General Otros temas

Joan Baez, voz, leyenda y compromiso

joan-baez-2Con 18 años se subió al escenario del Newport Folk Festival. Era 1959. La revolución de los sesenta estaba a punto de estallar. El éxito de aquella chica que cantaba con una maravillosa voz capaz de expresarlo todo fue arrollador. Su novio de entonces era un desconocido Bob Dylan. Poco después ella le invitó a subirse al escenario. Juntos recorrieron bares, clubes y universidades cantando sus himnos de protesta. Fueron los primeros blancos en ir a cantar a locales de negros porque a éstos no les permitían entrar en los locales de los blancos. Participaron en la marcha de Luther King sobre Washington. Cantaron frente a un millón de personas. Bob Dylan fue quien introdujo a Joan Baez en el mundo de la canción protesta, un mundo al que ella siempre ha seguido fiel. Incorruptible, luchadora de todas las luchas, infatigable defensora de la no violencia y los derechos humanos, Joan Baez ha recorrido los escenarios de todo el mundo llevando su canto de esperanza, su grito de libertad. Luchó por los derechos de los negros en su país, contra la guerra del Vietnam (su marido estuvo preso cinco años por negarse a ir a aquella guerra), contra las dictaduras argentina y chilena, contra Franco, a favor de los desfavorecidos, de los perdedores, de los nadies… La vitalidad de Joan Baez, su inquebrantable espíritu de lucha ante la injusticia a lo largo de casi seis décadas han hecho de ella una leyenda, una leyenda viva que en marzo vendrá a cantar a Barcelona, Madrid, Bilbao, Santiago, Gijón… y que, con sus canciones y su compromiso, constantemente nos recuerda que vivir es luchar, es estar con los que nos necesitan, es tender la mano, es amar, es no mirar a otro lado, es caerse y volverse a levantar, es dar, dar todo lo que tenemos y, especialmente, todo lo que somos porque, como ella dice, “No podemos elegir cómo vamos a morir o cuándo vamos a hacerlo. Sólo podemos decidir cómo vamos a vivir”

Hija de una profesora de literatura y de un reputado físico que se negó a trabajar para la industria armamentística, la espiritualidad y la defensa de los Joan Baez y Martin Luther King 5derechos humanos siempre han estado muy presentes en su vida. Su posicionamiento político y su compromiso con las causas que considera justas han llegado a llevarla a la cárcel en varias ocasiones, pero ella nunca ha claudicado, nunca ha permitido que la callaran y, lo que es más importante, ella nunca se ha callado, por más que ha visto como la mayoría de los que al principio gritaban con ella callaban o miraban a otro lado con el paso de los años, enmudecían o fingían no ver para no ser vetados, se vendían para conseguir trabajo… Qué duro es ver como todos callan pretendiendo no ver, como todos miran a otro lado para que no les veten o les quiten el trabajo, como todos, directa o indirectamente, se venden por un plato GD8509017@American-folk-singer-57061de lentejas. Pero más duro aún es ver como esos compañeros de trabajo te critican y te vapulean por defender lo que crees que es justo, por tomar partido, por comprometerte en favor de los que te necesitan. Amparados en el mantra de que el arte no debe mezclarse con la política pretenden acallar sus maltrechas conciencias. Pero la base del arte, de todo arte, es la sensibilidad, y es imposible que una persona sensible no vea lo que pasa a su alrededor, la cotidiana injusticia que castiga a los más débiles, el impune abuso de los fuertes, la masacrada esperanza del vencido… Tiene que haber sido duro, muy duro, para Joan Baez, como para tantos otros, tener que aguantar esas críticas interesadas y malintencionadas. Puedes entender que los fuertes, los opresores, intenten aplastarte por estar contra ellos, pero que lo hagan tus propios compañeros de profesión…

La vida quiso que Bob Dylan se convirtiera en una estrella del rock. Pocos años después de que Joan le hubiera invitado a compartir su escenario JOE-ALPER-Bob-Dylan-Joan-Baez-JA-1467-19cuando él no era nadie, fue ella quien le pidió que le dejase compartir el suyo. Él se negó. Tuvieron que pasar muchos años hasta que volvieron a compartir uno. Aún así ella siempre siguió cantando sus canciones y, para hablar de todo aquello, le dedicó una canción: “Diamonds and rust”

Su relación con América Latina ha sido muy estrecha. Un año después del golpe de Pinochet en Chile editó un disco cantado en español, “Gracias a la vida”, con canciones de Violeta Parra, etc. y se dedicó a denunciar por todo el mundo la dictadura chilena. Forma parte de Amnistía Internacional desde los 70, y ha visitado todos los países donde los derechos humanos son perseguidos para denunciar la situación. Es célebre su reacción cuando los militares brasileños le prohibieron dar un concierto minutos antes de que empezase y con el teatro lleno. Ella, sin dudarlo, decidió dar aquel concierto desde un cuarto de baño que tenía una ventana que daba al teatro.

“La acción es el antídoto a la desesperación…Nunca he tenido opiniones humildes. Si usted tiene una opinión, ¿por qué ha de ser humilde?… Puede joan-baez-600-cristian-soto-q_14651-L0x0que no lo sepas, pero en el otro extremo de la desesperación, existe un lugar muy claro donde uno es casi feliz…” Estas frases de Joan Baez resumen perfectamente su filosofía de vida. Ella es el equilibrio entre el compromiso político y la espiritualidad, una espiritualidad que la ha acompañado siempre y un compromiso político que jamás la abandonará. Escuchar la voz de Joan Baez es dejarse llevar a ese universo que, desde la lejanía de los sesenta, nos recuerda que estamos vivos. No hay nostalgia, tristeza o melancolía al escuchar su canto, sino esperanza y espíritu de lucha, aquella esperanza y aquel espíritu que pudieron cambiar el mundo y que hoy, renacidos, vuelven a tener la oportunidad de hacerlo. Sus canciones son himnos universales y su voz el grito de nuestras conciencias y la voz de los sin voz.

Su versión en euskera del Txoria Txori de Mikel Laboa cantada en directo en Bilbo tiene una fuerza arrolladora. Escuchar la voz de Joan Baez cantando este precioso canto a la libertad con el público haciéndole la segunda voz al final de la canción es algo que te pone la piel de gallina.

joan baez desafía a la policía derechos civilesHe querido dejar para el final una canción que ella compuso junto a Ennio Morricone para la banda sonora de la película Sacco y Vanzetti, que cuenta la historia de los dos anarquistas ejecutados en Estados Unidos en los años 20 acusados de crímenes que, como se demostró después, nunca cometieron. El juicio fue una farsa, el poder necesitaba escarmentar a los trabajadores, meterles el miedo en el cuerpo, para que cesaran sus huelgas y sus protestas defendiendo sus derechos. Nicola Sacco y Bartolomeo Vanzetti fueron las víctimas propiciatorias. Esa canción es un himno para ellos, para todos los que cayeron, y para todos los que, como Joan Baez, siguen luchando por un mundo más justo.

ETIQUETAS
RELATED POSTS
Carlos Olalla
Madrid

Por circunstancias de la vida me pasé más de veinticinco años dirigiendo empresas en la que, sin lugar a dudas, fue la etapa más aburrida y frustrante de mi vida. La verdad es que nunca me gustaron esos trabajos y lo pasé fatal. Cuando cumplí los 45 me encontré con que una reestructuración empresarial me ponía de patitas en la calle y sin un duro. Por si fuera poco, nadie me quería dar trabajo porque decían que ya era demasiado “viejo”. A mí siempre me había gustado el mundo del cine y, como estaba en el paro y tenía tiempo, empecé a estudiar interpretación. Me pasé tres años siendo el “abuelo” de todos mis jóvenes compañeros en una conocida escuela de teatro de Barcelona. Durante aquel tiempo recibí alguna propuesta de trabajo para reincorporarme al mundo de la empresa, pero no quise aceptarlas: el nuevo mundo que había descubierto me había atrapado por completo, así que decidí cambiar una maravilla de sueldo y una mierda de trabajo por una maravilla de trabajo y una mierda de sueldo. Puedo deciros que ha sido la mejor decisión que he tomado en mi vida: por primera vez soy libre, la palabra jefe ya no significa nada para mí, hago lo que verdaderamente me gusta y, lo mejor, trabajo con gente sensible y abierta que piensa y siente como yo. ¿Qué más se puede pedir?

Todas las entradas
Categorías
Clandestino en Facebook
Facebook By Weblizar Powered By Weblizar