General

Mercedes Gómez-Pablos, la mirada azul del silencio…

 

Pintora de la poesía, poeta de la pintura o, quizá simplemente, peregrina de la belleza, Mercedes Gómez-Pablos nos traslada con sus cuadros a un mundo donde conviven la pasión y la ternura, ese lugar donde nacen los dioses y se aman los poetas: el universo azul de los sueños. En su pintura habita el silencio, ese silencio azul que nos invita a viajar, a ser viaje, a ser todo lo que somos y lo que podríamos haber sido…

Para el viaje de hoy me gustaría que, si queréis, fuera la voz  sensual y desgarrada de Haris Alexiou quien nos acompañara

 Las flores de Mecedes nos hablan de un jardín donde las adelfas bailan los melancólicos compases del último vals, donde los jacintos, solitarios, recitan sus versos para quien los quiera escuchar, o donde los crisantemos, siempre los crisantemos, dan su cálido adiós al paraíso perdido del tiempo que no ha de volver. Es un jardín azul, quieto, reposado, un jardín del silencio que nos invita a pasear por las soleadas veredas del recuerdo. Allí podemos escuchar el eco de la ausencia, el latido del viento o el triste lamento del último Quijote que, altanero, sigue su lento caminar hacia el olvido. Mirando esos lienzos podemos oír el susurro del agua, el suave crepitar del crepúsculo y la tierna voz del silencio. Son flores sin tiempo que nada saben de épocas o calendarios, flores que, como la belleza o el amor, han nacido para trascender a la muerte y al olvido.

Sus desnudos también son azules, porque la poesía, como la soledad, la pasión o la ternura, es azul, azul como la belleza, la caricia y el recuerdo, azul, siempre azul, sólo azul… Piel gitana, máscara florentina o soñador rostro adolescente no son más que las diferentes formas en las que habita el misterio de la mujer del sur, esa ninfa que amamantaba a los hombres antes de que olvidaran a sus dioses…

Sus cuadros exigen una mirada larga y lenta, una mirada atenta y serena, la mirada de Ulises, esa mirada  pausada que, a través de sueños y quimeras, se adentra hasta lo más profundo de nosotros mismos para dejarnos ver la realidad última: el Arte.

Puede que el mundo gire de la luz a la sombra perdido en la inmensidad de un cosmos infinito. Los desnudos de Mercedes saben mucho de eso porque ellos son las estrellas del amanecer, la luz del nuevo día que vendrá, la sombra de ese pasado que siempre nos acompañará. Sus figuras, solitarias, nos recuerdan que lo importante es amar, y que no amar es perder. Allí, tendidas o altaneras, esas figuras nos hablan de los sueños, de todos los sueños, de lo que fuimos, de lo que somos y de lo que no nos dejaron ser, y también nos hablan de los besos, de todos los besos, los que dimos y que, al calor del fuego de la memoria, recordamos, y los que no nos atrevimos a dar, esos que jamás podremos olvidar…

Su pincel, como una mano tendida mendiga de belleza, se hunde una y mil veces en la paleta, esa callada placenta del universo, para traernos el azul, siempre el azul, sólo el azul, todo el azul…

De trazo fuerte y pasional, de pulso firme y tierno, de composición largamente vivida, soñada y meditada, ¡Ah, su composición…! melancólica música nacida de lo más hondo del alma, secreto íntimo, abrazo del alba, canción del mar, horizonte del atardecer o, quizá simplemente, mirada, sólo mirada, la mirada azul del silencio…

Acaba de presentar ahora “En pie de paz”, un maravilloso libro de poemas de Federico Mayor Zaragoza que ella ha ilustrado desde otro de sus paraísos habitados: el de la abstracción. En él los versos cobran vida, esa vida que habita en cada uno de nosotros, incansables peregrinos del amor y la belleza. Aquí su pintura se vuelve agua, es agua, agua azul de la que, incansable, nace la vida en ese fluir sin tiempo que es la poesía. Acariciando los versos, eternos susurros del alma despierta, Mercedes hace que, ante nosotros, aparezcan todas las velas que, silenciosas, nos ayudan a navegar en ese mar de luz y de silencio que es la vida… porque la pintura, como la poesía, es vida. Y en ese mar de azul y silencio, un mar en el que habitan las sirenas y vuelan libres las mariposas sobre la última ola de nuestra imaginación, son los rojos los que, de repente, emergen de lo más profundo, como faros en la niebla que vigilan nuestro viaje. Y junto a ellos, los ocres, siempre los ocres, para dar vida a esos puertos que, desde antes de que el hombre inventara el tiempo, nos llaman dulcemente por nuestro nombre, y, como Penélope, nos esperan, siempre nos esperan, porque esos puertos saben que lo importante, lo único verdaderamente importante, es el viaje, nuestro viaje, ese viaje  que, como la creación, no necesita un porqué y en el que hallaremos todos los tesoros y descubriremos todos los misterios si nos atrevemos, de verdad, a ser libres y a dar, sólo a dar, siempre a dar… Quiero que sean los versos de Federico Mayor Zaragoza quienes, desde el viento, nos indiquen el camino a seguir en esta etapa de nuestro viaje:

“Sorprenderme

cada día

de que vivo,

de que no sé qué

ni quién soy,

de que existo

lleno de interrogantes…

Junto al mar,

serenamente,

declaro que al amanecer

vuelvo a izar

con denuedo

mi espíritu perplejo,

para hallarme luego,

al caer la tarde,

sin saber

a dónde voy,

ni quién soy,

ni de dónde vengo.”

“Cuando pasan las horas

nos quedamos solos

con nosotros mismos,

en silencio.

Cuando hagamos balance

de nuestra riqueza

quedará sólo el rostro

de unos cuantos amigos.

Cuando la marea baje

quedarán en la arena

sobre la piel de la playa

algunos nombres.

Cuando la última ola se aleje

quedará nada,

pero quedará alguien.”

ETIQUETAS
RELATED POSTS
Carlos Olalla
Madrid

Por circunstancias de la vida me pasé más de veinticinco años dirigiendo empresas en la que, sin lugar a dudas, fue la etapa más aburrida y frustrante de mi vida. La verdad es que nunca me gustaron esos trabajos y lo pasé fatal. Cuando cumplí los 45 me encontré con que una reestructuración empresarial me ponía de patitas en la calle y sin un duro. Por si fuera poco, nadie me quería dar trabajo porque decían que ya era demasiado “viejo”. A mí siempre me había gustado el mundo del cine y, como estaba en el paro y tenía tiempo, empecé a estudiar interpretación. Me pasé tres años siendo el “abuelo” de todos mis jóvenes compañeros en una conocida escuela de teatro de Barcelona. Durante aquel tiempo recibí alguna propuesta de trabajo para reincorporarme al mundo de la empresa, pero no quise aceptarlas: el nuevo mundo que había descubierto me había atrapado por completo, así que decidí cambiar una maravilla de sueldo y una mierda de trabajo por una maravilla de trabajo y una mierda de sueldo. Puedo deciros que ha sido la mejor decisión que he tomado en mi vida: por primera vez soy libre, la palabra jefe ya no significa nada para mí, hago lo que verdaderamente me gusta y, lo mejor, trabajo con gente sensible y abierta que piensa y siente como yo. ¿Qué más se puede pedir?

Todas las entradas
Categorías
Clandestino en Facebook
Facebook By Weblizar Powered By Weblizar