General

“The visitor”

the visitor 1Hoy quiero hablaros de una verdadera obra maestra: “The visitor”. Es una película necesaria, imprescindible, que debería ser de visión obligatoria, por lo menos, en todos los colegios y residencias de la tercera edad, y desde luego, en el Congreso de los Diputados. Land of Anaka,  interpretada por Brian Eno, Peter Gabriel y Geoffrey Oryema puede ser una buena compañera para nuestro viaje de hoy…

“The visitor” nos cuenta la historia del encuentro, a través de la música, de un viejo profesor norteamericano con un joven sirio, inmigrante ilegal, que vive de ocupa en su casa. El hombre maduro, viejo para algunos, sobrevive perdidas ya sus últimas ilusiones. Su mujer acaba de morir y sólo tiene un hijo al que no ve porque vive lejos, demasiado lejos de él. Es un perfecto desconocido para los suyos, para todos aquellos con los que ha compartido su vida.

the visitor 5Junto a él, buscando un futuro que el presente les niega, malvive el joven músico sirio con su novia africana. Han venido atraídos por la promesa de un sueño por vivir o, simplemente, huyendo de la muerte segura de cualquier guerra o de cualquier hambruna. Nada les une al solitario hombre que, cada mañana, hace un esfuerzo por seguir viviendo. Él no entiende el nuevo mundo que le rodea; el otro, el suyo, hace ya tiempo  que desapareció. Ellos tampoco entienden las costumbres de esa nueva vida a la que acaban de nacer; la otra, la suya, también hace tiempo ya que desapareció. Él se refugia en sus recuerdos, ellos en sus sueños; sólo la ausencia de sus seres queridos les une en una silenciosa comunicación que, poco a poco, va cobrando vida.

the visitor 16Es fascinante ver cómo dos seres humanos que nada tienen que ver entre sí son capaces de superar todos sus miedos y desconfianzas para atreverse a conocer la realidad y los sueños del otro; es maravilloso asistir a ese proceso mágico en el que del conocer al otro pasamos a admirarle, y del admirarle a respetarle y amarle. La amistad nada sabe de lenguas o costumbres; las diferencias no están ahí para separarnos, sino para enriquecernos mutuamente, porque nuestros sentimientos y nuestros sueños son siempre los mismos: Homero y los clásicos griegos ya nos hablaron de ellos, y si miles de años de Historia no los han cambiado, ¿puede cambiarlos el simple hecho de haber nacido con unos cuantos kilómetros de distancia? ¿De verdad podemos creer que estamos más cerca de Homero que de cualquier inmigrante que llega hoy a nuestras costas?

the visitor 10El joven sirio es detenido por uno de los peores delitos que pueden cometerse en el mundo de hoy: no tener papeles, no existir. Su madre acude para intentar ayudarle. La historia de amor que surje entre la madre y el viejo profesor es inolvidable. Ellos nos enseñan que el espacio y el tiempo no existen, que sólo existe nuestra manera de vivirlos; lo que verdaderamente importa no es cuánto vivimos, sino cómo lo hacemos; cuando llegue nuestro último día y echemos la vista atrás no veremos lo que hemos recibido, sino tan solo lo que nosotros hemos dado, porque, al final, entendemos que todos formamos parte de lo mismo y que no somos más que los espejos en los que se miran los que se cruzan con  nosotros en ese maravilloso viaje que es la vida…

Para iniciar ese viaje sólo necesitamos una mente abierta y unas manos vacías con las que aparejar nuestras velas y ayudar a cuantos náufragos podamos encontrar en nuestra travesía. La libertad del viento es la que marcará nuestro rumbo; nuestra generosidad con los demás, los tesoros que encontraremos en él. Decían los griegos que vivir no es necesario, que sólo navegar es necesario… quizá porque ellos sabían que sólo vive quien se atreve a navegar. Hace ya tiempo que no zarpan barcos de nuestros puertos, barcos cargados de esperanza dispuestos a recorrer todos los mares para dar, para compartir y aprender… En nuestros puertos ya no quedan marineros dispuestos a dejarlo todo para seguir un sueño, los capitanes se han muerto de aburrimiento y las princesas de seguridad…

niños africanos 3Hemos llenado nuestras manos de muchas cosas, de tantas que ya no podemos tenderlas al amigo. Hemos dejado que nos llenen la mente con tantas cosas… que hoy nos aterra lo desconocido, o, simplemente, lo que no es como nosotros. Y así, vendiendo nuestra libertad por una mal entendida seguridad, renunciando a pensar y a tener nuestra propia opinión, hipotecando de por vida nuestros sentimientos y callando o mirando a otro lado, hemos ayudado a construir un muro que nos aísla del mundo exterior, un muro infranqueable para los que no viven aquí, un muro que separa al norte del sur, a los ricos de los pobres, a los blancos de los no blancos, a los cristianos de los “infieles”…

pateras 4Y ese nuevo muro no está hecho con ladrillos, sino con las aguas del Mediterráneo, ese mar que un día fue de todos y que hoy hemos convertido en una abismal fosa común para todos los que aún hoy se atreven a zarpar de sus puertos buscando un lugar donde poder vivir, todos esos seres humanos a los que hemos condenado a la miseria, a la sed y al hambre con nuestras leyes y nuestras instituciones que propugnan el libre comercio y les ahogan con aranceles, que hablan de democracia y promueven guerras y golpes de Estado para asegurar nuestro “bienestar”, que se llenan la boca con discursos sobre los derechos humanos mientras dejan que miles de niños mueran a diario por falta de alimento o de medicinas. Ese es el muro que, entre todos, hemos construido hoy: mirando a otro lado, callando, renunciando a pensar, a hacer o a amar. ¿Qué pensarán de nosotros los que se están jugando la vida huyendo de la muerte a bordo de una patera? ¿Qué dirían todos los que se han ahogado? ¿Qué llorarán las madres que ven morir de hambre a sus hijos en sus brazos sin poder hacer nada?

6SCAHD63BKCANHR2L1CAOWKICPCAW3S5D7CAX6LOUSCATA1S0VCA38OK1DCA9PWC7MCAA2JPNTCALZIKMFCALKMHLNCANU7XDNCA6PVXX4CA31D4JTCAQGCKI4CA8300IPCA5I4D66La intolerancia edificó todos los muros de nuestra Historia. Las ansias de libertad, la solidaridad, la generosidad y el altruismo los derribaron. Pero es nuestro egoísmo el que ha levantado este nuevo muro. ¿Con qué lo vamos a derribar ahora que todo eso ha muerto?, ¿con la seguridad?, ¿con nuestros miedos…? Sólo haciendo del Mediterráneo una verdadera casa de todos, sólo abriendo nuestros ojos y recuperando nuestra capacidad de sentir y de pensar, sólo estando dispuestos a vaciar nuestras manos para poder tenderlas a los demás, sólo atreviéndonos a ser libres, sólo renunciando a nuestra “seguridad” y volviendo a ser seres humanos, podremos de hacerlo.

Me gustaría acabar pidiéndoos que escuchéis una preciosa canción que Jacques Brel dedicó a un amigo muerto, a un amigo que, como él dice, duerme a seis pies bajo tierra, un amigo que no ha muerto, un amigo al que todavía ama. Se llama “Jojo”. Es una bella canción que cuenta cómo dos amigos hablan en silencio de esa juventud ya vieja, que habla de dos amigos que saben que el mundo se muere por falta de imprudencia… y me gustaría dedicar esa canción a todos los que partieron de sus puertos pero nunca llegaron, a los que murieron en el camino… y también a todos los que están aquí, entre nosotros, luchando por sobrevivir y por hacer, entre todos, un mundo mejor. Os dejo con Brel, con una selección de fotos de Sebastiao Salgado y unos cuantos datos que deberían hacernos reflexionar, sobre todo ahora que se oyen en nuestro país muchas voces que piden que los inmigrantes vuelvan a su tierra porque sólo han venido aquí para quitarnos el trabajo, o que la sanidad pública debería ser sólo para los españoles…

sebastiao salgado 2

Cada cinco segundos un niño de menos de diez años muere de hambre o de enfermedad causada por la malnutrición en el mundo.

sebastiao salgado 6

Cien mil personas mueren de hambre cada día en el mundo.

sebastiao salgado 1

Según la FAO, la agricultura mundial podría alimentar sin problemas a 12.000 millones de personas, el doble de la población actual. Cada año mueren 36 millones de personas de hambre, más de 800 millones pasan hambre y más de 2.000 millones de seres humanos sufren un déficit alimentario crónico.

refugiados 2

Con menos del 1% de las inyecciones económicas de los gobiernos para salvar al sistema financiero global se podría resolver la calamidad de millones de personas que son víctimas de la hambruna” (Josette Sheeran, directora del Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas)

sebastiao salgado4

Con el dinero que los consejeros y altos directivos de las 35 empresas cotizadas en el IBEX 35 español cobraron en 2008 más de cuatro millones de niños habrían tenido casa, comida y escuela.

sebastiao salgado 5

Dar acceso a la escuela a todos los niños de 6 a 15 años del mundo constaría menos de lo que los estadounidenses gastan en cosmética en un año… o los europeos en helados.

refugiada africana

La matanza cotidiana del  hambre ha matado en 2004 a más seres humanos que todas las guerras de la Historia juntas.

sebastiao salgado 8

La deuda de América Latina ha pasado de 60.000 millones de dólares en la década de los 70 a más de 750.000 millones en 2001, por lo que cada uno de sus habitantes, incluidos los ancianos y los bebés, deben al Norte una media de 2.550 dólares. Una gran parte de ellos no gana ni un dólar al día (en el mundo son 1.800 millones las  personas que no ganan ese dinero al día, el umbral de la indigencia extrema).

sebastiao salgado 3

El total de las “ayudas” del primer mundo al tercero en 2003 ascendió a 54.000 millones de dólares; el servicio de la deuda (amortizaciones e intereses) que el sur le pagó al norte ese año fue de 436.000 millones.

mina 1

“Un niño que muere de hambre es asesinado” (Jean Ziegler, ex Relator de Naciones Unidas sobre el derecho a la alimentación)

sebastiao salgado 49

“Por cada niño que muere de hambre en el tercer mundo hay un asesino en el primero” (Jean Ziegler)

ETIQUETAS
RELATED POSTS
Carlos Olalla
Madrid

Por circunstancias de la vida me pasé más de veinticinco años dirigiendo empresas en la que, sin lugar a dudas, fue la etapa más aburrida y frustrante de mi vida. La verdad es que nunca me gustaron esos trabajos y lo pasé fatal. Cuando cumplí los 45 me encontré con que una reestructuración empresarial me ponía de patitas en la calle y sin un duro. Por si fuera poco, nadie me quería dar trabajo porque decían que ya era demasiado “viejo”. A mí siempre me había gustado el mundo del cine y, como estaba en el paro y tenía tiempo, empecé a estudiar interpretación. Me pasé tres años siendo el “abuelo” de todos mis jóvenes compañeros en una conocida escuela de teatro de Barcelona. Durante aquel tiempo recibí alguna propuesta de trabajo para reincorporarme al mundo de la empresa, pero no quise aceptarlas: el nuevo mundo que había descubierto me había atrapado por completo, así que decidí cambiar una maravilla de sueldo y una mierda de trabajo por una maravilla de trabajo y una mierda de sueldo. Puedo deciros que ha sido la mejor decisión que he tomado en mi vida: por primera vez soy libre, la palabra jefe ya no significa nada para mí, hago lo que verdaderamente me gusta y, lo mejor, trabajo con gente sensible y abierta que piensa y siente como yo. ¿Qué más se puede pedir?

Todas las entradas
Categorías
Clandestino en Facebook
Facebook By Weblizar Powered By Weblizar