Cine/Teatro General

Geoffrey Rush, o el valor de apostarlo todo por un sueño

16Tiene un rostro muy particular, una mirada inconfundible, ha ganado todos los premios más importantes del cine y del teatro del mundo, incluido el Oscar a mejor actor protagonista, pero si te cruzas en la calle con él, seguramente ni le reconocerías. Se llama Geoffrey Rush, es australiano, y es uno de los mejores actores contemporáneos. Le conoces, sin duda, le has visto haciendo de logopeda en “El discurso del rey”, del capitán Héctor Barbossa en la saga de “Piratas del Caribe”, de un maniático experto en arte en “La mejor oferta”, de alemán en “La ladrona de libros” o del genial pianista David Helfgott en “Shine”. Pero es tan camaleónico e imprime una personalidad tan fuerte a los personajes que interpreta, que difícilmente puedes asociar sus personajes con el Geoffrey Rush que habita tras todos ellos. Uno de los puntos más fuertes en los que se apoya para dar vida a sus personajes es la voz: capaz de utilizar 3cualquier acento y cualquier tono, su prodigiosa voz, haga lo que haga, siempre resulta verosímil. Posee un gran talento, es cierto, pero sobre todo lo que es Rush es un actor que prepara a fondo sus personajes. Para interpretar a David Helfgott, el inolvidable pianista gravemente traumatizado por su padre, no solo se entrevistó varias veces con él para conocerle y poder meterse dentro de su piel, sino que investigó todo lo habido y por haber sobre los síntomas y las secuelas que sufría, y aprendió a tocar al piano como un virtuoso.

Junto a Mel Gibson en Esperando a GodotSupo que quería ser actor desde que era un niño. Actuaba en las funciones escolares del colegio hasta que, a los 20 años, debutó profesionalmente con la Queensland Theatre Company, donde interpretó diversos papeles del teatro clásico, una de sus pasiones, aunque alcanzó la fama gracias a su personaje de Snoopy en el musical “You´re a good man, Charlie Brown” A aquel éxito le siguió una sólida carrera teatral que intentó compaginar con el cine, donde debutó diez años después en la película “Hoodwink” en la En un infantilque apenas tenía un par de frases. Por aquel entonces estaba sin un duro y compartía piso con un antiguo compañero de escuela que, años más tarde, llegaría a ser una estrella de Hollywood: Mel Gibson. Aquí les tienes compartiendo escena en “Esperando a Godot” Su primer protagonista cinematográfico todavía tardaría casi siete años en llegar. Sobrevivió compaginando el cine con el teatro hasta que, en 1992, cumplidos ya los cuarenta tuvo una profunda crisis existencial que le llevó a una grave depresión. Se le hundió el mundo, su mundo, ese mundo que tanto amaba y por el que tanto había luchado. ¿Valía la pena tanto esfuerzo durante los veinte mejores años de su vida para haber llegado solo a eso?, ¿De qué iba a vivir la hija que acababa de tener?, ¿Era necesario pasar las penurias económicas que sufría por intentar seguir sus sueños?

22Pero Rush decidió no renunciar a sus sueños, no renunciar a sí mismo, y abandonó su Australia natal para ir a estudiar la técnica Leqoc en París. De vuelta a Australia se centró por completo en el teatro. Y fue precisamente uno de los papeles que hizo allí lo que hizo que Scott Hicks se fijara en él para protagonizar la película “Shine”. En ella tenía que dar vida a un genio musical, el pianista David Helfgott, todo un reto interpretativo pues no solo 10se trata de un personaje real y vivo, sino que tiene graves secuelas psíquicas debido al maltrato sufrido. Rush se entusiasmó de tal modo con aquel reto que decidió apostarlo todo por él. Sentía que toda su carrera profesional en los escenarios no había sido más que una preparación para afrontar aquel personaje. Trabajó durante siete meses sin cobrar un duro para prepararse. Aprendió a tocar el piano con un virtuosismo que, en pantalla, te hace creer que es imposible que lo que oyes no lo esté tocando él. Y aquel papel fue, como él mismo había intuido, el papel de su vida, el papel que le abrió todas las puertas. Nominado para el Oscar a la mejor interpretación masculina, a pesar de saber que nunca un actor australiano había ganado un Oscar y que la competencia era muy fuerte, pidió un crédito para poder pagar el billete de avión a Los Ángeles para asistir a la ceremonia. Y, contra todo pronóstico, lo ganó.

13Su éxito no fue flor de un día, sino que hizo que se lo disputaran, y se lo disputen, los productores más importantes de Hollywood y de todo el mundo. Desde entonces ha encarnado todo tipo de personajes buscando siempre que representasen un reto para él. Nunca ha querido encasillarse porque para él la actuación es un juego de riesgo continuo, de explorar permanentemente tus límites, de arriesgarte a saltar sin red… Si le preguntas qué es lo que más le gusta de su profesión y de todo lo que ha hecho, humildemente te responderá que haber sido capaz de mantenerse a flote manteniendo intacto su entusiasmo por la actuación.

Ganador del Oscar y nominado varias veces más, ganador también de premios Bafta, de los Globos de Oro, de 7los Tony o del Emmy por su increíble interpretación de Peter Sellers en “Vida y muerte de Peter Sellers”, probablemente el papel que más le ha exigido en su carrera ya que, además de la caracterización del personaje, tuvo que emplear cerca de sesenta acentos y tonos de voz diferentes para dar vida a ese otro monstruo de la interpretación que fue Peter Sellers. Creando el personaje de Ldy BracknellGanador de todos los premios y, sin embargo, sigue siendo y pareciendo el humilde vecino de al lado que, cualquier noche, llama a tu puerta para pedirte por favor que le dejes un poco de leche porque no le ha dado tiempo de ir a comprarla. Rush es la fuerza de un sueño, la inquebrantable voluntad de vivirlo, el callado esfuerzo que se esconde tras lo que vemos en pantalla, las incontables horas de ensayo que hay tras cada uno de sus personajes, las mil y una noches sin dormir por la angustia de no poder pagar el alquiler o no tener para comer, el tormento de la duda, la sabiduría de la confianza, el permanente deambular por la cuerda floja de reto en reto y de riesgo en riesgo, la inmensa grandeza de la humildad, el amor a la vida y, por encima de todo, la enorme valentía de quien, venciendo a todas las dificultades y los miedos, decide llevar las riendas de su vida para no renunciar jamás a ser él mismo.

ETIQUETAS
RELATED POSTS
Carlos Olalla
Madrid

Por circunstancias de la vida me pasé más de veinticinco años dirigiendo empresas en la que, sin lugar a dudas, fue la etapa más aburrida y frustrante de mi vida. La verdad es que nunca me gustaron esos trabajos y lo pasé fatal. Cuando cumplí los 45 me encontré con que una reestructuración empresarial me ponía de patitas en la calle y sin un duro. Por si fuera poco, nadie me quería dar trabajo porque decían que ya era demasiado “viejo”. A mí siempre me había gustado el mundo del cine y, como estaba en el paro y tenía tiempo, empecé a estudiar interpretación. Me pasé tres años siendo el “abuelo” de todos mis jóvenes compañeros en una conocida escuela de teatro de Barcelona. Durante aquel tiempo recibí alguna propuesta de trabajo para reincorporarme al mundo de la empresa, pero no quise aceptarlas: el nuevo mundo que había descubierto me había atrapado por completo, así que decidí cambiar una maravilla de sueldo y una mierda de trabajo por una maravilla de trabajo y una mierda de sueldo. Puedo deciros que ha sido la mejor decisión que he tomado en mi vida: por primera vez soy libre, la palabra jefe ya no significa nada para mí, hago lo que verdaderamente me gusta y, lo mejor, trabajo con gente sensible y abierta que piensa y siente como yo. ¿Qué más se puede pedir?

Todas las entradas
Categorías
Clandestino en Facebook
Facebook By Weblizar Powered By Weblizar