Cine/Teatro General

Jack Nicholson, o la grandeza de “un tío que hace películas”

jack_nicholsonEs una de las últimas grandes estrellas del cine. Cuando quiere es, sin duda, el mejor actor del mundo, pero solo cuando quiere. Es una persona tremendamente culta e inteligente, metódica, ordenada y, por encima de todo, un devorador de la vida, un hombre que solo cree en una cosa: vivir el presente. Su fama de mujeriego le precede. Son muchas, se dice que más de dos mil, las mujeres con las que se ha acostado. La relación que más le ha durado no ha llegado a los veinte años: “Tengo todo lo que un hombre puede desear, pero no puedo decir que haya sido un hombre de éxito en los asuntos del corazón. Y no sé muy bien por qué. Me gustaría un último romance. No creo en ello, pero lo anhelo” Puede que esta complicada relación con el sexo femenino se deba a su propia historia: se crió en un hogar donde solo había mujeres y no fue hasta cumplidos los treinta y pico cuando se enteró de que a quien siempre había considerado su madre era en realidad su abuela y que la que siempre le dijeron que era su hermana era su madre, que acababa de morir. Es entonces cuando habló con su padre, que había abandonado a su madre cuando se quedó embarazada de él. Solo habló aquella vez con él. Nunca sintió el más mínimo interés en conocer a un hombre que había sido capaz de abandonar a su madre.

Nacido en Nueva York, en 1937, se sintió atraído desde muy joven por el mundo del cine. De hecho, a los diecisiete años, se fue a Los Ángeles donde 6trabajó como chico de los recados en los estudios de la Metro: “Me metí a trabajar en la Metro de chico de los recados para poder ver a las estrellas de cerca. Ni soñaba que iba a estar en las películas, pero…” Poco después empezaría a estudiar arte dramático en el Players Ring Theatre. Su filosofía siempre fue aprovechar todo lo que te da la vida para crear sus personajes. Su experiencia de haber dado clases de interpretación a esquizofrénicos en un hospital de veteranos de guerra le ha servido de mucho para crear esos personajes tan Jack Nicholson in desequilibrados y terroríficos a los que nos tiene acostumbrados: “Eso es lo más grande que tiene nuestra profesión, que todo es utilizable, todo, porque la vida forma pare de nuestro trabajo.” Para él vivir es estar abierto a lo que ocurre a tu alrededor, ser permeable, dejarte influir: “Uno se va construyendo a sí mismo a través de las enseñanzas de los demás. Hay que estar abierto a lo que te rodea. No se puede vivir encerrado en uno mismo y pensar que el 95% de la gente se equivoca. La vida te enseña todo lo que quieras aprender, más si has sido empresario teatral, salvavidas o bombero, como yo…”

Es un actor sumamente perfeccionista y metódico con su trabajo. Es muy exigente consigo mismo, pero también muy generoso con los demás: “Uno3 de mis principios en la vida es honrar al trabajador. También poniendo las cosas fáciles a quienes están contigo. Si quieres tener éxito, intenta que a tus compañeros les vaya bien. Todo será más agradable” Y también es tremendamente crítico con la política exterior de su país y del giro que todo ha tomado a raíz del 11-S: “Solo soy un tío que hace películas, eso es todo, pero si algo he aprendido es a no callarme. Cuando no entiendo algo no me gusta cerrar la boca. Pero también porque quiero disfrutar y que la gente disfrute más con mi trabajo. Después de este panorama insufrible al que hemos llegado tras el 11-S tomé una decisión implacable: No me entero de nada, así que voy a dedicarme a la comedia. Soy un viejo pacifista. Por eso hago mucha comedia. Sé que no sé nada. Esa es mi gran ventaja”

A lo largo de los cincuenta años que lleva en el mundo del cine ha sido un testigo privilegiado de cómo se ha mercantilizado un arte que pasó a ser 2industria y ahora va camino de ser un simple instrumento financiero más:”Nosotros crecimos viendo a Buñuel, a Fellini, a Truffaut. Íbamos al cine cada semana con la esperanza de encontrarnos una obra maestra, pero ahora, el negocio es tan duro que piensan que distribuir obras de arte es filantropía. Sólo les interesan los resultados, los beneficios” Nicholson forma parte de la historia del cine. Pocos han ganado tres Oscars y siete Globos de Oro entre otros premios, pero no forma parte de la historia del cine solo por los premios que ha ganado, sino, sobre todo, por lo camaleónico que es como actor, capaz de hacer creíbles los personajes más diversos e histriónicos, y por la profundidad que imprime a sus actuaciones, que las hace inolvidables. Es el antihéroe por excelencia, el tipo al que esperamos ver descuidado y sin afeitar cada mañana frente al espejo, el miserable egoísta que solo vive para sí mismo, y el entrañable nicholson_chinatown_bperdedor que descubre lo que es la vida cuando ya llega a su fin. Sus personajes en Easy Rider, El cartero siempre llama dos veces, El resplandor, A propósito de Schmidt, Alguien voló sobre el nido del cuco, Mejor… imposible, Chinatown, Rojos, o Las brujas de Eastwick, Batman, o Algunos hombres buenos y tantas y tantas otras películas tienen el sello tremendamente personal de Nicholson: ser capaz de sorprender al espectador haciendo lo que menos te esperas. Por eso es uno de los grandes, porque no teme arriesgar para buscar sus límites en cada nueva interpretación. Siempre ha puesto especial cuidado para seleccionar sus papeles, buscando nuevos retos en cada interpretación. Hace tres años que no rueda una película. Eso ha hecho disparar en las últimas semanas los rumores sobre su retirada definitiva del mundo del cine. Incluso se ha llegado a señalar que lo que le ha llevado a tener que tomar esta decisión son los problemas que tiene para memorizar los textos. Su representante ha desmentido estos rumores y ha dicho que Nicholson lleva tres años sin actuar porque, sencillamente, no le han gustado los guiones que le han llegado.

1Tras ese “tío que hace películas” famoso por sus juegas, sus excesos, su carácter mujeriego y seductor, por sus sempiternas gafas de sol y su asiento en primera fila de los Lakers, se esconde un ser inteligente y profundo, una persona celosa de su intimidad, que está de vuelta de todo pero que no por ello está dispuesto a perder un solo segundo de la vida porque, por encima de todo, es un enamorado de vivir: “Lo que ustedes vean de mí en las películas no es lo que yo soy. Mi vida me sirve para el trabajo, pero no es mi vida la que reflejan los personajes que hago. La gente no debe conocer la verdadera naturaleza de los actores, si creen que te conocen es peor para tu trabajo, debes desactuar, hacer lo que yo defino como unjack ,deshacerme de Jack”

ETIQUETAS
RELATED POSTS
Carlos Olalla
Madrid

Por circunstancias de la vida me pasé más de veinticinco años dirigiendo empresas en la que, sin lugar a dudas, fue la etapa más aburrida y frustrante de mi vida. La verdad es que nunca me gustaron esos trabajos y lo pasé fatal. Cuando cumplí los 45 me encontré con que una reestructuración empresarial me ponía de patitas en la calle y sin un duro. Por si fuera poco, nadie me quería dar trabajo porque decían que ya era demasiado “viejo”. A mí siempre me había gustado el mundo del cine y, como estaba en el paro y tenía tiempo, empecé a estudiar interpretación. Me pasé tres años siendo el “abuelo” de todos mis jóvenes compañeros en una conocida escuela de teatro de Barcelona. Durante aquel tiempo recibí alguna propuesta de trabajo para reincorporarme al mundo de la empresa, pero no quise aceptarlas: el nuevo mundo que había descubierto me había atrapado por completo, así que decidí cambiar una maravilla de sueldo y una mierda de trabajo por una maravilla de trabajo y una mierda de sueldo. Puedo deciros que ha sido la mejor decisión que he tomado en mi vida: por primera vez soy libre, la palabra jefe ya no significa nada para mí, hago lo que verdaderamente me gusta y, lo mejor, trabajo con gente sensible y abierta que piensa y siente como yo. ¿Qué más se puede pedir?

Todas las entradas
Categorías
Clandestino en Facebook
Facebook By Weblizar Powered By Weblizar