General Otros temas

Sau, 25 años

Este año se cumplen los veinticinco años de la formación de un grupo mítico del rock catalán: SAU, formado por Carles Sabater y Pep Sala. En 1987 eran un par de chavales con un montón de sueños e inquietudes. Eligieron llamarse SAU porque era el sitio donde ensayaban habitualmente. Pocos como ellos han sabido conectar con su público que, concierto tras concierto, se convertía en un músico más de la banda. Su trayectoria fue meteórica y enseguida pasaron a formar parte de la mitología de la juventud catalana. Uno de los temas que compusieron, Boig per tú (Loco por ti), ha pasado a ser un himno para todos los que soñamos con las utopías y las quimeras inalcanzables. Es una historia de amor, una historia de amor imposible a la imagen de la luna reflejada en un vaso. Quizá nunca podamos alcanzar la luna, es cierto, pero nadie podrá evitar que su reflejo y nuestros sueños calmen nuestra sed. SAU desapareció en 1999 cuando Carles Sabater murió. Tenía treinta y seis años. El próximo 31 de octubre su compañero Pep Sala dará un concierto para celebrar el veinticinco aniversario de SAU en la sala Luz de Gas de Barcelona. Será un concierto benéfico para recaudar fondos para ayudar a los campamentos de los tibetanos en el exilio que gestiona la asociación JIN-PA.
“Boig per tu” es, posiblemente, una de las baladas que más han conectado con la gente. Aquí la tienes interpretada por SAU y Luz Casal en el mítico concierto de la plaza de toros de la Monumental de Barcelona. Su letra dice:

“En la tierra húmeda escribo, nena
estoy loco por ti
me paso los días esperando la noche.
Cómo te puedo querer si de mí
estás tan lejos
servil y acabado, loco por ti.
Sé muy bien que desde este bar
no puedo llegar adonde estás tú
pero dentro de mi copa veo
reflejada tu luz
me la beberé.
Servil y acabado, loco por ti.
Cuando no estés por la mañana,
las lágrimas se perderán
entre la lluvia que caerá hoy.
Me quedaré atrapado
ebrio de esta luz
servil y acabado,
loco por ti”

Carles había nacido en el barrio barcelonés de la Barceloneta en 1962. Era un niño tímido en el que era impensable que pudiese habitar el artista que llegó a ser después. Iba para biología cuando el teatro se cruzó en su camino. Estudiando COU participó en un montaje de la obra “Gente bien” de Santiago Rusiñol, dirigido por Elisenda Roca. Aquel día llegó a casa y les dijo a sus padres que quería ser actor. Nunca olvidó cómo le temblaban las piernas cuando fue a hacer la prueba para entrar en el Institut del teatre. Fue estudiando interpretación donde se encontró a sí mismo. En 1982, cuando estudiaba segundo, trabajó en el montaje de Romeo y Julieta dirigido por Joan Ollé. Fue el propio Ollé quien le animó a presentarse, un año después, a las pruebas que Josep Mª Flotats hacía para “Una jornada particular”. Flotats no dudó en incorporarlo al reparto, como después haría con su aclamada versión del Cyrano de Bergerac. Aquel joven tímido y que se encontraba a sí mismo feo y delgado había cambiado. Ganó seguridad y confianza en sí mismo conforme avanzaba en su carrera profesional como actor. Dejó la carrera seis meses antes de acabarla. Los títulos nunca fueron importantes para él. Su primer trabajo en televisión fue como presentador de un programa de televisión junto a Gemma Nierga. A él le siguieron muchos más en varias series de las más conocidas de la televisión catalana. Su carrera en el cine tampoco se quedó atrás tras haber protagonizado la película Gaudí, de Manuel Huerga.

Otro de los temas emblemáticos de SAU es Perestroika. Esta es su letra: “Las noticias dicen que ha llegado de muy lejos esta mañana un septiembre sin piedad. Cae la lluvia que mojará las palabras que te escribo y fundirá la nieve de tu país mientras yo te escribo cartas de amor. Hoy te escribiré cartas de amor mientras en la distancia hay quien quiere cambiarlo todo. Dicen que en la Rusia blanca nos preparan un nuevo mundo. Yo lleno páginas en blanco, en blanco, páginas en blanco con tu nombre. Quizás un día tu voz llegue del infinito y sea el viento de mi país, mientras yo te escribo cartas de amor. Hoy te escribiré cartas de amor…”

La música le atraía poderosamente y había hecho sus pinitos como cantante con un amigo suyo cuando, en 1986, conoció a Pep Sala, que le hizo una entrevista para un programa piloto de TV3. Pep, dos años mayor que Carles, era un músico que se había formado musicalmente en el Reino Unido y que acababa de regresar a su tierra. La química entre ambos fue inmediata y un año después crearon SAU. Pep era el compositor de las canciones y Carles colaboraba con él escribiendo las letras. En el escenario la enorme presencia escénica de Carles era la cara del grupo. En 1987 consiguieron grabar su primer disco, “No puc deixar de fumar” (No puedo dejar de fumar), en el que se aprecian ya los rasgos del que más tarde sería su estilo inconfundible. Estabilidad o seguridad no eran los valores que más atraían a Carles. Por eso no dudó en rechazar un contrato de tres años para representar el musical “Mar i Cel” con la compañía Dagoll Dagom para dedicarse por entero a SAU.

A su primer disco siguió “Per la porta de servei” (Por la puerta de servicio) y en 1990 “Quina nit” (¡Qué noche!), con la que consiguieron el reconocimiento masivo. Ese disco incluía el tema que más se identifica con ellos, el inolvidable “Boig per tu”. En 1992 editan un doble CD titulado “Concert de mitjanit” (Concierto de medianoche), que recoge el mítico concierto que dieron en la plaza de toros Monumental de Barcelona junto a Luz Casal, Rebeldes, Phil Manzaneda y Robbie Robertson. Tras varios meses de gira, Carles decide tomarse un año sabático para impulsar de nuevo su carrera como actor. Eran tantas las cosas que necesitaba expresar que limitarse a un único campo artístico era algo demasiado restringido para una personalidad tan creativa como la suya. Pep aprovecha aquel año para lanzar su primer disco en solitario (Pep Sala& La Banda del Bar).
Uno de sus sueños fue cantar junto a Joan Manuel Serrat. Aquí les tienes interpretando ese himno ecologista tan actual y por desgracia más que necesario que nunca que es “Pare” (Padre)
“Padre
decidme qué
le han hecho al río
que ya no canta.
Resbala
como un barbo
muerto bajo un palmo
de espuma blanca.
Padre
que el río ya no es el río.
Padre
antes de que llegue el verano
esconded todo lo que esté vivo.
Padre
decidme qué
le han hecho al bosque
que ya no hay árboles.
En invierno
no tendremos fuego
ni en verano sitio
donde resguardarnos.
Padre
que el bosque ya no es el bosque.
Padre
antes de que oscurezca
llenad de vida la despensa.
Sin leña y sin peces, padre
tendremos que quemar la barca,
labrar el trigo entre las ruinas, padre,
y cerrar con tres cerrojos la casa
y decía usted…
Padre
si no hay pinos
no habrá piñones,
ni gusanos, ni pájaros.
Padre
donde no hay flores
no se dan las abejas,
ni la cera, ni la miel.
Padre
que el campo ya no es el campo.
Padre
mañana del cielo lloverá sangre.
El viento lo canta llorando.
Padre
ya están aquí…
Monstruos de carne
con gusanos de hierro.
Padre
no, no tengáis miedo,
y decid que no,
que yo os espero.
Padre
que están matando la tierra.
Padre
dejad de llorar
que nos han declarado la guerra”

Carles vivía en Vallvidrera, en la zona alta de Barcelona, en medio de un parque natural. Al jardín de su casa van los jabalíes cada noche y en primavera se oye a los ruiseñores en su camino hacia Francia. Es una casa aislada en la montaña. Es maravillosa. Lo sé porque años después la alquilé y viví unos años en ella. Allí Carles fue feliz, era un vecino más que, cada mañana, cuando iba a comprar el periódico, hacía bromas con todo el mundo y se arrodillaba para cantarle arrebatadamente una canción de amor a la quiosquera.

El grupo se rencuentra en 1994. Regresan a los escenarios y publican un nuevo disco “Junts de nou per primer cop” (Juntos de nuevo por primera vez). A este disco le siguieron dos más: “Set” (Siete) y “Amb la lluna a la esquena” (Con la luna en la espalda), publicado en 1998. En 1999 decidieron iniciar una nueva gira para celebrar el duodécimo aniversario de la banda. La gira se bautizó con ese nombre: XII y empezó el doce de febrero en Villafranca del Penedés. Tras aquel concierto Carles cayó fulminado de un infarto en los camerinos. Su corazón no pudo seguirle más en aquel camino de permanente búsqueda de sí mismo que decidió emprender cuando, por casualidad, como casi todo lo importante que suele pasarnos en la vida, fue tocado por la magia del teatro.

El nombre de SAU es un mito viviente para muchos de los que recorrieron el camino con Carles y Pep. Sus canciones forman parte de la banda sonora de las vidas de muchos jóvenes que con ellos descubrieron que podía hacerse otro tipo de rock y que incluso en el universo del rock no era necesario cantar en otra lengua para poder expresarse y llegar a lo más hondo de la gente. Carles y Pep fueron pioneros defendiendo todo aquello en lo que creían, rompiendo rígidos clichés y abriendo las puertas del rock a una lengua en la que hasta entonces muy pocos lo habían cantado.

La muerte de Carles hizo que SAU no pudiese continuar avanzando por aquel camino que ellos escribieron, pero SAU no ha muerto, sigue vivo en todos los que amamos su música. Pep continuó solo su andadura, y lo hizo haciendo lo que mejor sabe hacer: componiendo nuevas canciones, y produciendo a nuevos grupos que siguen en el camino.

La taberna de Old John es uno de sus temas más representativos: “Cerveza negra y el dinero justo. En la taberna de Old John podrás encontrar la nostalgia en el puerto. Hay poetas que fracasaron y cuatro músicos que siempre han tocado canciones con el espíritu de James Joyce. El Viejo John es la leyenda viva del lugar, él nunca dejará su rincón. El camino que me trae a la taberna de Old John está lleno de desengaños. Es un hombre noble que está de vuelta de todo. Seguro que me acogerá en sus manos. Volviendo aquí después de tanto de tiempo me parece ver la misma gente perdida en las historias de Old John. Sus fotos llenan las paredes. El Viejo John observa con el corazón sus recuerdos parados en el tiempo. Y tiene miedo de poder perder un día este lugar. Él nunca dejará su rincón. El camino que me trae hasta Dublín está lleno de trampas. Esta tierra es noble y sin quemar, seguro que me acogerá en sus manos. Recuerdos de la guerra, camisas gastadas, las caras quemadas es todo lo que he encontrado. El camino que me trae a la taberna de Old John está lleno de desengaños. Es un hombre noble que está de vuelta de todo, seguro que me acogerá en sus manos…”

El concierto benéfico que Pep ofrecerá en Luz de Gas el próximo 31 de octubre será un homenaje a Carles y a SAU. Volarán de nuevo las canciones que hicieron soñar a tantos, y sentiremos la presencia de Carles en el escenario recordándonos que no hay barreras que no se puedan saltar, ni muros que no podamos derribar. Los beneficios de ese concierto irán destinados a la asociación JIN-PA que colabora con los campamentos de refugiados tibetanos en India. En concreto se destinarán a acabar los baños públicos de uno de esos campamentos. Aquí tienes el link de su página web donde puedes informarte del concierto y de sus actividades www.jin-pa.org. No me cabe duda de que ayudar a un pueblo como el tibetano que sufre un genocidio desde hace más de cincuenta años por parte de las autoridades chinas y que le hace frente desde la no violencia le habría encantado a Carles.

Dos meses después de su muerte se organizó un concierto de homenaje en el Palu Sant Jordi. Dieciocho mil personas acudieron a cantar su último adiós. Los padres y la novia de Carles estaban allí. Fueron muchos los momentos impresionantes que se vivieron aquella noche. Este es uno de ellos: Todos los músicos en el escenario escuchando cómo el público canta “Boig per tu” frente al micrófono vacío de Carles. ¡Va por ti, Carles, dondequiera que estés!

ETIQUETAS
RELATED POSTS
Carlos Olalla
Madrid

Por circunstancias de la vida me pasé más de veinticinco años dirigiendo empresas en la que, sin lugar a dudas, fue la etapa más aburrida y frustrante de mi vida. La verdad es que nunca me gustaron esos trabajos y lo pasé fatal. Cuando cumplí los 45 me encontré con que una reestructuración empresarial me ponía de patitas en la calle y sin un duro. Por si fuera poco, nadie me quería dar trabajo porque decían que ya era demasiado “viejo”. A mí siempre me había gustado el mundo del cine y, como estaba en el paro y tenía tiempo, empecé a estudiar interpretación. Me pasé tres años siendo el “abuelo” de todos mis jóvenes compañeros en una conocida escuela de teatro de Barcelona. Durante aquel tiempo recibí alguna propuesta de trabajo para reincorporarme al mundo de la empresa, pero no quise aceptarlas: el nuevo mundo que había descubierto me había atrapado por completo, así que decidí cambiar una maravilla de sueldo y una mierda de trabajo por una maravilla de trabajo y una mierda de sueldo. Puedo deciros que ha sido la mejor decisión que he tomado en mi vida: por primera vez soy libre, la palabra jefe ya no significa nada para mí, hago lo que verdaderamente me gusta y, lo mejor, trabajo con gente sensible y abierta que piensa y siente como yo. ¿Qué más se puede pedir?

Todas las entradas
Categorías
Clandestino en Facebook
Facebook By Weblizar Powered By Weblizar