Cine/Teatro General Otros temas

“El faro”, las bambalinas de una serie memorable

2Much@s de l@s que no estáis acostumbrd@s a lo que es la grabación de una serie de tv os preguntaréis qué hay detrás de lo que vemos en la pantalla, detrás de esos personajes que entran impunemente en nuestras casas para hacernos vivir sus historias. Cada serie es un mundo, no cabe duda, pero hay elementos comunes que hacen que su grabación sea una experiencia generalizable e inolvidable. Desde que surge la idea de la serie hasta que la vemos en pantalla son muchos los procesos que se deben seguir: plantear la idea, venderla, escribir lo que se conoce como “biblia” de la serie, hacer el casting, preparar la preproducción, etc. Y luego llega ya la parte de lo que es la grabación en sí de la serie, que serie_faro_4es lo que te voy a contar. Para hablar de todo ello voy a tomar como ejemplo la serie que actualmente estamos grabando en Galicia. Se llama El faro y es una producción hecha para la FORTA, las cadenas autonómicas. Es una serie diaria cuya primera temporada consta de 120 capítulos. Algunas cadenas la emiten a primera hora de la tarde, otras por la mañana, otras empezarán a emitirla en breve y otras más adelantado el 2014. Por eso no voy a desvelar aquí los intríngulis de la trama argumental. Me limitaré a decir, para ponerte en situación,
que se trata de una historia en torno a los avatares de una familia humilde que tiene toda su vida centrada en un restaurante, el Faro, que poseen en un polígono industrial que, de la foto1noche a la mañana, se ven acosados por una empresa inmobiliaria, Los Samanes, que ha comprado todos los terrenos del polígono y necesita los del Faro para poder recalificarlos y venderlos a un grupo inversor que quiere construir un gran centro comercial. Lucía, la protagonista de la serie, es la hija de los dueños del Faro. Es una chica de veintipocos que ha dedicado toda su vida a trabajar en el negocio de su familia, los Peña. Su sueño es el teatro, ser actriz. Ricardo es hijo de la familia propietaria de Los Samanes, los Muñoz, es arquitecto, muy independiente y no quiere trabajar en la empresa de su familia. Conocer a Lucía cambia su vida por completo. Es una historia de amor, de amor imposible, pero no es un Romeo y Julieta más ya que la historia de Lucía y Ricardo se verá salpicada de infinidad de circunstancias y giros que atraparán por completo la atención del espectador.

La serie surgió de la idea de una productora independiente que planteó qué es lo que tenían que hacer para que la FORTA apostase por abordar 26la producción propia de una serie de ficción. Los contenidos de las cadenas autonómicas son independientes y nunca habían logrado ponerse de acuerdo para producir una serie propia. Fueron el empeño y la constancia de esta productora las que lo consiguieron al plantearle a la FORTA que eran capaces de hacer una serie que les constaría lo mismo que cualquiera de las series europeas que estaban emitiendo. Por primera vez en su historia, trece cadenas autonómicas se pusieron de acuerdo para producir lo que, más tarde, ha sido El Faro. Conseguir producir una serie de calidad con esa limitación presupuestaria (el coste de cada capítulo es de 22.500 euros, una cifra muy inferior a la de cualquier otra serie de producción nacional o internacional) requería de un trabajo de preproducción muy intenso. La única manera de que los números cuadrasen era grabando 1016 horas diarias en plató, frente a las 8 o 10 que suelen emplear las demás series. Para conseguir esto se estableció un plan de trabajo dividiendo la jornada en dos equipos, uno que utiliza el plató de 7 de la mañana a 3 de la tarde y el otro que trabaja desde las tres y media hasta las once y media de la noche. El equipo artístico, compuesto por una veintena de actores y actrices, trabaja ocho horas diarias en uno de los dos turnos o a caballo entre ambos. Las tramas de las dos familias, los Peña y los Muñoz, hace que sea posible el encaje de bolillos que supone grabar en estas condiciones. Para lograrlo es necesario que se cumpla una condición imprescindible: una planificación exhaustiva y ajustada al más mínimo detalle (los actores trabajamos ocho horas diarias, y entre sesión y sesión deben pasar doce horas de descanso, lo que obliga a hilvanar muy fino los horarios de cada jornada ya que algunos de ellos graban más de quince secuencias cada día)

Para que te hagas una idea sobre la diferencia que existe entre grabar una serie de televisión o rodar una película, te diré que en cine se ruedan 11dos o tres secuencias por día, en las series de tv semanales entre 5 y 8 secuencias y en El Faro estamos gradando más de treinta secuencias por día. Esto obliga a limitar no ya los ensayos, sino el número de tomas. En plató grabamos con tres cámaras (normalmente dos fijas y una móvil sobre una grúa pluma), por lo que las secuencias de dos personajes suelen resolverse con una o dos tomas (una cámara para cada intérprete y otra para el plano general). Las que son más corales, en las que trabajan tres o más intérpretes, necesitan más tomas para grabar a cada personaje y el plano general. Y22 las que grabamos en exteriores también son más lentas de grabar ya que la infraestructura de la que se dispone cuando grabas fuera del plató es más reducida y las condiciones más complicadas (el paso de una nube, por ejemplo, que impide la continuidad porque cambia la luz, o el ruido de un coche al pasar o de una radial de cualquier obra, siempre hay obras cuando vas a rodar exteriores, hace que las tomas tengan que repetirse mucho más que en plató). La ventaja de trabajar en plató es enorme ya que, además de tener todo a tu alcance (vestuario, arte, etc.), y estar todo diseñado a favor de la grabación, adecuas la luz en cuestión de minutos (por ejemplo para pasar de luz de día a luz de noche, etc.) Además sabes que no habrá ruidos externos que te obliguen a repetir tomas y los cámaras conocen perfectamente dónde y cómo ubicar sus cámaras para conseguir el plano que quiere el director.

La primera temporada de El Faro se empezó a grabar a principios de agosto y acabará a finales de enero. Se habrán grabado 120 capítulos a un 12ritmo de casi uno diario. Esta serie ha dado trabajo a más de doscientas personas. Al ser una serie escrita y producida para todas las televisiones autonómicas, se ha cuidado al detalle que la ambientación, tanto en interiores como exteriores, pueda ser la de cualquier entorno de cualquier comunidad autónoma. Como la mayoría de los intérpretes son gallegos, la estamos grabando de forma bilingüe: los actores y actrices gallegos hablan en gallego y los demás lo hacemos en castellano. A los que grabamos en castellano nos doblan al gallego, y los que graban en gallego se doblan o son doblados al castellano. Esto podría parecer algo complicado a nivel interpretativo porque estás recibiendo las réplicas en una lengua distinta a la que estás hablando, pero es algo a lo que tod@s nos acostumbramos enseguida. De hecho, y en contra de lo que desde fuera pueda parecer, fue más difícil la adaptación para los que grababan en gallego que para los que lo hacíamos en castellano porque ellos tenían que vencer la respuesta instintiva de contestar en castellano, cosa que en nuestro caso, al no hablar el gallego, no se daba. La dificultad máxima para todos, sin embargo, es la de que, para facilitar el doblaje posterior, no podemos “pisarnos” (decir nuestro texto simultáneamente a alguna palabra del otro actor), ya que en las secuencias de fuerte carga emocional (una discusión, por ejemplo), es mucho más natural “pisar” el texto de nuestro interlocutor, como ocurre en la vida real, que esperar a que acabe para decir el nuestro.

Como bien debes suponer, una de las dificultades mayores que tiene trabajar en una serie diaria es la de estudiar los textos. Teniendo en cuenta 20que cada secuencia tiene entre dos y tres páginas, y que cada actor y actriz puede grabar de media entre diez y quince secuencias diarias, tenemos que estudiar un promedio de entre 20 y 30 páginas cada día. Pretender estudiarlas la víspera de la grabación es muy arriesgado porque puede no darte tiempo. Por eso utilizamos los fines de semana para estudiar la mayor parte de las secuencias que tendremos la semana siguiente y repasar cada día las que grabaremos al día siguiente. Piensa que los turnos de grabación no son fijos, por lo que un día puedes estar grabando por la mañana, y al siguiente por la tarde. El problema se produce cuando el cambio de turno es pasar de grabar por la tarde a hacerlo al día siguiente por la mañana, porque prácticamente no tienes tiempo para estudiar nada.

9Los capítulos se agrupan en bloques de cinco. Cada bloque es dirigido por uno de los tres directores que tenemos en la serie. Normalmente nos dan el bloque siguiente al que estamos grabando a mitad de la semana. Esto significa que lo normal es que ninguno de nosotros sabe lo que le ocurrirá a su personaje a lo largo de la serie, solo sabemos lo que nos ocurrirá la semana siguiente, y eso en cierta medida es una ventaja a nivel interpretativo porque evitas correr el riesgo de “adelantarte” en tu interpretación a los acontecimientos. Es más parecido a la vida real ¿no?

17El ambiente del rodaje es excepcional. Puedo decir, sin duda, que es uno de los mejores que he encontrado en mi carrera profesional. Tanto el equipo artístico como el técnico, y todos los miembros de los demás departamentos (vestuario, maquillaje, producción, dirección, etc.) están, estamos, totalmente ilusionados y comprometidos con la serie y eso es algo que no solo se nota en el resultado, sino en lo agradable del ambiente que tenemos. Puede que yo sea muy despistado, pero en los casi cinco meses que llevamos grabando no he presenciado ni una sola discusión. Es un rodaje al que, cada día, cuando te levantas, vas con ganas. Y esta ilusión y ganas de hacer se transmite a los actores y actrices capitulares que vienen a la serie para grabar algunas sesiones esporádicas. Esto es algo muy importante. Por mi experiencia profesional (aunque solo hace doce años que me dedico a esto he pasado por más de sesenta series de tv haciendo, generalmente, papeles de reparto capitulares) quiero resaltar que para los actores que se incorporan a una serie que ya está consolidada es fundamental encontrarte a gusto desde el primer momento. En El faro tod@s hacen que la integración en la serie sea muy fácil.

4Lo primero que haces al llegar al plató es ir a vestuario, donde tienes preparada la ropa que debes llevar en la secuencia que vas a grabar. Tras vestirte vas a maquillaje donde recibes una maravillosa sesión de mimos que hacen que empieces el día más feliz que unas pascuas. He de confesar que en maquillaje no puedo evitar ronronear de gusto. ¿Conoces algún trabajo cuyo único denominador común a todos los días sea que empiezas con alguien haciéndote mimos? Ahhh, esa es una de las mejores cosas que tiene esta profesión, te lo aseguro.

Acabada la sesión de mimos, café en mano, te diriges a la sala de actores donde sueles encontrarte a compañeros y compañeras esperando a grabar sus secuencias. El ambiente es muy relajado y libre. Unos hablan de sus cosas, otros repasan sus textos… Cada uno María Mera en la sala de actores
hace lo que quiere. Allí tienes un monitor de televisión donde ves lo que están grabando en ese momento. Cuando llega el turno de tu secuencia, el director sale de plató con la script, que es la persona encargada de la continuidad (comprobar que llevamos la ropa que toca, que decimos lo que pone en el guion, que hemos bebido en tal o cual palabra si hay varias tomas, etc.) y vienen a la sala para pasar texto. Es entonces cuando el director te explica cómo ha planteado la escena y te da las indicaciones pidiéndote que subas este matiz o bajes aquel otro. De la sala pasamos al decorado donde grabaremos la secuencia y el director plantea a los actores y al equipo técnico por dónde nos vamos a mover durante la secuencia y comentamos las acciones que vamos a hacer. Cada cámara recibe en ese momento las instrucciones de lo que va a grabar en cada momento (si coge a uno u otro actor, si sigue a aquella actriz o se queda fijo en el plano general, si va a hacer un plano de detalle de un libro o de una copa, etc.) Hacemos 24entonces lo que unos llaman pase técnico, otros pase para cámara y, los más, teatrillo. No consiste más que en poner en pie la secuencia diciendo nuestros textos y haciendo nuestras acciones para que los y las cámaras vean cómo nos van a seguir cuando grabemos la secuencia. Se hace entonces un ensayo para cámara en el que acaban de ajustarse todos los detalles (la posición exacta donde debes decir esta frase, la posición de tu cuerpo para que no tapes la cámara que está grabando al otro actor, por dónde van a entrar los sonidistas con sus “jirafas” para no hacer sombras ni entrar en cuadro, etc.) Llega el momento de los llamados “retoques”, en el que los responsables de vestuario y maquillaje se acercan a cada actor y actriz para matizar un brillo, colocar un rizo, ajustar la hora del reloj a la de la secuencia, etc. Y, al fin, se graba. Si todo va bien, en una o dos tomas está hecha. Si hay problemas, de texto porque no se ha dicho una frase bien, o técnicos porque ha entrado una percha de sonido, o lo que sea, se repite la toma entera o se retoma desde un momento dado. A nivel interpretativo los retomes tienen su cara y su cruz. Por un lado te dan seguridad porque sabes que si te equivocas con el texto vas a poder repetir solo aquella parte que no ha salido bien, pero por otro es mucho más difícil interpretativamente meterte en situación en un retome a mitad de una secuencia, que repetirla entera desde el principio. Lo justo que vaya la grabación en ese momento determinará que se opte por una opción u otra.

32Acabada la secuencia puedes tener descanso, cambio de vestuario para la siguiente, o no. Si te toca cambio de vestuario vas a camerinos y allí te encuentras la ropa preparada. Si no, te sueles quedar en plató y pasas el texto de la siguiente secuencia allí mismo. Y si te toca pausa vas a la sala de actores a esperar. Cuando llega el momento de la siguiente secuencia se repite todo el proceso. En el mismo edificio donde está el plató trabajan las personas que editan los capítulos, que son los que eligen cuáles de los planos grabados son los que se montarán definitivamente en la secuencia, que son los que verás por la tele.

Bueno, espero que con estas breves notas te hayas podido hacer una idea de lo que es grabar una serie de televisión. La verdad es que es una experiencia maravillosa cuando te encuentras con un equipo como el que tenemos la fortuna de tener en El Faro. ¡Ojalá la serie tenga el éxito que está teniendo en la televisión gallega en otras comunidades y tengamos una segunda temporada! Pero eso ya no depende de nosotros… es la audiencia, tú, el que decide.

Y si quieres ver cómo queda al final un capítulo de El Faro, aquí tienes uno de los últimos que se ha emitido, el 44. Actualmente estamos grabando el ciento y pico, por lo que tenemos un “colchón” de seguridad que nos permite trabajar tranquilos sabiendo que hay margen de maniobra en caso de que surgiese cualquier imprevisto.

http://www.crtvg.es/tvg/a-carta/capitulo-44-1

ETIQUETAS
RELATED POSTS
Carlos Olalla
Madrid

Por circunstancias de la vida me pasé más de veinticinco años dirigiendo empresas en la que, sin lugar a dudas, fue la etapa más aburrida y frustrante de mi vida. La verdad es que nunca me gustaron esos trabajos y lo pasé fatal. Cuando cumplí los 45 me encontré con que una reestructuración empresarial me ponía de patitas en la calle y sin un duro. Por si fuera poco, nadie me quería dar trabajo porque decían que ya era demasiado “viejo”. A mí siempre me había gustado el mundo del cine y, como estaba en el paro y tenía tiempo, empecé a estudiar interpretación. Me pasé tres años siendo el “abuelo” de todos mis jóvenes compañeros en una conocida escuela de teatro de Barcelona. Durante aquel tiempo recibí alguna propuesta de trabajo para reincorporarme al mundo de la empresa, pero no quise aceptarlas: el nuevo mundo que había descubierto me había atrapado por completo, así que decidí cambiar una maravilla de sueldo y una mierda de trabajo por una maravilla de trabajo y una mierda de sueldo. Puedo deciros que ha sido la mejor decisión que he tomado en mi vida: por primera vez soy libre, la palabra jefe ya no significa nada para mí, hago lo que verdaderamente me gusta y, lo mejor, trabajo con gente sensible y abierta que piensa y siente como yo. ¿Qué más se puede pedir?

Todas las entradas
Categorías
Clandestino en Facebook
Facebook By Weblizar Powered By Weblizar