General Otros temas

Porque la paz es irreversible: primer encuentro de víctimas de ETA y del GAL en Madrid

6Anteayer, viernes 11 de abril, se celebró el primer encuentro de víctimas de ETA y víctimas del GAL que se ha hecho en Madrid. Se hizo en la parroquia de San Carlos Borromeo (Entrevías). Intervinieron Rosa Rodero, viuda de Joseba Goikoetxea, ertzaina asesinado por ETA en 1993 que, en el funeral del 20 aniversario, invitó a que viniesen exdirigentes de ETA y víctimas del GAL y de la dictadura franquista, con los que se fundió en un abrazo público; Axun Lasa, torturada por la Guardia Civil y hermana de Joxean Lasa, secuestrado, torturado, asesinado y enterrado en cal viva por guardias civiles en el que fue el primer acto terrorista reivindicado por el GAL; y Josean-Magila Fernández Hernando, expreso de ETA que ha pasado 22 años en la cárcel.

Tras una breve presentación de cada uno, han tomado la palabra para contar su historia y explicar cuáles son los motivos que les han llevado a tomar parte de este acto. Ha sido impresionante escuchar sus testimonios de primera mano, oírles hablar de cómo sintieron el dolor, de cómo cambiaron sus vidas, de cómo la ira, el odio y el rencor pudieron ser finalmente vencidos al ponerse en la piel del otro, al intentar entender el dolor del otro, porque el dolor es el denominador común a todas las historias. Y es precisamente el 7reconocimiento de este dolor lo que les ha permitido mirar a los demás más allá de desconfianzas, miedos o ideologías, verles como personas que sufren igual que ellos. Escuchar las palabras de Rosa y de Axun explicando cómo la compasión derribó todos sus muros y acabó con todos su miedos es algo que te pone la piel de gallina, que te hace recuperar la esperanza en el ser humano, como lo es también escuchar el testimonio de Josean que, tras haber optado por la violencia para defender sus ideales y haber pagado por ello pasando casi la mitad de su vida en prisión, entiende que la única forma de avanzar de verdad hoy hacia la paz es la no violencia. No se arrepiente de las acciones que él personalmente y su comando cometieron, ni de las que cometió ETA durante los años en los que él militó en ella, ya que se siente responsable de todo ello, pero reconoce el dolor causado, y es capaz de ponerse en la piel del otro. Todos los participantes coincidieron en que lo importante no es tanto el perdón, que eso es algo individual, sino sentir que tu dolor es reconocido por los demás,  saber que tu sufrimiento no queda en el olvido y que, sobre él, se puede construir una nueva realidad.

Introduciendo el acto el grupo de teatro Dignitas escenificó su obra “El perdón”, en la que, a través de tres monólogos basados en hechos reales 2de un padre palestino al que asesinaron a su hijo, una mujer tutsi y otra mejicana que fueron violadas y torturadas, junto a un excelente trabajo de expresión corporal y de teatro de máscaras, han transmitido la angustia del dolor y el necesario paso adelante que nos empuja a dar la compasión, el ponerse en la piel del otro, para avanzar hacia la reconciliación. El ambiente en la parroquia de San Carlos Borromeo era de gran expectación. La iglesia estaba a rebosar, a pesar de que la convocatoria del encuentro se había hecho solo de boca en boca para evitar que grupos extremistas pudiesen intentar reventar el acto. La presencia de medios también fue muy importante, como lo ha sido su repercusión mediática, uno de los objetivos del encuentro, ya que este acto ha sido portada del diario El País y ha abierto los informativos de Cuatro TV. El tratamiento dado a la noticia ha sido muy respetuoso, objetivo, veraz y completo.

A lo largo del encuentro se han producido momentos de gran intensidad como cuando Axun manifestaba su agradecimiento a los allí presentes por haberle mostrado que también en Madrid hay personas que la respetan, entienden y apoyan, o como cuando Rosa, desde lo más profundo del corazón, ha pedido que el gobierno acerque a los presos y presas vascos a prisiones cercanas a sus casas acabando de una vez por todas con la política de dispersión que lleva a cabo desde hace años y que no es más que una venganza que incumple la ley penitenciaria y que, además de a los presoa, castiga a sus familiares, a los que obliga a recorrer cientos de kilómetros para poder ir a visitarles. Pero sin duda el momento más impresionante de la noche ha sido cuando, respondiendo a la pregunta que le habían 1hecho sobre lo que pensaba del asesinato del Almirante Carrero Blanco, Josean ha dicho que la muerte del delfín de Franco fue motivo de alegría para una gran parte de la población y que incluso se compusieron canciones para celebrarlo, pero que no había que olvidar que, por encima de todo, Carrero Blanco también era una persona. Ante esta alusión tomó la palabra, entre lágrimas, Lucía, nieta de Carrero Blanco presente en la sala, para, por primera vez en 42 años, según manifestó, hablar abiertamente del tema denunciando que durante toda su vida se ha sentido condicionada por las etiquetas que los demás le ponían por su origen familiar y que, sin necesidad de compartir todos los planteamientos que se habían hecho a lo largo del encuentro, se sentía muy emocionada y feliz de poder participar en un acto como este. Su madre, también presente en la sala, se levantó a abrazarla para, a continuación, fundirse en un abrazo con Rosa, con Axun y con Josean. Tod@s l@s presentes en la sala nos pusimos en pie para aplaudir ese histórico, improvisado y, sobre todo, sincero abrazo.

Este tipo de encuentros viene desarrollándose desde hace años en Euskal Herria. También se ha celebrado uno en Cataluña. Son muchas las personas que están trabajando para que la convivencia y la paz sean posibles. Una de las experiencias más significativas ha sido la de los encuentros de Glencree, pequeño pueblo irlandés donde, desde 2007, se han celebrado, a iniciativa del gobierno vasco, reuniones de víctimas de 5ETA con víctimas del GAL, tanto vascas como de fuera de Euskal Herria. Esos encuentros, coordinados por asesores expertos en resolución de conflictos, se celebraron en secreto durante cinco años para que ningún tipo de presión externa pudiese condicionar a los participantes. Axun participó en uno de ellos. Escucharle contar cómo pasó del miedo y la desconfianza de las primeras reuniones a unirse en un abrazo incondicional con las víctimas de lo que hasta entonces para ella era “el otro bando”, es algo que te llega a lo más hondo. El éxito de la iniciativa de Glencree queda patente en que fueron los propios participantes los que pidieron que los encuentros se diesen a conocer públicamente para que sirvieran de ejemplo de que la reconciliación, la convivencia y la paz son posibles. En 2012 se hicieron públicos y constituyen un referente para cualquier proceso de paz.

10Estamos viviendo una oportunidad histórica para la paz en Euskal Herria. El cese de la acción armada de ETA y la apuesta por la vía democrática y no violenta de la izquierda abertzale han propiciado esta oportunidad. Pero para que la paz sea una realidad deben darse pasos que no permiten la vuelta atrás, como el reconocimiento del dolor, la reparación a las víctimas, el esclarecimiento de la verdad y la justicia. El gobierno del Estado, enrocado en una dinámica de no querer ver, de negar y de intentar boicotear este proceso con todos los medios a su alcance, debe modificar radicalmente su política y apoyar decididamente este proceso, como le recomiendan todos los observadores internacionales especializados en resolución de conflictos que están siguiendo el tema vasco, como la Fundación Nelson Mandela, el Arzobispo Desmond Tutu, el ex secretario de Naciones Unidas Kofi Annan, Frederik Willem de Klerk, ex presidente de Sudáfrica, Raymond Kendal, ex secretario general de Interpol, Mary Robinson, ex presidenta de Irlanda, y tantos y tantos otros. Y el gobierno debe hacerlo paso a paso, renunciando a las medidas de excepción que aplicaba cuando ETA no había renunciado a la lucha armada, y debe hacerlo acabando en primer lugar con la política de dispersión de presos vascos y adaptando el marco legal y jurídico a las nuevas circunstancias que estamos viviendo.

Alcanzar la paz es un proceso político, sin duda, pero también, y por encima de todo, es un tema de derechos humanos. El encuentro de víctimas de la parroquia de San Carlos Borromeo se enmarca precisamente ahí, en el tema de derechos humanos. Dentro de los pasos que se están dando en Euskal Herria para alcanzar una paz sin vencedores ni vencidos, la única paz verdadera, están estos encuentros de víctimas, 4ninguneados sistemáticamente por los medios de comunicación de ámbito estatal, que han demostrado que la reconciliación es posible, que ponerse en la piel del otro es posible, que superar el odio es posible, que construir, juntos, una nueva Euskal Herria donde se pueda vivir en paz y en libertad es posible. Y ello ha propiciado que en Euskal Herria se viva este proceso de paz como lo que es, una oportunidad histórica que no debemos desaprovechar, que nadie debe desaprovechar. Por eso la inmensa mayoría de los ciudadanos y ciudadanas vascos está a favor de apoyar el proceso de paz. Por desgracia no es esa la situación que vivimos en el resto del Estado, donde oír hablar del tema vasco, de los presos vascos y de la tan ansiada paz, provoca indiferencia, cuando no ira y odio. El desconocimiento de la realidad de Euskal Herria, la manipulación informativa a la que la ciudadanía del resto del Estado ha estado y sigue estando sometida, hacen que el sentimiento generalizado fuera de Euskal Herria sea, en el mejor de los casos, el de ignorar la realidad que se está viviendo. Todas las personas que consideran que no hay nada que hablar, ni mucho menos negociar, con ETA, y que lo único que debe hacer ETA es entregar las armas y disolverse, como proclama el inamovible mensaje del ejecutivo de Rajoy, deberían tener la oportunidad de asistir a estos encuentros para entender que la verdadera paz nunca se construirá sobre vencedores y vencidos o aniquilando al enemigo, sino a través de la compasión, de ponerse en la piel del otro, tendiendo puentes que permitan construir la convivencia de todos y todas en paz y en libertad.

9Por eso es importante acercar esta realidad a Madrid. Y hacerlo desde la perspectiva de los derechos humanos. Y lo es tanto para los ciudadanos y ciudadanas del resto del Estado, que entenderán la realidad de lo que se está viviendo en Euskal Herria, como para los ciudadanos y ciudadanas vascos, que verán que su apuesta inequívoca por la paz no solo no es ignorada, sino que es entendida, respetada y apoyada fuera de Euskal Herria. Es imprescindible que todos y todas vean con sus propios ojos que hoy la paz y la reconciliación en Euskal Herria son al fin posibles, que los ciudadanos y ciudadanas vascos están tendiendo puentes entre ellos, están hablando y entendiéndose entre ellos, están construyendo una nueva Euskal Herria donde sus hijos puedan vivir en paz y en libertad. Si las víctimas directas de la violencia sufrida por todos y todas durante tantos años son capaces de abrazarse entre ellas, ¿no vamos los demás a poder hacer lo mismo y apoyar decididamente este proceso de paz? La pregunta no es ¿Qué hicieron unos y otros?, sino ¿Qué puedo hacer yo para que la paz y la reconciliación sean al fin una realidad?

Una anécdota del encuentro clarifica, sin lugar a dudas, la realidad de reconciliación y construcción de la paz que se está viviendo en Euskal Herria. 3En los primeros contactos para organizar el encuentro en Madrid Josean-Magila sugirió que participase también un guardia civil. Le contestamos que sería ideal pero que no conocíamos personalmente a ninguno que apostase por la reconciliación y el diálogo. Él nos dijo que sí, que él conocía a uno, y que se lo podía plantear. Finalmente ese guardia civil no ha podido venir al encuentro, pero que sea un exmiembro de ETA que ha pasado más de 20 años en la cárcel quien sugiera que debería participar y que él mismo se ofrezca a invitarle a hacerlo es la mejor muestra de cómo se está entendiendo y viviendo 11esta realidad en Euskal Herria.

El camino hacia la paz es como un parto, es largo y difícil, un camino lleno de dolor, de generosidad y de sacrificio, pero es un camino que nos lleva a la esperanza de que ese otro mundo no solo es posible, sino que está ya aquí, esperando a que, entre todos y todas, le ayudemos a nacer…

Aquí tienes el vídeo de este histórico encuentro en el que tres personas fueron capaces de hacernos soñar a tod@s… y saber que no soñábamos

ETIQUETAS
RELATED POSTS
Carlos Olalla
Madrid

Por circunstancias de la vida me pasé más de veinticinco años dirigiendo empresas en la que, sin lugar a dudas, fue la etapa más aburrida y frustrante de mi vida. La verdad es que nunca me gustaron esos trabajos y lo pasé fatal. Cuando cumplí los 45 me encontré con que una reestructuración empresarial me ponía de patitas en la calle y sin un duro. Por si fuera poco, nadie me quería dar trabajo porque decían que ya era demasiado “viejo”. A mí siempre me había gustado el mundo del cine y, como estaba en el paro y tenía tiempo, empecé a estudiar interpretación. Me pasé tres años siendo el “abuelo” de todos mis jóvenes compañeros en una conocida escuela de teatro de Barcelona. Durante aquel tiempo recibí alguna propuesta de trabajo para reincorporarme al mundo de la empresa, pero no quise aceptarlas: el nuevo mundo que había descubierto me había atrapado por completo, así que decidí cambiar una maravilla de sueldo y una mierda de trabajo por una maravilla de trabajo y una mierda de sueldo. Puedo deciros que ha sido la mejor decisión que he tomado en mi vida: por primera vez soy libre, la palabra jefe ya no significa nada para mí, hago lo que verdaderamente me gusta y, lo mejor, trabajo con gente sensible y abierta que piensa y siente como yo. ¿Qué más se puede pedir?

Todas las entradas
Categorías
Clandestino en Facebook
Facebook By Weblizar Powered By Weblizar