General Otros temas

Pete Seeger, la balada de un jardinero de sueños…

1Fue perseguido, censurado, procesado, ninguneado, apedreado y atacado ferozmente por los salvapatrias de su país, los Estados Unidos. Allí fue miembro del Partido Comunista y, en 1943, en plena guerra mundial contra alemanes y japoneses, se casó con Toshi, una joven japonesa con la que compartió toda su vida. Siempre estuvo al lado de los pobres, de los nadies, de los que le necesitaban. Siempre cantó las canciones del pueblo, de todos los pueblos. Fueron muchos los que intentaron hacerle callar, pero él siguió cantando y más alto aún. Considerado, junto a Woody Guthrie, uno de los padres de la música folk, su legado ha impregnado a músicos como Dylan o Springsteen, y ha formado parte de la banda sonora de nuestras vidas. Incansable luchador por la no violencia, pacifista a ultranza pero combativo sin rendición, ecologista cuando pocos sabían lo que era el ecologismo, siempre estuvo más allá de la frontera, esa que nunca se atreven a cruzar los que no aman, los que no hacen de su vida un compromiso, un acto de generosidad, una entrega total y absolutamente desinteresada por hacer de este mundo algo mejor. Se llamaba Pete, Pete Seeger. Tenía 94 años. Ha muerto esta semana.

pete-seegerHijo de un maestro y de una violinista, su origen burgués le causó más de un problema ya que sus compatriotas conservadores no podían entender que alguien que lo podía tener “todo” renunciase a una vida de comodidad y tranquilidad para abrazar todas las causas perdidas, para hacer la revolución, para ir con su guitarra callando fascistas por todo el mundo. Era casi un niño cuando le regalaron un ukelele. Pronto aprendió a dominarlo y pronto también empuñó la guitarra y un instrumento que nadie reivindicó como él: el banjo. Empezó cantando canciones que pensó que el pueblo convertiría en himnos, pero no tardó en darse cuenta de que lo que tenía que hacer era cantar las canciones del pueblo y convertirlas en himnos. En los años cuarenta cantaba en universidades y en bares, apoyando las huelgas, en las calles… recogía el espíritu popular y lo traducía a canción. Por eso le impactó mucho conocer a miembros de las brigadas internacionales que habían venido a España a luchar contra Franco y el fascismo. Eran jóvenes idealistas dispuestos a dar su vida por defender la libertad y la justicia para todos. Muchos la dieron. Las canciones que aquellos jóvenes le enseñaron le llegaron muy dentro y las recogió en un disco que, en nuestro país, estuvo prohibido durante décadas.

5En unos años en los que el folk no era valorado, y mucho menos si era cantado en solitario, formó varios grupos (Almanac y posteriormente los Waivers), con los que llegó a colocar incluso varios temas entre los más vendidos de la época. Eran los albores de la eclosión del folk que años después vino de la mano de Bob Dylan, Joan Baez y tantos otros. Pero su proximidad a la gente de la calle, a los obreros, a los marginados, a los negros, a los sin techo, le convirtieron en un símbolo y eso era algo que el sistema no podía permitir.Con Bob Dylan Los cincuenta eran los años de la guerra fría. Todo lo que sonaba a izquierdoso era tildado de comunista y enemigo de la patria. El senador Mccarthy no dudó en procesarlo dentro de la caza de brujas que llevó a cabo entre los artistas. Llegaron a condenarle a una pena de cárcel que se salvó de cumplir por muy poco. Acusado de pertenecer al Partido Comunista, sus canciones fueron prohibidas y a él le prohibieron cantar en radios y televisiones. Cuando intentó organizar conciertos multitudinarios al aire libre junto a otros músicos (fue uno de los fundadores de los Festivales de Newport) se encontró con que eran apedreados al salir del escenario.

PeteSeeger3Tras diecisiete años de censura volvió a aparecer en radios y televisiones, comprobó que la gente no le había olvidado, que seguía cantando sus canciones. The waivers volvieron a reunirse de nuevo y a recuperar el lugar que les habían robado. Sin embargo, al enterarse de que sus compañeros de grupo habían intervenido en un anuncio de Lucky Strike, él decidió abandonar el grupo. No estaba dispuesto a venderse, y menos a hacerlo a una tabaquera. Los diecisiete años de censura, sin embargo, no le hicieron callar. Tenía prohibidas las radios y las televisiones, sí, pero no los colegios, y se dedicó a cantar para los niños durante aquellos años. Los niños eran su público favorito. La luz de sus miradas siempre iluminó su corazón. Fue en aquella época cuando escribió un manual para tocar el banjo que, sorprendentemente, se convirtió en un número uno de ventas.

Pete SeegerEcologista convencido, tras haber vivido unos años en el Village de Nueva York decidió irse a vivir al campo con su familia. Pero no lo hizo como muchos otros lo hicieron entonces, comprando una casa, sino que compró un terreno junto a un lago en el que, con sus manos, construyó su casa de madera. No tenía luz ni agua corriente. Nunca la tuvo. Su necesidad de vivir en comunión con la naturaleza era superior a cualquier comodidad que pudiera ofrecerle la vida “moderna”. Allí siguió viviendo hasta su muerte.

Fue allí cuando, convencido de que hay que pensar globalmente pero actuar localmente, tuvo una idea para limpiar el río Hudson, que estaba terriblemente sucio y contaminado. Su Pete_Seeger_and_Freedom_School_class_1964idea fue genial: construir un gran barco de vela que surcara el río arriba y debajo de forma que hiciera que la gente se acercase a la orilla a admirarlo. Una vez allí verían lo sucio que estaba el río y lo limpiarían. Pocos creían en aquella idea. Pero funcionó y en tres años el río estuvo limpio.

En 1962 fue finalmente declarado inocente de todos los cargos que le imputaron. Y para celebrarlo se fue con su mujer a recorrer el mundo para hacer un documental recogiendo la música popular de países de los cinco continentes. Para pagar los billetes y las estancias daban conciertos. Así estuvieron varios años.

Pete con ToshiComo tantos otros se opuso a la guerra del Vietnam y empuñó su guitarra para luchar por la paz. En aquellos años significarse contra aquella guerra granjeaba que muchos te tacharan de traidor y de antipatriota. Seeger no fue una excepción, y más aún cuando años después, acabada la guerra, fue invitado oficialmente a visitar Vietnam del Norte por el gobierno comunista. No dudó en visitar el país. A su regreso a los EEUU aquel gesto despertó verdaderos odios hacia él. Nunca olvidó la noche en que, acabado un concierto, se le acercó Con Bruceun hombre y le mostró una pistola: “Esta noche había venido a matarte. Todos mis amigos murieron en Vietnam. Pero al escucharte, al oír tus canciones me he dado cuenta de que no podría hacerlo porque tú tienes razón: jamás debimos ir a esa guerra”.

Seeger fue un hombre comprometido con todas las causas que consideraba justas y, lo más importante, jamás dejó de ser consecuente con su compromiso. Su forma de vivir, lo que decía, lo que cantaba… todo estaba en consonancia con sus más firmes creencias. Nunca le importaron los problemas que aquella actitud podía causarle: estar sin un duro, sufrir amenazas y ataques, ser procesado, censurado y perseguido por la justicia de su país, ser odiado por los más ultras, ser considerado antipatriota y antiamericano… Su conciencia y su amor por los demás le ayudaron a vencer todos sus miedos.

3A Seeger le gustaba cantar, pero sobre todo le gustaba cantar sus canciones con el público. Por eso siempre animaba a la gente que iba a sus conciertos a cantar con él. Lo hizo hasta pocos meses antes de su muerte cuando, con 94 años cumplidos, participó en su último concierto que, no podía ser de otra manera, era un concierto solidario para apoyar una causa ecologista. Apareció en el escenario con su banjo, miró al público, sonrió y dijo: “Bueno, ahora ya casi no tengo voz, pero creo que conoceréis esta canción, así que si vosotros land is your land, una de sus canciones más populares que el público, puesto en pie, cantó con más fuerza que nunca. Seeger, que había sido perseguido durante toda su vida por las autoridades de su país por sus ideas políticas, acabó recibiendo la medalla de pete_seegeroro del Congreso, la más alta condecoración estadounidense, de manos del Presidente Clinton. Seeger, aquel hombre humilde, alto, desgarbado, de figura quijotesca, cercano y sencillo, dedicó su vida a soñar y a hacernos soñar con un mundo nuevo, un mundo posible y necesario, y cuidó sus sueños, y los nuestros, con la paciencia, el amor y la perseverancia con la que un jardinero cuida su jardín. Eso es lo que fue: un jardinero de sueños. Te dejo con la versión que hizo con unos amigos de la canción que compuso en los sesenta contra la guerra del Vietnam (Bring them home, Traedlos a casa) y que volvió a reescribir para cantarla contra la invasión de Irak.

ETIQUETAS
RELATED POSTS
Carlos Olalla
Madrid

Por circunstancias de la vida me pasé más de veinticinco años dirigiendo empresas en la que, sin lugar a dudas, fue la etapa más aburrida y frustrante de mi vida. La verdad es que nunca me gustaron esos trabajos y lo pasé fatal. Cuando cumplí los 45 me encontré con que una reestructuración empresarial me ponía de patitas en la calle y sin un duro. Por si fuera poco, nadie me quería dar trabajo porque decían que ya era demasiado “viejo”. A mí siempre me había gustado el mundo del cine y, como estaba en el paro y tenía tiempo, empecé a estudiar interpretación. Me pasé tres años siendo el “abuelo” de todos mis jóvenes compañeros en una conocida escuela de teatro de Barcelona. Durante aquel tiempo recibí alguna propuesta de trabajo para reincorporarme al mundo de la empresa, pero no quise aceptarlas: el nuevo mundo que había descubierto me había atrapado por completo, así que decidí cambiar una maravilla de sueldo y una mierda de trabajo por una maravilla de trabajo y una mierda de sueldo. Puedo deciros que ha sido la mejor decisión que he tomado en mi vida: por primera vez soy libre, la palabra jefe ya no significa nada para mí, hago lo que verdaderamente me gusta y, lo mejor, trabajo con gente sensible y abierta que piensa y siente como yo. ¿Qué más se puede pedir?

Todas las entradas
Categorías
Clandestino en Facebook
Facebook By Weblizar Powered By Weblizar