Cine/Teatro General

Porque el teatro también es un arma cargada de futuro…

4-8-13 Retiro y comida¿Qué puede hacer el teatro frente a la barbarie?, ¿Qué podemos hacer los actores frente a la criminalización de la cultura que estamos sufriendo?, ¿Qué podemos hacer para defender los derechos de una sociedad que está siendo sistemática e implacablemente atacada? Son muchas las acciones que los actores y las actrices podemos emprender: actos públicos de denuncia, festivales reivindicativos, funciones de teatro para desempleados, manifestaciones… y ayudar a que la gente, el pueblo, pueda hacer oír su voz. Hoy voy a hablar de una iniciativa que busca eso, ayudar a que los sin voz sean escuchados, y que lo sean a través del teatro. Es la experiencia del taller solidario de teatro que, desde hace ya casi un año, un grupo de profesionales estamos llevando a cabo en la parroquia de San Carlos Borromeo, en acto contra los cies cuenta cuentos 15 junio 2013 (2)Entrevías (Vallecas), Madrid. Está dirigido a personas vinculadas de un modo u otro con esta parroquia que se ha caracterizado por ser un referente en la denuncia y la lucha contra las injusticias y la falta de libertades. Desde hace casi cuarenta años están en todas las batallas: madres contra la droga, ayuda a inmigrantes, a presos, a toxicómanos, al poblado gitano de El gallinero… Si algo ha caracterizado el espíritu de lucha de la gente de San Carlos ha sido su inquebrantable esperanza de que las cosas se deben y se pueden cambiar y su incansable esfuerzo por conseguirlo. Por ello el objetivo de este taller es ayudarles a que puedan escribir sus propias historias y a que las representen en colegios, en centros culturales y en prisiones llevando ese espíritu de lucha y esa esperanza a otros colectivos que lo necesitan. El nombre que, asambleariamente, escogió este grupo para presentarse en público es UBUNTU, la palabra africana que define a la filosofía de Nelson Mandela que dice que solo somos en tanto nos damos a los demás, que solo existimos en lo que damos a los demás. Cada día, al acabar el taller, nos abrazamos todos para unirnos diciendo el lema de nuestro taller: “Todo cuanto retuve lo perdí, solo me queda lo que di. SOMOS UBUNTU”

Fue en Abril del año pasado cuando surgió la idea de crear un taller para la gente de la parroquia. El dramaturgo Paco Romeu Ejercicio adaptaciónestaba escribiendo una obra sobre lo que pasó en esta parroquia cuando, en 2007, el cardenal Rouco Varela quiso cerrarla y la reacción de los parroquianos y la gente del barrio lo impidió. Una visita a la parroquia con Paco hizo que surgiera la idea de montar el taller. Se diseñó una estructura a medida de las disponibilidades que había: el taller sería totalmente gratuito, ocuparía dos horas semanales (los domingos de diez y media a doce y media), sería impartido por un grupo de profesionales sensibilizados con el teatro social, se impartiría en el local de la misma parroquia y sería abierto para todo el que quisiese participar. Solo se pedía una condición: compromiso de asistencia y de puntualidad. La estructura del taller es como la de un paraguas con cinco varillas, que son las diferentes áreas de formación: voz, expresión corporal, escenas, creación de personajes y dramaturgia. La respuesta de la gente del barrio y afín a la parroquia fue espectacular. En seguida se apuntaron una veintena de personas de procedencias e historias de lo más heterogéneo: en el grupo hay ex presos, ex toxicómanos, inmigrantes, madres contra la droga, jubilados, asistentes sociales, abogados, psicólogos, etc… El espíritu del grupo es realmente excepcional con una capacidad de entrega y de disfrute a toda prueba.

La metodología de trabajo es eminentemente práctica y orientada a que todos y todas trabajen cada día. Eso que es fácil de conseguir en áreas como voz, creación de personajes o expresión corporal, ya que todos pueden 9-6-13 teatro SCB (3)participar a la vez, se complica un poco más cuando se trata de improvisar escenas o de escribirlas aunque, para solucionar esta dificultad lo que se plantea es que las improvisaciones de escenas que hacen dos o más integrantes del taller, hayan sido propuestas con la participación del resto del grupo.

Cuando uno se plantea dar un taller de estas características no sabe quiénes serán las personas que se apuntarán a él, qué objetivos o motivaciones tendrán, cuál será su relación con el teatro o su experiencia teatral, cómo funcionará el grupo, etc. y es muy fácil caer en el error de pensar que uno va allí a dar. Y digo error porque lo que en realidad pasa allí es que uno recibe muchísimo más de lo que da. La generosidad y el entusiasmo de todas las personas que participan en el taller es una inyección de moral y de esperanza que hace que salgas de allí con un subidón de adrenalina y, sobre todo, con la confianza en el ser humano totalmente recuperada.

Improvisando sobre uno de los cuencosLas características de las personas que integran el grupo vienen muy condicionadas a su afinidad con la forma de ver y de vivir la vida de la gente de esta parroquia. Son personas acostumbradas a tomar las decisiones en asamblea, a participar activamente en las reuniones defendiendo sus ideas, sin importar del color que sean (en el grupo conviven sin mayor problema personas de un amplísimo espectro ideológico, que va desde anarquistas hasta un falangista) Por eso la toma de decisiones del grupo se hace también en régimen asambleario. Es el grupo, todos y cada uno de los miembros del grupo, quienes toman las decisiones que afectan al funcionamiento del taller, desde aspectos puramente logísticos a decidir si se participa en performances en la calle o con qué propuesta se participa. Esto hace que la cohesión del grupo sea muy alta y que el grado de compromiso con el taller muy firme.

Durante estos meses se ha trabajado intensamente la base de las áreas más técnicas, como voz o expresión corporal y se ha 4-8-13 Retiro y comida (4)enfatizado la improvisación de escenas con el doble objetivo de que descubran todo el enorme potencial que llevan dentro y, al mismo tiempo, venzan la posible inhibición a mostrarse en público que algunos o algunas pudieran tener. Por eso en verano llevamos el taller al parque del Retiro, donde trabajamos al aire libre y nos acostumbramos a hacerlo en público y no solo ante los demás miembros del grupo. Es una experiencia maravillosa ver cómo arriesgan, cómo buscan sus límites, cómo juegan sin miedo a equivocarse, cómo se divierten haciéndolo y cómo se ayudan entre ellos. Pero lo más impresionante es ver cómo trabajan desde la verdad, desde su verdad. El denominador común a todos los participantes del taller es que han conocido lo que es el sufrimiento y el dolor en primera persona, bien por haberlo padecido personalmente o por haber ayudado directamente a otros y a otras a superarlo. En los talleres de teatro para actores si pides que hagan una improvisación, no es difícil ver que se pueden pasar media hora preguntando cosas como antecedente, objetivo, etc. etc. etc… Aquí no pasa eso. Aquí propones cualquier improvisación y se lanzan de cabeza a la piscina sin importarles cuánta agua hay. Son valientes, muy valientes, porque son libres, maravillosamente libres.

Preparando uno de los cuencosLa metodología que empleamos para ayudarles a escribir sus propios textos es la que Paloma Pedrero utiliza en sus talleres con las personas sin hogar: el cuenco, que consiste en imaginarnos un cuenco vacío donde iremos poniendo todos los ingredientes necesarios para “cocinar” la obra o la escena que queremos escribir: desde el tema sobre el que queremos hablar, los personajes a través de los que lo haremos (con una descripción exhaustiva a nivel físico, psicológico y social), las relaciones entre ellos, sus antecedentes inmediatos, los objetivos de cada uno, los obstáculos para conseguirlos, el espacio y el tiempo en el que se desarrollará la acción, cuál será el motor que la inicie, etc… Con toda esta información el responsable de cada cuenco hace una puesta en común con el grupo en la que se aclaran dudas y aparecen muchas cosas en las que no se había pensado antes. A partir de ahí ese o esa responsable actúa como director de su cuenco y elige entre los participantes del taller a los que improvisarán sobre el cuenco que ha planteado. Durante la improvisación va tomando notas de lo que le gusta, de lo que no, de lo que añadiría o quitaría… Es en esta parte tan creativa del proceso donde aparecen cosas más sorprendentes y maravillosas. Al acabar la improvisación se hace una puesta en común con el grupo en la que se 4-8-13 Retiro 1comenta constructivamente lo que se ha visto y el/la responsable del cuenco pasa las notas definitivas de esa improvisación a los que han participado en ella. Y de nuevo vuelve a repetirse la improvisación con esas notas ya incorporadas. Este proceso se repite varias veces de forma que, tras cinco o seis “pases” el texto está prácticamente escrito. Esta metodología es la que nos permitirá que los participantes en el taller escriban sus propias historias y las representen en el escenario.

Paralelamente a lo que es el taller en sí intentamos complementar la formación de los participantes acudiendo a funciones teatrales de diferentes formatos para que vean las diferencias en la forma de trabajar de una obra coral, un monólogo, un musical, comedia, drama, verso, etc. La respuesta por parte de los teatros y los actores y actrices a las que les decimos que queremos ir a ver es excepcional: todos, sin excepción, nos ofrecen descuentos considerables en los precios de las entradas y se ofrecen a hacer un coloquio con los participantes del taller al acabar la representación.
En cuanto Paco Romeu acabó la obra que escribía sobre la amenaza de cierre de San Carlos Borromeo en 2007 (“Los panes”), nos hizo el regalo de pedirnos que fuésemos los participantes en el taller quienes la estrenásemos y que lo hiciésemos en la propia parroquia. Todo un honor y un privilegio. Llevamos varios meses trabajando en ello. Hemos alargado mucho lo que es el trabajo de mesa para aprovechar el texto como vehículo para tratar de lo que es el teatro, su historia, las diferentes etapas por las que ha pasado, los diferentes tipos de teatro que hay, etc. Y, no podía ser de otra manera, el análisis del texto y de los acto contra los cies 15 junio 2013 (2)personajes se ha hecho a nivel asambleario, lo que ha sido enormemente enriquecedor para todos y para todas porque muchos de los personajes eran fácilmente identificables con personas reales que están o han estado vinculadas a la parroquia.

En este momento ya estamos empezando a poner la obra en pie y, en paralelo, con los participantes que no van a participar en este montaje (no hay papeles para los 25 participantes del taller), estamos trabajando los “cuencos” que escribirán y representarán en lo que será la segunda parte de las representaciones que UBUNTU hará antes del verano en colegios, centros culturales y prisiones. Y, también en paralelo, el grupo ya ha hecho sus primeras performances públicas, como la cuerda de presos que hicimos para protestar por la situación de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIEs), y que repetiremos el 9 de marzo en el paseo de Recoletos en el acto en defensa de la cultura convocado por la Plataforma en defensa de la cultura.

Iniciativas como la de este taller son un grito de esperanza, una demostración de que todos podemos hacer algo para luchar con el trabajo de textocontra la barbarie que nos están obligando a vivir, contra esta estafa que llaman crisis y que nos convierte en adocenados esclavos de bancos y banqueros. Todos podemos, y debemos, hacer algo: cada uno en su trabajo, con lo que tiene a su alcance, con sus manos, con sus sueños. Y los actores y actrices también podemos porque el teatro, como la poesía, también es un arma cargada de futuro, un arma capaz de llevar esperanza a los desesperados, ilusión a los ninguneados, sueños a los que les han quitado todo, alimento a los que les han robado todo menos el hambre, y coraje a los que, cada día, están en la lucha para que tú y yo podamos tener los derechos que nos están robando. El teatro no puede callar cuando están asesinando a la cultura, cuando están robando nuestros derechos. Los médicos pueden salvar vidas, los Ejercicio de relajaciónarquitectos construir casas… nosotros, los cómicos, no salvamos vidas ni construimos casas, pero tenemos algo muy importante que ofrecer: hacer preguntas y ayudar a que se escuche la voz de los sin voz. Actor, actriz, tú que lees esto, únete a esta lucha, crea tu propio taller solidario en tu barrio, con tu gente, con los que te necesitan… Hazlo a tu manera, como mejor sepas y mejor se adapte a las personas a las que lo dirijas. Si quieres conocer nuestra experiencia no dejes de venir cualquier domingo. estamos en la parroquia de San Carlos de diez y media a doce y media. Las puertas están abiertas, siempre abiertas.Puede que la troika, el gobierno y los banqueros nos quiten el dinero, la casa y el trabajo, pero jamás debemos permitir que nos roben nuestros sueños y, mucho menos, nuestra dignidad.

ETIQUETAS
RELATED POSTS
Carlos Olalla
Madrid

Por circunstancias de la vida me pasé más de veinticinco años dirigiendo empresas en la que, sin lugar a dudas, fue la etapa más aburrida y frustrante de mi vida. La verdad es que nunca me gustaron esos trabajos y lo pasé fatal. Cuando cumplí los 45 me encontré con que una reestructuración empresarial me ponía de patitas en la calle y sin un duro. Por si fuera poco, nadie me quería dar trabajo porque decían que ya era demasiado “viejo”. A mí siempre me había gustado el mundo del cine y, como estaba en el paro y tenía tiempo, empecé a estudiar interpretación. Me pasé tres años siendo el “abuelo” de todos mis jóvenes compañeros en una conocida escuela de teatro de Barcelona. Durante aquel tiempo recibí alguna propuesta de trabajo para reincorporarme al mundo de la empresa, pero no quise aceptarlas: el nuevo mundo que había descubierto me había atrapado por completo, así que decidí cambiar una maravilla de sueldo y una mierda de trabajo por una maravilla de trabajo y una mierda de sueldo. Puedo deciros que ha sido la mejor decisión que he tomado en mi vida: por primera vez soy libre, la palabra jefe ya no significa nada para mí, hago lo que verdaderamente me gusta y, lo mejor, trabajo con gente sensible y abierta que piensa y siente como yo. ¿Qué más se puede pedir?

Todas las entradas
Categorías
Clandestino en Facebook
Facebook By Weblizar Powered By Weblizar