aunque su formato teórico permita que duren hasta treinta minutos (de treinta a sesenta serían mediometrajes y de más de sesenta largometrajes), lo normal es que no pasen de quince porque la mayoría de los festivales exigen como requisito que no sobrepasen esa duración. Los hay de animación, de ficción y documentales, y la digitalización ha permitido abaratar considerablemente sus costes de producción. Eso hace que sean muchos los que pueden tener acceso a rodar un corto, a convertir su sueño en realidad. El hecho de que, normalmente, sean estudiantes y gente joven quienes se lanzan a 6hacerlos y que, en muchas ocasiones, tengan un componente de aprendizaje (ejercicios de escuelas de cine, etc.) hace que no se suela cobrar por trabajar en ellos. Es lo normal y está aceptado por todos porque se entiende que es una forma de apoyar el cine, de ayudar a los que empiezan, de echar una mano a un amigo, de participar solidariamente en un proyecto en el que crees… Aunque detrás de la producción de un corto hay mucho trabajo y muchas personas implicadas, lo cierto es que el rodaje suele concentrarse en pocos días y eso facilita la disponibilidad a trabajar sin remuneración por parte de todo el equipo.

Recibir un mail en el que una persona desconocida te propone participar en su corto es algo que siempre se agradece. Primero por el hecho de que se haya acordado de ti, y segundo porque haya pensado en ti para hacer algo que es tan importante para esa persona. Son tantas ENCUADRE-FOTOGRAFICOlas ilusiones que hay detrás de todos los cortos… A partir de ese momento empieza todo el proceso que, como actor, implica trabajar en un cortometraje. Lo primero que haces es leer el guion. Si te gusta y crees que puedes aportar algo al personaje que te proponen, miras las fechas y tu disponibilidad para comprometerte a rodarlo. A partir de ahí viene un primer encuentro con el director o directora que te ha enviado el guion. Quieres saber cómo es, cómo va a rodar esto o aquello, qué le mueve a hacerlo de esta forma y no de otra, cómo ve tu personaje, cuáles son sus referentes cinematográficos, qué cine le gusta, qué ha hecho o no ha hecho hasta ahora, en fin, conocerle. Y, a la inversa, también quieren saber cómo ves tú el guion, los personajes, las acciones, qué propuestas puedes hacer… en fin, conocerte. El siguiente paso es el de estudiar el guion y empezar con los ensayos. Si es un corto de escuela, normalmente ensayas en la escuela, y si no lo es, sueles ensayar en la casa de alguien del equipo que esté Cuerdasdisponible. Ese es uno de los momentos más creativos de todo el proceso: ahí es donde se crea al personaje, donde surgen nuevas ideas y propuestas, donde todo cobra vida. Los ensayos pueden limitarse a un par de tardes o durar semanas, en función de la dificultad del personaje de que se trate.

En paralelo, como actor, vas viendo la forma de trabajar del director, si es de los que lo tienen todo muy claro en la cabeza o de los que están abiertos a incorporar propuestas y aceptar sugerencias. También vas conociendo al resto del equipo, probando vestuario, maquillaje… Y llega el ansiado primer día del rodaje. La ilusión que rodea todo es maravillosa. Hay caras de sueño, los rodajes suelen

pipas1empezar muy pronto, pero todos y todas están tan emocionados que casi ni se nota. Nada que no pueda solucionar ese esplendoroso café con magdalenas que siempre suele haber en alguna mesa cerca del set de rodaje. Mientras te maquillan ves a todo el equipo corriendo de aquí para allá preparando el plano de la que será la primera toma: la luz, siempre la luz, suele ser lo que lleva más tiempo; el último detalle del atrezzo o el último retoque de maquillaje y vestuario suelen ser los que preceden a la tan esperada palabra “Acción” Lo normal es que las tomas se repitan varias veces. Eso te obliga a tener muy presente el raccord de la secuencia (si bebes, recordar en qué momento de la toma lo has hecho, si tienes que levantarte, hacerlo siempre igual, etc. para que no haya problemas de continuidad a la hora de montar) El o la script tomará nota de lo que haces en cada toma para recordártelo, pero durante la toma tú eres el responsable de mantener el raccord. Si todo ha ido bien a nivel técnico y a nivel interpretativo, el director dará la toma por buena y pasaremos a la siguiente. Las sin-respuestalimitaciones de presupuesto hacen que, en muchas ocasiones, los cortos se rueden solo con una cámara. Eso ralentiza el rodaje y obliga a tener siempre muy presente el tema del raccord. Los rodajes en los que interviene más de una cámara son mucho más rápidos y permiten rodar muchos más planos por día, aunque lo normal, para los actores, es repetir mucho las acciones y los textos porque, con independencia de las tomas que se tengan que repetir, tienes que decirlos en los planos generales y en los planos cortos. Hay directores que prefieren rodar primero los planos cortos y luego el general o los generales, pero lo usual es que opten por empezar por los generales para pasar después a los cortos. El número de planos diarios dependerá de muchos factores: la planificación que haya hecho el director (si usa plano secuencia o prefiere plano/contraplano, si quiere travellings o no, etc.), si se emplean diferentes localizaciones, si intervienen muchos personajes, si se necesitan planos de detalle o “recursos”…

verkami_35cc6ea6b22302ef113e06ca05667328Lo normal es que la jornada se alargue durante doce o catorce horas y, en muchas ocasiones, por temas de localización, de la propia situación en sí, por problemas de sonido, etc. los rodajes son nocturnos y te pasas toda la noche rodando. El ambiente de los rodajes suele ser distendido y relajado. Cada miembro del equipo trabaja en lo suyo y, en las esperas entre plano y plano, tienes ocasión de conocer y charlar con todos ellos. Cada uno tiene su historia, su motivación para estar allí, sus sueños… compartir esos momentos es realmente muy enriquecedor.

En muchas ocasiones, conforme va avanzando la jornada, el plan de rodaje se va retrasando y, a medida que pasa el tiempo, empiezan a aparecer los nervios para poder cumplirlo. Es divertido y muy creativo ver cómo surge entonces la capacidad de improvisación y de adaptación de todo el equipo a las nuevas necesidades. Lo que iba a rodarse en dos planos se modifica para rodarlo solo en uno, el plano que iba a rodarse más tarde se adelanta para aprovechar la luz que hay en el set… Es ahí donde ves el talento que tienen la mayoría de quienes se dedican a esto. ¡Creatividad y autocontrol en estado puro!

Una vez finalizado el rodaje llega ese período que a los actores se nos hace interminable en el que etalonan la película, trabajan la banda sonora, editan y, finalmente, presentan el cortometraje. En esta fase lo normal es que los días duren semanas y las semanas meses. Y si a ese retraso, debido normalmente a la falta de disponibilidad de tiempo o de equipos para trabajar, le añades las ganas que tienes de ver el corto, empiezas a entender lo que significa la eternidad. Pasado ese Programa-de-Cortometraje-Iberoamericanosempiterno desierto de la espera, finalmente el corto está acabado y se hace un pase para el equipo. La ilusión que rodea ese primer pase es inmensa. Todas esas vivencias, todo eso que te ha dado tanto, está ahí, concentrado en quince minutos. Tras cada plano te asalta un recuerdo maravilloso, lo que sentías cuando hacías aquello, lo que te comentaron mientras esperabas, el café que compartiste con aquel joven cargado de sueños,las risas con aquella chica que soñaba y te hizo soñar… Tras los aplausos, los comentarios y las bromas, verkami_17551a1e391c09672de43d013849c550empieza el periplo del corto en los circuitos de festivales. Hay quien lo distribuye personalmente y quien lo presenta a una distribuidora para que, si lo aceptan, lo presente a los festivales. A veces te llaman para que vayas a alguno a presentarlo, otras, las menos, para que vayas a recoger un premio. En cualquier caso sabes que tu trabajo, eso

que has hecho con tantas ganas y en el que has depositado tantas ilusiones, será visto por cientos o miles de personas, a veces, incluso en los países más diversos. Los cortos son sueños, y los sueños nada saben de fronteras. Por eso, cada mañana, miras el ordenador por si te ha llegado un mensaje en el que te proponen participar en un corto. En los últimos diez años he participado en más de sesenta, es mucho lo que he aprendido en ellos, muchas las personas maravillosas que he conocido gracias a ellos, e innumerables los buenos recuerdos que guardo de todos ellos. Gracias a todos 13y a todas los que me invitasteis a compartir vuestros sueños.

Quiero acabar esta entrada con PASEO, de Arturo Ruiz Serrano, posiblemente el corto que más me ha gustado de todos cuantos he visto. Poesía, compromiso, magia, belleza, todo está en él…

ETIQUETAS
RELATED POSTS
Carlos Olalla
Madrid

Por circunstancias de la vida me pasé más de veinticinco años dirigiendo empresas en la que, sin lugar a dudas, fue la etapa más aburrida y frustrante de mi vida. La verdad es que nunca me gustaron esos trabajos y lo pasé fatal. Cuando cumplí los 45 me encontré con que una reestructuración empresarial me ponía de patitas en la calle y sin un duro. Por si fuera poco, nadie me quería dar trabajo porque decían que ya era demasiado “viejo”. A mí siempre me había gustado el mundo del cine y, como estaba en el paro y tenía tiempo, empecé a estudiar interpretación. Me pasé tres años siendo el “abuelo” de todos mis jóvenes compañeros en una conocida escuela de teatro de Barcelona. Durante aquel tiempo recibí alguna propuesta de trabajo para reincorporarme al mundo de la empresa, pero no quise aceptarlas: el nuevo mundo que había descubierto me había atrapado por completo, así que decidí cambiar una maravilla de sueldo y una mierda de trabajo por una maravilla de trabajo y una mierda de sueldo. Puedo deciros que ha sido la mejor decisión que he tomado en mi vida: por primera vez soy libre, la palabra jefe ya no significa nada para mí, hago lo que verdaderamente me gusta y, lo mejor, trabajo con gente sensible y abierta que piensa y siente como yo. ¿Qué más se puede pedir?

Todas las entradas
Categorías
Clandestino en Facebook
Facebook By Weblizar Powered By Weblizar