lasa-eta-zabala-filma_foto610x342El 15 de octubre de 1983 dos chavales, Joxean Lasa y Joxi Zabala, fueron secuestrados en Francia por guardias civiles españoles de paisano. Les llevaron a Donosti donde, bajo las órdenes del entonces comandante de la guardia civil Enrique Rodríguez Galindo y con la colaboración activa del gobernador Julen Elgorriaga, les torturaron brutalmente durante varios días. Sus cuerpos quedaron tan destrozados que Rodríguez Galindo ordenó que les matasen e hiciesen desaparecer sus cuerpos. Los llevaron en coche a Bussot, Alicante, donde, en un descampado, les pegaron tres tiros en la cabeza y los enterraron en cal viva para que sus restos desapareciesen. Dos años después, un cazador encontró por casualidad aquellos restos. El forense que lasazabala60mindilema_foto610x342los estudió, alarmado por las huellas de la brutalidad que habían recibido aquellos cuerpos, decidió guardarlos en una cámara en lugar de enterrarlos. Casi diez años después pudieron identificarlos. Eran los de Joxean Lasa y Joxi Zabala. Estaban acusados de pertenecer a ETA. Nunca les juzgaron. Nunca se demostró. Lo que sí se juzgó, en 1999, fue la actuación criminal de Rodríguez Galindo, Elgorriaga y los guardias civiles que les torturaron y asesinaron. Todos fueron condenados. Algunos a penas superiores a 70 años. Hoy, todos están en la calle. Rodríguez Galindo solo estuvo cuatro años en la cárcel. El caso de Lasa y Zabala fue el primer caso de los GAL, la guerra sucia del Estado español contra ETA y el independentismo vasco. Ayer acabamos de rodar en Donosti el último plano de la película LASA Y ZABALA, que cuenta esta historia relatando los hechos probados en la sentencia de la Audiencia Nacional que condenó a Rodríguez Galindo y los demás autores de esta barbarie que fue el terrorismo de Estado.

Por otro caso, el del secuestro de Segundo Marey a manos de los GAL, fueron condenados el ministro del Interior del gobierno 30311joseharo (3)socialista de Felipe González, José Barrionuevo y el secretario de Estado Rafael Vera. Poco después fueron indultados. A día de hoy, el caso de LASA Y ZABALA es una excepción ya que es uno de los pocos casos, junto al de Marey, que han sido juzgados, a pesar de que los GAL asesinaran entre 1983 y 1987 a un total de 27 personas. Los sucesivos gobiernos, tanto del PSOE como del PP, han obstaculizado todo lo que han podido la acción de la justicia, negándose a desclasificar documentos del CESID reclamados por los jueces amparándose en que su desclasificación podría poner en peligro la seguridad nacional. También a día de hoy ninguna víctima de los GAL es considerada como víctima de terrorismo. Un año después de la desaparición de Lasa y Zabala todos los que participaron en su secuestro, torturas y asesinato fueron condecorados y el propio Rodríguez Galindo fue ascendido posteriormente hasta llegar a ser General.

Participar en la película dirigida por el donostiarra Pablo Malo, y que cuenta con un reparto excepcional con actores como Unax 30066joseharo (3)Ugalde, Francesc Orella, Ricard Sales, Oriol Vila, Javi Mora, Aitor Mazo y Josean Bengoechea entre otros, ha sido una de las experiencias más impresionantes que he tenido en mi vida. No solo por el tema que aborda la película, uno de los más crueles de la historia de este país, sino por el impresionante compromiso con el proyecto que he sentido durante los días de rodaje por parte de tod@s. Al rodarse, en su mayoría, en las localizaciones donde ocurrieron los hechos y, sobre todo, al haberse involucrado personalmente con la película algunos de los familiares de Lasa y Zabala, tod@s los que participábamos en este rodaje sabíamos que estábamos haciendo algo importante y absolutamente necesario.

Dificultades para sacar adelante un proyecto como este las ha habido todas y más, pero la firme determinación de su productor, 30324joseharo (3)Joxe Portela, ha hecho posible que hoy, cuando Euskal Herria está frente a una oportunidad histórica de alcanzar definitivamente la paz y la reconciliación, se haga esta película tan necesaria para no cerrar las heridas en falso. Desde hace años en Euskal Herria se están produciendo encuentros de víctimas de ETA con víctimas del GAL demostrando que, más allá del dolor, la reconciliación es posible. Axun, hermana de Lasa con la que tuve oportunidad hablar durante el rodaje, ha participado personalmente en encuentros de este tipo y lo seguirá haciendo, tanto en Euskal Herria como en el resto del Estado, porque considera que hoy es imprescindible que tod@s nos tendamos la mano desde el dolor que hayamos podido sufrir para construir una nueva sociedad donde la violencia, venga de donde venga, no tenga cabida, y donde palabras como derechos humanos, justicia, reconciliación y paz alcancen todo su significado.

Trabajar a las órdenes de un director como Pablo Malo (Goya en 2004 por Frío sol de invierno), es una experiencia maravillosa lasazabala (3)porque, además de transmitir un ambiente relajado al rodaje, teniendo como tiene todo tan claro en la cabeza, prefiere no imponer su criterio a la hora de rodar las escenas más “difíciles” o de acción, sino que prefiere escuchar lo que proponen los actores y, sobre todo, ver cómo lo hacen antes de tomar su decisión. El guion está basado en los hechos probados en el juicio y trata de ser lo más fiel posible a todo lo que sucedió. Por eso, por ejemplo, los diálogos del juicio, están sacados de las propias actas del juicio. La responsabilidad que, como actores, asumimos al interpretar papeles que pueden ser tan polémicos como estos y de personas que están hoy vivas, es muy grande. Por eso el compromiso de tod@s l@s que hemos intervenido en LASA y ZABALA ha sido realmente muy importante.

El equipo técnico es de los mejores que he encontrado en mi carrera, con una química y una compenetración entre ell@s como pocas veces puede verse.La película se presentará al comité del Festival de cine de San Sebastián. Con independencia de que sea admitida o no, su estreno se hará el 15 de octubre en Tolosa, coincidiendo con el 31 aniversario del secuestro, y llegará a las salas el 17 de octubre.

A veces, cuando te involucras en temas como el de esta película, tienes un estado de ánimo y una sensibilidad que hacen que seas muy receptivo a todo lo que ocurre a tu alrededor y eso hace que, en ocasiones, se produzcan situaciones llenas de magia y poesía. Este caso no podía ser una excepción. Desde una de las localizaciones del rodaje hice una foto de la bahía de la concha LASA-Y-ZABALAen Donosti y la colgué en Facebook con un comentario que decía: “En Donosti y rodando la película de Lasa y Zabala. ¿Qué más se puede pedir?” Recibió muchos “Me gusta” y varios comentarios. Entre ellos había uno de Esperanza, una mujer a la que no conocía personalmente pero era “amiga” del Facebook. Me decía que, si íbamos a rodar al cementerio de Tolosa, que es donde están enterrados los restos de Joxean Lasa y Joxi Zabala, quería pedirme un favor. Le contesté que esas escenas ya se había rodado pero que me dijera lo que quería pedirme. Y me hizo uno de los mejores regalos que he recibido nunca: me contó su historia. Vivía en Barcelona y hace ya casi treinta años conoció a Juankar, un chico de Tolosa. Por aquel entonces ella tenía pareja en Barcelona, pero no pudo evitar enamorarse con toda la locura de Juankar. A él le pasó lo mismo. La juventud, o quizá la falta de experiencia, frenaron a Esperanza, que no se atrevió a seguir el impulso de dejarlo todo e irse a vivir con Juankar. Pasaron los años. Ella siguió viviendo en Barcelona y tuvo una hija de su pareja. Él siguió viviendo en Tolosa, excepto una temporada en la que estuvo en Madrid. Se veían una o dos veces al año. Tiempo después Esperanza rompió con su pareja y decidió ir a vivir con Juankar. Ya era tarde. A él le diagnosticaron leucemia. Aunque la amaba con todas sus fuerzas no quiso que viera su deterioro físico y su sufrimiento. Le pidió que le dejara. Ella no se lo pudo negar. Juankar murió poco después. Tenía 36 años. Fue la época en la que Joxean Lasa y Cementerio TolosaJoxi Zabala fueron enterrados en Tolosa. Lo que me pidió Esperanza es que le llevase unas flores. Le dije que sí y le pedí que eligiera el poema que quería que le leyera. La Elegía, de Miguel Hernández, fue el poema que escogió. Aprovechando un hueco en el rodaje cogí el tren hacia Tolosa. Al llegar me estaba esperando Gorka, el encargado de la floristería a la que Esperanza, por teléfono, le había encargado el ramo. Gorka adornó aquel ramo regalándole una cinta con las palabras “Para siempre”. Debía dirigirme al cementerio, donde me esperaba Víctor, su encargado (y que, según me contó, trabajó como figurante especial en una escena de la película), al que también había llamado Esperanza para que me esperase y me indicase dónde estaba la tumba. Para llegar hasta allí cogí un taxi. Le pedí al taxista, ya en la sesentena y con el pelo totalmente blanco, que me acompañase a dejar unos claveles rojos en la tumba de Joxean y Joxi, y que, por favor, me grabase en vídeo con mi móvil mientras depositaba las flores en la tumba de Juankar y le leía la Elegía. Lo hizo. Me preguntó por la historia. Se la conté. Los dos nos emocionamos mucho. Cuando me llevó de nuevo a la estación le pregunté cuánto le debía. Me miró, sonrió, y me dijo: “Yo también quiero contribuir a una historia de amor tan hermosa como esta. Déjame hacerlo con mi trabajo” Y se negó a cobrarme…

Pili Zabala y Axun LasaUna historia así donde el amor es capaz de hacer que varias personas que no se conocen se emocionen y sean capaces de crear, juntas, algo tan bello, solo puede suceder cuando se dan unas circunstancias muy especiales que lo propician. En este caso fue la determinación y la iniciativa de Esperanza la que, superando su dolor, nos puso a todos en marcha. Otro acto de amor será el que, superando también el dolor, lleven a Euskal Herria a vivir la reconciliación y la paz tan anhelada. Y serán personas como Axun Lasa, Pili Zabala y todas las víctimas, tanto de los GAL como de ETA, las que, mirándose a los ojos, se fundirán en un enorme abrazo. Para poder hacerlo, como me dijo Axun, lo importante es no negar el dolor, sino reconocerlo y tener el coraje y la valentía de superarlo para construir los cimientos de una sociedad nueva donde nunca más quepa la barbarie. Películas como LASA Y ZABALA son fundamentales para propiciar en la sociedad vasca, y en la del resto del Estado, un clima que permita que la paz y la reconciliación que ell@s están construyendo sean,al fin, una realidad para tod@s.

ETIQUETAS
RELATED POSTS
Carlos Olalla
Madrid

Por circunstancias de la vida me pasé más de veinticinco años dirigiendo empresas en la que, sin lugar a dudas, fue la etapa más aburrida y frustrante de mi vida. La verdad es que nunca me gustaron esos trabajos y lo pasé fatal. Cuando cumplí los 45 me encontré con que una reestructuración empresarial me ponía de patitas en la calle y sin un duro. Por si fuera poco, nadie me quería dar trabajo porque decían que ya era demasiado “viejo”. A mí siempre me había gustado el mundo del cine y, como estaba en el paro y tenía tiempo, empecé a estudiar interpretación. Me pasé tres años siendo el “abuelo” de todos mis jóvenes compañeros en una conocida escuela de teatro de Barcelona. Durante aquel tiempo recibí alguna propuesta de trabajo para reincorporarme al mundo de la empresa, pero no quise aceptarlas: el nuevo mundo que había descubierto me había atrapado por completo, así que decidí cambiar una maravilla de sueldo y una mierda de trabajo por una maravilla de trabajo y una mierda de sueldo. Puedo deciros que ha sido la mejor decisión que he tomado en mi vida: por primera vez soy libre, la palabra jefe ya no significa nada para mí, hago lo que verdaderamente me gusta y, lo mejor, trabajo con gente sensible y abierta que piensa y siente como yo. ¿Qué más se puede pedir?

Todas las entradas
Categorías
Clandestino en Facebook
Facebook By Weblizar Powered By Weblizar